Adoradores teleadictos

Traemos dos dibujos de humor de hace ya tiempo pero siempre actuales (Mingote, ABC, 20,4.97; El Roto, El País, 13.98). Lo hacemos como ejemplo del cómo el educador puede crear un banco de imágenes del que puede sacar recursos nuevos y viejos. Y, en este caso, podemos descubrir cuáles son nuestras actitudes ante la televisión (Véanse también las páginas 12 y 13 de este mismo Cuaderno Joven y únase su contenido a esta imagen).

 Las dos imágenes

Lógicamente se puede trabajar con las imágenes por separado. E incluso se puede prescindir de lo que dice el personaje en el dibujo de El Roto. Pero también se puede comenzar viendo las dos a la vez.

  • Si las presentamos en conjunto, partiremos de los primeros comentarios que surjan.
  • Convenientemente reconducidos, darán las claves de lo que piensa, siente y vive el grupo.
  • En todo caso se reconducirá lo que ha salido para caer en la cuenta de cómo se ve la televisión en nuestra familia y de cómo la ve cada uno…
  • Así se pueden descubrir cuáles son nuestros hábitos televisivos y profundizar en las causas.
  • Y no solamente televisivos: podemos centrarnos en toda clase de pantallas (ordenadores, teléfonos, aparatos electrónicos de todo tipo…)
  • Al final le ponemos título a cada una de las imágenes. Así resumimos lo que hemos dicho.
  • Y se intenta llegar a algún compromiso concreto como televidentes o como usuarios de pantallas múltiples.

 Adoradores

  • Nos centramos en la primera imagen: ¿Qué pasa aquí? ¿Por qué?
  • Son dos personajes (hombre y mujer) en la misma postura: adoradores¿Ante quién o ante qué?
  • El televisor tiene dos floreros al lado: es como un altar… ¿Cómo hemos divinizado la televisión? ¿En qué? ¿En qué comportamientos nuestros se traduce?
  • ¿En qué se traduce esta actitud de adoración, reverencia y sumisión?
  • ¿Podría referirse a una aceptación acrítica e incondicional de lo que en ella se dice o se ve? Poner ejemplos… hablando de cada uno.
  • Los personajes podrían representar una familia. ¿Cómo vemos la televisión en nuestra familia?
  • ¿No están los hijos? ¿Tienen distintos hábitos?
  • ¿Cómo y por qué se ha llegado a esa situación?
  • Nos gusta mirar y que nos vean (Ver las páginas anteriores). ¿Qué podemos hacer ante ello?
  • ¿Qué tendríamos que hacer para que estos dos personajes cambiaran y se convirtieran en personas que prescinden de la televisión? ¿Qué tala celebrar y apoyar lo del Día sin televisión? ¿Cómo sería un Día de la televisión bien usada?

Teleadictos

La segunda imagen está referida por lo que llamamos telebasura: programas de cotilleo rosa y toda serie de desgauces personales, consumidos a casi todas horas…

  • En este caso los personajes (¿de nuevo una familia? ¿Habrá que parafrasear aquello de que “familia que ve la televisión unidad permanece unida?) se han puesto una careta (¡una máscara!) anti-telebasura. ¿Qué puede signficar?
  • Pero la frase confirma la dependencia o adición: “¡A ver qué nos ponen hoy!”.
  • ¿Cómo vemos nosotros la televisión? ¿Vemos lo que nos echan? ¿Elegimos?
  • ¿Cuál sería la máscara que deberíamos ponernos para no contaminarnos? ¿Ante qué programas concretos?
  • Véase en la página 14 el perfil del teleadicto… ¿Tenemos nosotros algunos rasgos?
  • ¿Que podemos hacer ante todo esto?

Herminio Otero