Bailar, danzar, vivir

La imagen

Esta imagen de Bert ilustraba en EP3 (31.8.07) un reportaje titulado “Vuelta a la caverna”, en el que se ofrecían distintos lugares de la capitales españolas “para ahuyentar el tedio vital nocturno”, todos ellos situados en alguna cueva, natural o artificial, muchos de ellos bares y alguna que otra discoteca. Éstas son quienes dan origen a la imagen con la que podemos abordar cómo son nuestras diversiones, cómo nos relacionamos con la gente, cuáles son nuestra luces y sombras, cuál es nuestra experiencia del baile…

  1. Ver la imagen y dejarse llevar por las primeras impresiones en tres dimensiones diferentes:

–        ¿Qué me sugiere? ¿Qué sentimientos me provoca?

–        ¿Qué me recuerdos me evoca? ¿A qué me mueve?

–        ¿Qué me dice? ¿Qué pensamientos me trae a la mente?

  1. Partir de los comentarios que salgan y, mediante preguntas o leves sugerencias, guiar las intervenciones de todos teniendo en cuenta los elementos que aparecen: la gente bailando, el ojo de mosca o bola de cristal, el dj o pinchadiscos y la mesa de mezclas, los murciélagos… (Ver lo que se sugiere a continuación).
  2. Hacer siempre, al final, concreciones y aplicaciones personales: qué me pasa a mí, qué pienso yo, cómo actúo yo…

La gente bailando

  1. Hay gente “bailando, bebiendo y sin parar de fumar” (la canción de mecano terminaba con “sin parar de reír”). Nos centramos en los aspectos generales

–        ¿Dónde están?  ¿Por qué y cuándo se acude a sitios así?

–        ¿Qué hacen? ¿Por qué?

–        ¿Qué edad tienen? ¿Qué harán y pensaran dentro de 15 ó 20 años?

–        ¿Cómo bailo yo? ¿Por qué? ¿Cuándo y dónde?

–        ¿Qué es lo que más me gusta en ocasiones así? ¿Y lo que menos?

  1. Hay parejas y gente sola

–        ¿Qué pasa a cada personaje que está ahí? Ir diciendo…

–        ¿Con qué personaje me identifico más? ¿Con quién no me identifico en nada?

  1. Hay más chicas que chicos

–        ¿Es la daza y el baile una cuestión más femenina que masculina? ¿Por qué?

–        ¿Qué sucede en nuestro caso?

  1. Hay gente bebiendo (tres personas: dos vasos, una copa), y fumando (una persona)

–        ¿Cómo es la relación diversión y baile/bebida? ¿Por qué?

–        ¿Qué pasa con el botellón: estar, beber, hablar…, no bailar?

–        ¿Consumimos (música, bebida, tabaco u otras sustancias…)

–        ¿Qué podríamos hacer para bailar sin beber? ¿Cómo?

  1. Todos parecen serios

–        La danza es un ritual muy serio, pero profundamente expresivo y alegre. ¿Cómo es nuestro caso?

–        ¿Cómo son nuestras diversiones? ¿Qué nos alegra en realidad?

El dj o pinchadiscos

  1. El pinchadiscos ejerce de gran sacerdote del ritual profundamente religioso que es la danza.

–        ¿Lo vivimos así? ¿Qué experiencias tenemos en ese sentido?

–        Si yo fuera pinchadiscos, ¿en qué insistiría? ¿Qué música pondría? ¿Cómo?

  1. Además de su voz, dispone de grandes recursos técnicos para manejar a la audiencia…

–        ¿Cómo lo hace?

–        ¿Cómo influyen las ondas físicas en nuestros estados de ánimo, en nuestros deseos de beber…?

La noche aunque sea de día

  1. Estamos en el mundo de la noche. Un ojo de mosca o bola de cristal preside desde el cielo el ritual e ilumina fugazmente a los elegidos.

–        ¿Qué nos deslumbra en la vida?

–        ¿Qué nos ilumina y nos guía?

  1. Los murciélagos (una docena), habitantes de la noche y de las cavernas, está ahí, presentes en una danza visible/invisible.

–        ¿Qué pueden simbolizar?

–        ¿Y si fueran vampiros? ¿Quién chupa nuestra sangre/vida en esto de las diversiones?

–        Todos los personajes que ahí están se van a morir… ¿También nosotros. ¿En qué y cómo influye eso en nuestra vida?

Herminio Otero

 

Compartir
Artículo anteriorInterioridad
Artículo siguienteEN CLAVE MISIONERA