Aplicar, orar y celebrar el padrenuestro: perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos

Compartir
Artículo anteriorNo soy cómo tú crees
Artículo siguienteVivir sin parar