Con tu sangre compraste para Dios

hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación,

y has hecho de ellos para nuestro Dios

un reino de sacerdotes,

y reinan sobre la tierra.

Apocalipsis 5,9-10

Cuando escribo estas líneas, a finales del mes de septiembre, estamos realizando las revisiones y propuestas tras las Jornada Mundial de la Juventud. He tenido la suerte de participar en varias reuniones con jóvenes y con voluntarios que destacan de manera positiva todo lo vivido durante esos días en Madrid. Es un hecho que la JMJ supuso un éxito de participación, pero según va pasando el tiempo se nota que aquellos días calaron en lo profundo de los jóvenes que la vivieron.

La verdad es que no sabía bien qué fotografía poner en la portada de este número especial. Tenía que ser una foto que aunara la alegría, el encuentro, la fiesta y la celebración. Algo difícil. Al final opté por esta sencilla imagen, muy parecida a otras tantas que miles de jóvenes tienen en sus dispositivos móviles o cámaras digitales. En ellas se muestran con orgullo las banderas de su país de origen y se unen para posar y dejar constancia del encuentro con jóvenes de otros lugares, pero unidos por una misa fe.

Estas fotos son testigo de la convivencia por las calles de Madrid pero no os oculto que tengo una inquietud: que nos quedemos solo en la fachada en la alegría de estas fotos, y que lo profundo del encuentro quede en un segundo plano. Por eso de las palabras de ánimo, de aliento y seguimiento en las catequesis, homilías, alocuciones, me quedo con tres frases que comparto con vosotros:

  • “Jóvenes, sois protagonistas, no espectadores ni consumidores: sois protagonistas de vuestra vida” (Pascual Chávez, rector mayor de los salesianos, en las buenas noches de la vigilia del Movimiento Juvenil Salesiano).

Una idea muy arraigada en el ambiente salesiano y que me tiene que nos puede hacer reflexionar como educadores.

  • “Dejaos conquistar por Dios para que vuestra presencia dé a la Iglesia un impulso nuevo” (Benedicto XVI a los jóvenes en la vigilia de oración del día 20).

¿Quién dijo que la Iglesia era vieja e inmovilista cuando es el mismo Papa el que nos anima a dar un aire nuevo y, lo más importante, no desde la ideas, sino desde Dios?

  • “Seguir a Jesús en la fe es caminar con Él en la comunión de la Iglesia. No se puede seguir a Jesús en solitario” (Benedicto XVI a los jóvenes en la homilía de la misa del día 21).

Es algo que vengo reflexionando hace mucho tiempo: el cristianismo es una religión comunitaria y es desde la comunidad desde donde tiene sentido.

Jotallorente

Compartir
Artículo anteriorRECREOS CON SABOR
Artículo siguienteNOTICIAS DESDE EL REINO