Aficionarse a la lectura

RUTAS PARA APASIONARSE

 

A andar, andando; a leer, leyendo. No hay más camino. Y, del mismo modo que el niño al soltarse, cuando uno se aficiona a la lectura ya no para. Los libros que sugerimos han sido seleccionados tratando de compaginar tanto su valor como la facilidad de lectura. Sólo hemos tenido en cuenta los aparecidos en el período correspondiente al año escolar en curso (1999-2000). Igualmente y por tratarse de sugerencias para el tiempo de vacaciones, se destaca el espacio dedicado a la literatura narrativa. No por nada, además, en ella se encuentra una de las mejores claves para descubrir los rasgos del ser humano de cada época.

 

 

Novela

 

ÁLVARO POMBO

La cuadratura del círculo

Ed. Anagrama, Barcelona 1999 (410 págs.)

 

Quizá la mejor novela del último año. Modelo de narración, discursiva y poética a la par, repleta de imágenes, metáforas y comparaciones, sinécdoques y retruécanos. Todo sin que la expresión pierda sencillez y flexibilidad.

A su modo, una novela histórica. Estamos en el siglo XXI, Acardo —hijo de familia noble y despreciado en su infancia— escapa de casa, hereda un territorio señorial, visita la refinada corte de Guillermo de Poitiers y se convierte en un audaz guerrero en la corte del duque de Aquitania, es confirmado caballero y confiado al convento cisterciense de Claraval; allí conoce a san Bernardo y, convencido de sus ideas redentoras, se consagra al servicio de Dios, participando como caballero templario en la Cruzada promovida por el santo. El periplo aventurero se concluye con el retorno al convento. Convertido en un sencillo agricultor, Acardo se enfrenta a Bernardo, en un profundo debate teológico y cultural, para reprocharle el fracaso de su vida, de un ideario que se sostenía —sin él saberlo— sobre la mentira del fundamentalismo. Se ha consumado la derrota; cumplir la meta de pureza predicada por el monje hubiera supuesto la cuadratura del círculo.

Acardo, superada la seducción que sobre él ejerció Bernardo, retorna desengañado a los caminos del mundo. La  novela  no se cierra. Sigue la epopeya de la búsqueda de la libertad, tras el naufragio de una causa que se creía definitiva. La cuadratura del círculo pone delante de nosotros los misterios de toda educación —con sus bondades y crueldades— los de la búsqueda de la verdad, del amor, del espíritu; y, al final, nos certifica que ninguna verdad, por sagrada que sea, otorga poder alguno —¡cuánto menos el de ejercer la violencia en su nombre!—.

 

 

 

CAMILO JOSÉ CELA

Madera de boj

Espasa Calpe, Madrid1999 (328 págs.)

 

Realismo y vanguardismo, cargado de surrealismo, convierten a esta madera en una obra propia del mundo tan personal del autor. El punto de partida y llegada, los naufragios y encalladuras de barcos en la Costa gallega de la Muerte. Casi un pretexto para poner en funcionamiento la brillante noria verbal de Camilo José Cela, en la que van apareciendo los personajes de una vasta comedia humana, gentes del buen y mal vivir con los que hacer una especie de imposible viaje al alma humana. Como imposible resulta edificar una casa con madera de boj, ese extraño arbusto tan pequeño que con él no podemos fabricar vigas o tan denso que no flota. Mezcla de realidad e irrealidad, sostenida con una singular maestría lingüística, una verdadera sinfonía verbal en la que suena maravillosamente el naturalismo «castrapo» (mezcla de castellano y gallego) propio de Cela.

MARIO VARGAS LLOSA

La fiesta del chivo

Alfaguara, Madrid 1999 (518 págs.)

 

Novelista nato, con ritmo y precisión narrativa inigualables narra la historia reciente de la República Dominicana, internándose particularmente en la mente criminal del dictador Trujillo. Al hilo del retorno de Urania Cabral —hija de uno de los colaboradores del general—, la novela reconstruye el último día del dictador, uniendo en él la tensa espera de los conspiradores y la historia de más de 30 años, en los que el general Trujillo fue amo y señor de los dominicanos. Un cuadro sombrío de ésta y de todas las dictaduras que recorren el siglo que termina, con personajes que responden a dos características fundamentales: o participan del envilecimiento, en grado diverso, o se revelan jugándose la vida en el intento. Una historia política abriéndose camino a base de cadáveres. Entre los personajes, algunos —como Joaquín Balaguer— todavía siguen en la política.

 

 

 

ARTURO PÉREZ REVERTE

La carta esférica

Ed. Alfaguara, Madrid 2000 (590 págs.)

 

Lejos de modas, de obligaciones gremiales o dictámenes de la intelectualidad imperante, Pérez Reverte escribe novelas de aventuras con el gozo de contar historias al estilo de los clásicos libros que le proporcionaron felicidad. Con una prosa fácil y medida, La carta esférica recuerda con afectuosa ironía toda la literatura marinera —desde Homero a los tebeos de Tintín, pasando por Conrad— y las novelas policíacas.

Se fábula aquí con la búsqueda de un barco y un tesoro hundidos, con el amor marinero de Coy hacia la rubia Tánger y, en fin, con la agonía de llegar antes que los malosadversarios a las maravillas ocultas en las profundidades marinas. Un bergantín jesuita, el «Gloria Dei», naufragó en 1767 frente a la costa de Cartagena. Escondía un secreto que la enigmática Tánger Soto quiere descubrir a toda costa. Coy, por entonces marinero en tierra y el héroe de la aventura, se cruza con ella, siendo inmediatamente arrastrado por su magnetismo y su empresa. Siempre fiel a las leyes de la amistad, lealtad y valor, habrá de enfrentarse con fuerzas oscuras, además de vérselas con Palermo y sus secuaces.

Estamos ante una «novela feliz», ante una aventura que encanta y encandila; ante una historia bien contada, en la que el desenlace no resulta amargo, pese a que la maldad o la codicia son tempranamente premonitorias de algunas muertes.

 

 

 

JUAN JOSÉ MILLÁS

No mires debajo de la cama

Alfaguara, Madrid 1999 (207 págs.)

 

Mezcla de literatura y vida, de realidad y ficción, No mires debajo de la cama es un radiante ejercicio de estudio de lo cotidiano desde la perspectiva de lo fantástico. Entre personajes normales, se entrecruzan «historias de zapatos», nuevos o viejos, lustrosos o estropeados, y siempre representativos de las relaciones humanas que persiguen por doquier la pareja ideal. Procediendo a levantar un cadáver y al comprobar la ausencia de los zapatos, la juez Elena Rincón exclama ante el forense del juzgado, del que también es amante ocasional: “Parecemos dos zapatos de diferentes pares”. De ahí arranca el despliegue metafórico de la novela, donde los zapatos representan una comedia de incompatibilidades, confusiones y miedos de un calibre tal que… ¡mejor no mirar debajo de la cama!

 

JOSÉ LUIS SAMPEDRO

El amante lesbiano

Plaza&Janés, Madrid 2000 (256 págs.)

 

Durante los escasísimos instantes que siguen a un súbito y mortal ataque cardíaco, Mario evoca su vida y el lento descubrimiento de su compleja personalidad: adolescencia confusa, fracaso matrimonial y su relación final con Farida, que le ayudará proyectar luz sobre su oscura sexualidad. Con su acostumbrada capacidad narrativa y la sabiduría para escudriñar los estratos más profundos del hombre, Sampedro enfrenta de nuevo —con admirable libertad— uno de sus temas preferidos, el del amor y el sexo. «Novela intelectual» que encara no tanto el tema de la homosexualidad cuanto el de la androginia; apoyada en teorías del amor tántrico, en los místicos españoles y en diversos autores musulmanes; no por ello difícil de leer, al contrario, sigue en la misma claridad de las anteriores.

 

 

LUIS MATEO DÍEZ

La ruina del cielo

Ed. Ollero & Ramos, Madrid 1999 (539 págs.)

 

  1. Mateo Díez compagina como nadie imaginación y recuerdo, normalidad envolvente y atmósferas mágicas. Es cuanto destaca en esta ruina del cielo que describe tipos y caracteres, resume vidas que cabalgan hacia la muerte, acota un mundo inquietante, fantasmal.

El espacio mítico de Celama, descubierto en «El espíritu del páramo», empieza a delimitarse con precisión: lindes, muros de abobe, vaguadas lisas y sin horizonte… y numerosas necrópolis. Acogiéndose a la técnica del «manuscrito encontrado», el doctor Ismael Cuende —destinado en Celama— descubre unos papeles redactados por Ovido Ponce, médico que ocupó su misma plaza durante unos treinta años, allá por 1860. Algunas sugerentes cuartillas dedicadas a las necrópolis del lugar determinan, según confiesa el narrador, “que optara por los muertos y dejara de interesarme por los vivos, a la hora de escribir estas páginas”. Poco a poco, asistimos a la progresiva identificación de ambos personajes, van apareciendo sus vidas hundidas en la desolación y partícipes del sentimiento del manuscrito: Celama es “el espejo del esplendor del cielo sino de su ruina…”

Relato fascinante, con una lista inmensa y original de nombres y caras —¡qué bien crea y dibuja los personajes, su autor, con pocos y precisos trazos que abren sin más la puerta de fábulas conmovedoras, repletas de tierna ironía, de vida…!— que componen un enternecedor mosaico de perdedores. Manejando multitud de puntos de vista —monólogo interior, diálogo y cuento, poemas y escenas teatrales—, lo cuenta todo: misterios, fugas, suicidios, amores posibles e imposibles, crímenes, presagios… Aunque muy pronto se comprende que el acontecer histórico del lugar es ruinoso, no se apaga la vida: los habitantes de Celama se saben eternos en sus cuentecillos y consejas con los que, al acabar cada jornada, los más viejos espantan los fantasmas de la nada.

 

 

 

SOLEDAD PUÉRTOLAS

La señora Berg

Anagrama, Barcelona 1999 (287 págs.)

 

Mario acaba de visitar a su madre, gravemente enferma. Mientras toma un copa para asumir que tal vez sea la última vez que haya hablado con ella, ve a la señora Berg, su vecina y la madre de un antiguo amigo. Siendo adolescente, estuvo enamorado de ella. Ahora le ayudará a reconocer el pasado y el peso específico del presente: recobrará a su madre, conocerá de veras a su hermana —una fría ejecutiva que da dinero por no querer dar cariño— y, en fin, descubrirá a Coral —su compañera y auténtico apoyo vital—. Así que la señora Berg viene a ser el procedimiento narrativo mediante el cual Mario puede comprenderse a sí mismo. La pulcritud narrativa de su autora da vida a una profunda y emocionante historia; una obra madura que trata con pasión la madurez.

 

ANTONIO MUÑOZ MOLINA

Carlota Fainberg

Alfaguara, Madrid 1999 (184 págs.)

 

Dos desconocidos, un reservado profesor universitario y un locuaz negociante, entablan conversación durante varias horas en un aeropuerto. Ya en Buenos Aires, adonde se dirigía el primero, revivirá la misma historia narrada por el segundo, cuando años antes tuvo en aquella ciudad un extraña peripecia amorosa. Un relato ameno e inquietante, donde sucesos en apariencia sosos se convierten en apasionante aventura. El argumento, realista inicialmente, se abre a la conjetura y al misterio. Esta Carlota se propone entretener y lo consigue gracias al arte narrativo de Muñoz Molina. Sin embargo, no se alcanza el nivel de libros anteriores del mismo autor. Hay algo de caricatura en la historia de Carlota Fainberg que, a ratos, convierte lo visible en imágenes distorsionadas, casi espectrales.

 

 

 

MANUEL LEGUINECHE

La felicidad de la tierra

Ed. Alfaguara, Madrid 1999 (472 págs.)

 

Entre viaje y viaje, el trotamundos que es Manuel Leguineche ha escrito este hermoso diario, una especie de cuaderno de bitácora de marino retirado. Cansado quizá de tanto buscar, se retira a la paz encontrada en una casa de piedra y sin luz, situada en un perdido pueblo de Guadalajara. Desde allí viene La felicidad de la tierra, un elogio del horizonte abierto de la vida rural, donde se paladea el poder balsámico de un vaso o una partida en la taberna, de una conversación al atardecer… milagrosamente apacible y humanizadora.

«Pasear por el campo al amanecer —afirma Delibes— es como estrenar el mundo». Algo de ello hay en este diario de un «contemplanubes» que puede ayudarnos a delimitar mejor —como, a su vez, nos indicaría Kafka— «la habitación que todos llevamos dentro».

 

 

GÜNTER GRASS

Mi siglo

Ed. Alfaguara, Madrid 1999 (432 págs.)

 

No es un libro fácil. Así es la prosa, preñada de alusiones y supuestos, con no pocos guiños y referencias a la historia alemana, de G. Grass. Pero sí es un libro importante, tanto para seguir disfrutando de las controvertidas opiniones de su autor como para descubrir mejor los perfiles del siglo que termina.

Mi siglo resulta de una idea atractiva: reunir en cien capítulos, cada uno correspondiéndose con el respectivo año del siglo XX, a toda una serie de voces que nos cuentan episodios de la centuria que se cierra. Relato adornado con detalles cotidianos, donde las sencillas palabras de un trabajador de la Opel, una desescombradora del Berlín destruido, concejales, pensionistas o nazis se mezclan con las de personajes más famosos, como las gemelas Kessler, la banda Baader-Meinhoff o Steffi Graff. Así vamos contemplando la historia íntima del XX en la que se dan la mano símbolos y manías, grandezas y miserias: la  huelga, el submarino, el gramófono, el fútbol o la bicicleta, los gases bélicos, la cultura proletaria, el paro masivo o el patriotismo, la radio, los campos de concentración, el militarismo y la guerra, sobre todo la guerra, gran emblema demoníaco del siglo.

 

 

            ORTOGRAFÍA Y LEXICOGRAFÍA

 

¡ M. SECO ET AL., Diccionario del español actual (2 Vol.), Aguilar, Madrid 1999, 4.666 págs.

¡ REAL ACADEMIA ESPAÑOLA, Ortografía de la lengua española, Espasa C., M. 1999, 164 págs.

¡ R. DEL MORAL, Diccionario temático del español, Verbum, Madrid 1998, 570 págs.

¡ J. SANMARTÍN, Diccionario de argot, Espasa Calpe, Madrid 1998, 879 págs.

¡ A. BUITRAGO-J.A. TORIJANO, Diccionario del origen de las palabras, Espasa 1999, 508 págs.

 

El primero: una obra lexicográfica monumental, con 30 años de trabajo detrás. No hay una obra lexicográfica en el español que documente mejor —con citas de todo tipo: autores, prensa, anuncios, etc.— y de esta manera sus definiciones.

La nueva edición de la Ortografía académica no intenta cambiar nada, sino sistematizar una serie de usos, a partir de ahora oficiales en el español peninsular y de América; por eso provoca satisfacción ver que por primera vez se trata de un conjunto de normas aprobado por todas las partes implicadas: la academia madre, las academias americanas y la filipina. Estamos, pues, ante una norma panhispánica y consensuada (cf. rr en compuestos, uso de comillas y guión, siglas y abreviaturas, nombres de países, ciudades, etc.).

 

 

 

Ensayo

 

FERNANDO SAVATER

Las preguntas de la vida

Ed. Ariel, Barcelona 1999 (268 págs.)

 

Pretende ser una introducción a la filosofía, pero es eso y mucho más. Antes de nada, Savater nos recuerda que la filosofía ni se pregunta retóricamente ni, muchos menos, para introducir soluciones definitivas; por el contrario, los interrogantes y las respuestas filosóficas “más bien cultivan la pregunta, resaltan lo esencial de ese preguntar y nos ayudan a seguir preguntándonos”. Su misión consiste en «dar que pensar». No es un libro menor, pero sí sigue siendo tan ameno y fácil de leer como la «Ética para Amador» o «El valor de educar». Basta tener en cuenta alguna de la preguntas abordadas en él para constatar lo primero; preguntas tales como las relativas a la muerte, el conocimiento, al yo, los sistemas simbólicos, el universo, la libertad, lo natural y artificial, la convivencia justa, las paradojas de la belleza, el tiempo y el sentido o sinsentido de la vida.

Lo segundo —esa amenidad y facilidad para introducirnos en cuestiones tan densas y profundas— también lo consigue una vez más con su prosa ágil, repleta de ejemplos y anécdotas aclaratorias. Un gran texto, en fin, para todos los educadores que conocen la importancia de resucitar el tema del sentido en sus tareas, de «educar las preguntas» para introducir, como consigue este libro, en una meditativo vitae a través de la cual construir la propia personalidad y su correspondiente proyecto de existencia.

 

 

ERNESTO SÁBATO

Antes del fin

Ed. Seix-Barral, Barcelona 1999 (180 págs.)

 

Un libro singular en el que Sábato, con 88 años, bucea en los hechos más relevantes de su existencia. El resultado, mucho más que un libro o unas simples memorias: un testamento, la vida y pensamiento de un hombre que ha convertido su sufrimiento —el colectivo, reflejado en «Nunca más», o las más terribles pérdidas personales, su hijo y su mujer— en un valioso material literario. El prólogo deja claro el destino de sus páginas: “Escribo sobre todo para los adolescentes y los jóvenes, pero también para los que, como yo, se acercan a la muerte y se preguntan para qué y por qué hemos vivido y aguantado, soñado, escrito, pintado”.

 

ANTHONY GIDDENS

La tercera vía

Ed. Taurus, Madrid 1999 (198 págs.)

 

Denostado y ensalzado, presente detrás del proyecto de T. Blair o inspirando la política de Schröder, Giddens anticipa en este libro ciertos rasgos fundamentales de la izquierda del futuro. Entre el realismo capitalista y el utopismo socialista, la «tercera vía» pretende recoger lo mejor de la tradición socialdemócrata —libertad y solidaridad—, pero en un emplazamiento equidistante tanto de la antigua socialdemocracia como del neoliberalismo. Con una claridad y un tono didáctico inusuales en obras de este género, el autor se atreve a pensar nuestro mundo fuera de los consabidos dogmatismos ideológicos y en un lenguaje accesible a todos.

 

ERNST H. GOMBRICH

Breve historia del mundo

Ed. Península, Barcelona 1999 (310 págs.)

 

Con razón se ha dicho de este texto que es «una joya pedagógica». Todos los seres humanos quieren aprender, pero no aspiran a conocer cualquier cosa sino aquellas que respondan a sus urgencias vitales, aquellas que ayudan a vivir mejor. El actual fracaso escolar ya parece claro que tiene ver no tanto con la dificultad de lo enseñado cuanto con la de entender por qué conviene aprenderlo. Así que una obra pedagógica tiene que despertar el interés —no satisfacerlo dándolo por supuesto—, ha de buscar su punto de partida en las inquietudes de quienes después serán sus lectores y hacer que ellos puedan referir a su vida las cuestiones que desarrolla.

Gombrich lo consigue con creces: es un gran sabio y en esta historia resulta un excelente divulgador. Dirigida a lectores adolescentes, resulta también un texto excelente para los adultos. Sabiendo dejar fuera lo accesorio y dando paso a lo sustancial, en fin, utilizando recursos narrativos simples y efectivos, consigue una panorámica excelente y educativa de la historia del mundo.

 

 

EUGENIO TRÍAS

Ética y condición humana

Ed. Península, Barcelona 2000 (156 págs.)

 

Toda la filosofía de E. Trías gira en torno al límite, donde se sitúa y actúa el hombre. En esta obra trata de poner las bases éticas, respondiendo a la pregunta en la que Kant cifraba la tarea filosófica: ¿Qué es el  hombre? Y el hombre es el ser limítrofe, ni animal ni Dios, no pertenece en exclusiva ni al ámbito mundano y al divino. Ahí, la ética ha de conjugar libertad y vida buena. Buscando la síntesis Aristóteles y Kant, habrá que evitar tanto la reducción a la mundano como la desmesura de instalarse en lo supramundano. El imperativo de la razón fronteriza, entonces, seguiría el lema de Píndaro: «Llega a ser lo que eres».

 

KEIJI NISHITANI

La religión y la nada

Ed. Siruela, Madrid 1999 (379 págs.)

 

Nishitani es uno de los máximos representantes de la escuela filosófica japonesa del siglo XX, que ha abierto nuevos cauces a la síntesis del pensamiento oriental y occidental y, más en particular, ha tornado a unir pensamiento y religión. En esta obra —precisamente y para superar la escisión entre ser y sociedad, sabiduría y existencia—, propone que la religión no se considere desde el punto de vista de la utilidad, sino de la vida. Para ello, la nada o la vacuidad es el camino de “la liberación radical de todo egocentrismo”. “El amor religioso —afirma también— consiste en una completa salida de sí mismo”.

 

 

            ARMONÍA Y SABIDURÍA VITAL

 

¡ EPICURO, Sobre la felicidad, Debate, Madrid 2000, 128 págs.

¡ MARCO ANTONIO, Meditaciones, Debate, Madrid 2000, 208 págs.

¡ TOMÁS DE KEMPIS, Imitación de Cristo, Debate, Madrid 2000, 128 págs.

¡ M. DE MONTAIGNE, Maestro de vida, Debate, Madrid 2000, 176 págs.

¡ BALTASAR GRACIÁN, Oráculo manual y arte de prudencia, Debate, M. 2000, 160 págs.

¡ A. SHOPENHAUER, Aforismos sobre el arte de vivir, Debate, Madrid 2000, 224 págs.

¡ B. RUSSELL, La conquista de la felicidad, Debate, Madrid 2000, 192 págs.

 

Siete clásicos imprescindibles del pensamiento occidental que hoy día pueden seguir siendo modelos a partir de los cuales puede el hombre contemporáneo construir su propia felicidad. Evidentemente, su lectura requiere silencio, atención, falta de urgencias… y ¡atreverse a saber!, según el viejo mandato de Kant. Felicidad vinculada al sentido profundo del hombre y, al mismo tiempo, se trata de una noción de felicidad que no es boba, que no está satisfecha inmeditamente, ni es fácil de conseguir. Estos pensadores no entienden la búsqueda de la felicidad sin el autoexamen, el análisis de la propia subjetividad. Esto convierte la búsqueda de la felicidad en una aventura individual.

 

La misma editorial publica otros siete clásicos de la espiritualidad oriental que ofrecen claves para hallar la armonía y la paz. Siete pilares, pues, de la sabiduría oriental, siete llaves para encontrar la armonía. Son: Meditación (112 págs.), La búsqueda. Los diez toros del Zen (176 págs.), El camino de Chuang Tzu (176 págs.), Tao te king (144 págs.), Dhammapada Buda (160 págs.), Aforismos del Yoga (152 págs.) y Bhagavad Gita (160 págs.).

 

 

Teología y Vida religiosa

 

GIUSEPPE ALBERIGO (DIR.)

Historia del concilio Vaticano II (Vol. I)

Ed. Sígueme, Salamanca 1999 (493 págs.)

 

Promovida por el Instituto de Ciencias Religiosas de Bolonia y coordinada por su director, G. Alberigo, éste es el primer volumen en español —son cinco en total— de la Historia del concilio Vaticano II. Sus autores examinan las intenciones de Juan XXIII tanto en la convocatoria como en la primera etapa concilio. Fue un gesto de tranquila audacia que no pretendía ni terminar el inconcluso Vaticano I ni elaborar una «suma doctrinal». Las cerca de dos mil respuestas enviadas por los obispos a la pregunta sobre qué debía estudiar la asamblea conciliar defraudaban las expectativas más normales, pero el «papa bueno» siguió con el aggiornamento y pretendiendo un concilio «eminentemente pastoral». Nadie notó por aquél entonces que los médicos le habían diagnosticado un cáncer irremediable.

Estos y asuntos relativos a la superación de la inercia episcopal y eclesial, los pobres trabajos preparatorios —el 80% del trabajo contenido en los siete primeros esquemas fue casi inútil— o el control informativo son los temas centrales de esta primera entrega de una obra fundamental para entender cómo ser hoy cristianos, máxime cuando algunos quieren desdibujar, olvidar o sustituir la grandiosa obra del concilio Vaticano II.

 

MANUEL DE UNCITI

Teología en vaqueros

Ed. PPC, Madrid 2000 (326 págs.)

 

Buscando una fe actual y “una teología que se entienda con la cabeza y sea capaz de encender el corazón” —como afirma Torres Queiruga en el prólogo—, M. de Unciti —siguiendo los hilos de sucesivas tertulias con jóvenes que pregunta e inquietan— nos muestra a un Dios creíble y digno del hombre, todo lo contrario que aguafiestas y nada que ver con esas imágenes de la vida como un gran hipódromo donde Él nos mete en cintura a base de pruebas y más pruebas.

Un Dios que nos provoca en ese su permanente servicio al hombre (como provocadoras son muchas de las expresiones que emplea el autor: «el hombre es más importante que Dios», «el cristianismo no es una religión», etc.). Por ahí discurren los dos primeros capítulos. Los cinco siguientes dan un repaso a las relaciones que los hombres han de mantener con un Dios así, a la Iglesia —servidora gratuita y desinteresada— que Él quiere, al sentido del perdón o de la ley y el pecado, a la identidad cristiana. Por último, los dos capítulos finales se ocupan de la figura de Jesús y su misterio. Un libro para disfrutar con las retraducciones de la fe que contiene —«¡eso!, no sabía cómo explicarlo, pero eso pensaba yo»—, al tiempo que conseguimos poner al día cuestiones básicas del pensamiento cristiano.

 

JOSÉ Mª CASTILLO

El Reino de Dios

Ed. DDB, Bilbao 1999 (475 págs.)

 

El subtítulo —Por la vida y la dignidad de los seres humanos— aclara mucho mejor el sentido del libro. José María Castillo analiza la relación que los evangelios establecen entre Reino de Dios y vida. Divide el trabajo en tres partes: 1/ Centro del anuncio y causa que dio sentido a la vida de Jesús de Nazaret, en los sinópticos el Reino se relaciona claramente con la vida; 2/ La enseñanza de Pablo, debido a los condicionamientos sociales y culturales, ya no es tan clara; 3/ Por último, se extraen las consecuencias, repensando la espiritualidad y la eclesiología desde la centralidad del Reino de Dios. Sin olvidar que todo se aborda con libertad y con un vigoroso talante profético… ¡al servicio de la vida!

 

 

OLEGARIO GONZÁLEZ DE CARDEDAL (ED.)

La Iglesia en España 1950-2000

Ed. PPC, Madrid 2000 (429 págs.)

 

Quizá sin alcanzar sus objetivos —sólo los estudios de J.Mª Laboa y O. González de Cardedal responden, en parte, a la vertebración histórica de la reflexión teológica que se pretendía—, pero se trata de un libro importante para comprender algunos aspectos de los últimos pasos de la Iglesia española: crisis de transmisión de la fe, ubicación social de la Iglesia, el diálogo, la continuidad o ruptura entre lo humano y lo cristiano en la actual cultura secular… Análisis necesarios, pero que han de continuarse dando entrada a voces que no hablen tanto desde el interior de lo institucional-eclesiástico (además de cuatro obispos y dos clérigos, entre los ocho autores del texto, casi todos pertenecen a la misma generación).

 

 

JOAN CHITTISTER

El fuego en estas cenizas

Ed. Sal Terrae, Santander 1998 (230 págs.)

 

Aunque citamos los últimos estudios sobre la vida religiosa, éste de la monja benedictina Joan Chittister sigue siendo de obligada referencia. Con un estilo directo y desenfadado, con libertad de espíritu y de palabra, nos dice que la vida religiosa no se define por trabajo que comporta, sino por la vocación de ser «pregunta por Dios». Las religiosas y religiosos han de identificarse, sobre todo, por la búsqueda del rostro de Dios y por el intento de ser presencialización de Él en nuestro mundo. Tras cada tema, con arrojo y valentía, se formulan una serie de cuestiones para la reflexión comunitaria.

No es una obra para aquietar espíritus, al contrario, trata de inquietarlos, de sacudirlos para buscar formas de vida rabiosamente evangélica y comprometida. Algo hondo y atractivo palpita en cada página de la obra. Sólo una pequeña pega: quizá a la hora de mostrar cómo ser pregunta por Dios debiera haberse subrayado que el interrogante ha de formularse y mantenerse en el interior de los compromisos, no únicamente en la plegaria y reflexión.

 

Además de otros textos sobre la vida religiosa (entre ellos: J.-B. METZ, Pasión de Dios, Ed. Herder, Barcelona 1992; F. MARTÍNEZ, Refundar la Vida Religiosa. Vida carismática y misión profética, Ed. San Pablo, Madrid 1994; R. RADCLIFFE, El manantial de la esperanza, Ed. San Esteban, Salamanca 1998; M.I. RPNIK, De la experiencia a la sabiduría, Ed. PPC, Madrid 1999; J.A. MERKLE, Comprometidos por elección, Ed. Sal Terrae, Santander 1999), dos más particularmente sugerentes:

 

¡ A. TORRES QUEIRUGA, Por el Dios del mundo, en el mundo de Dios. Sobre la esencia de la Vida Religiosa, Sal Terrae, Santander 2000.

¡ F. MARTÍNEZ, La frontera actual de la Vida Religiosa, Ed. San Pablo, Madrid 2000.

 

Torres Queiruga analiza los desafíos que la modernidad y postmodernidad plantean a la vida religiosa y propone un camino para aclarar lo característico y específico de la misma, encuadrándolo en la fundamental e igualitaria comunidad. Se sirve del concepto de «polarización» —ninguna forma de vida cristiana encarna completamente el Evangelio, sino que cada una se polariza en una dirección— para situar la vida religiosa en el polo de quienes subrayan la importancia del Dios del mundo para que el mundo llegue a ser realmente un mundo de Dios.

  1. Martínez, en continuidad con su anterior libro sobre este tema, piensa que la actual crisis de la vida religiosa no es de superficie, sino de fondo. Por eso, más que reformas, adaptaciones o restauraciones, hace falta «refundar» o «refundamentar». En esta perspectiva, el libro plantea “los rasgos irrenunciables del seguimiento radical de Jesús en el proyecto de la vida religiosa.

 

 

CONOCER A LOS JÓVENES

 

¡ J. ELZO ET AL., Jóvenes españoles 99, Ed. SM , Madrid 1999, 492 págs.

¡ P. GONZÁLEZ BLASCO, Jóvenes españoles 2000, Acento Ed., Madrid 2000, 92 págs.

 

Sobre el primero ya hemos hablado varias veces en la revista [cf. La reseña bibliográfica, Misión Joven 276-277(2000), 111-112; y los estudios en los que se resume este análisis sociológico de la Fundación «Santa María», Misión Joven 281(2000), 5-25]. El segundo libro —cuyo autor también lo es en el primero— resume breve y claramente cómo es la sociedad donde viven y se mueven los jóvenes, cuáles los nuevos espacios que emplean para su autoafirmación, sus actitudes —frente a la música, la noche, el sexo…— los principales polos que influyen en sus vidas, el sentido de solidaridad y el modo de situarse ante el voluntariado.