Batallón de limpieza

Wall.e (2008). Dirección: Andrew Stanton. Guión: Andrew Stanton y Jim Reardon, basado en un argumento de Andrew Stanton y Pete Docter.

Andrew Stanton y Pete Docter –creadores de la productora de animación Pixar– imaginan un mundo futuro desbordado por uno de los problemas actuales: la basura. Ciudades abandonadas, una nave que surca los espacios estelares cada vez más alejada de sus raíces y un robot dedicado a una absurda labor rutinaria. Los elementos iniciales nos conducen a una nueva y arriesgada aventura.

“Una de las ideas que barajamos en esa comida fue un pequeño robot al que hubiesen abandonado en la Tierra. Era como un pequeño personaje de Robinson Crusoe. Pensamos en un robot abandonado en la tierra y que nadie se acordó de apagar. Por esa razón no sabe que lo que está haciendo no sirve de nada… Empecé a pensar en cómo haría su trabajo todos los días, cómo compactaría la basura que inundaba la Tierra. Eso me hizo pensar en qué pasaría si lo más parecido a lo humano que se quedase en la Tierra fuese una máquina. Fue una idea fantástica, pero había que desarrollarla… Me fascinó la soledad que evocaba esta situación, y la inmediata empatía que provoca el personaje. Pasamos mucho tiempo intentando conseguir que los personajes de nuestras películas sean atractivos y logren despertar el interés del público… No tardé mucho en darme cuenta de que lo contrario a la soledad es el amor, o la compañía. Me sentí irremediablemente atraído por la idea de una máquina enamorada de otra máquina… Me encantó la idea de que la humanidad tuviese una segunda oportunidad gracias a este personajillo que se enamora. En realidad soy un romántico empedernido disfrazado de cínico”. (Andrew Stanton, director y guionista)

El aspecto visual –especialmente en el comienzo– nos ofrece una mayor información que lo auditivo. La búsqueda de la expresividad humana en los robots, el contraste de los tonos del planeta con la nave y las variaciones del ritmo muestran un esfuerzo creativo que va más allá de lo considerado como una obra infantil.

“Empezamos con la idea de que WALL•E fuese una comedia, pero a mitad de camino nos dimos cuenta de que la película también era una historia de amor. WALL•E es un personaje inocente y aniñado que acaba provocando un enorme impacto en el mundo. En realidad, la línea argumental de la película trata sobre EVE. Su personaje es el que sufre más cambios, y la película es sobre ella y sobre él. Tiene mucho estilo, es muy tecno-sexy y tiene un aspecto muy futurista. Él ha sido diseñado para hacer su trabajo, y está oxidado, sucio y feo. Pero estábamos convencidos de que podía ser una gran historia de amor.” (Jim Reardon, guionista)

“Para perfilar el aspecto de esta película no pensamos en cómo iban a ser las cosas en el futuro. Era sobre cómo podría ser el futuro, una noción mucho más interesante. Esa fue la idea fundamental a la hora de diseñar la película. Para diseñar el aspecto de los personajes y del mundo en el que viven, queríamos que el público creyese realmente en el mundo que estaba viendo en la pantalla. Queremos que los personajes y su mundo sean reales, no que tengan un aspecto real, sino que sean reales en lo que se refiere a credibilidad.” (Ralph Eggleston, diseño de producción)

Augusto Fernández

Pistas para la reflexión

  1. ¿Por qué ha sido abandonado nuestro planeta? ¿Se trata de mera fantasía o podríamos vernos abocados a una situación similar? ¿Por qué?
  2. ¿A qué se dedica WALL•E? ¿Qué sentido tiene? ¿Con qué llena su vida? ¿Por qué cambia? ¿En qué se convierte?
  3. ¿Qué tipo de relación entablan WALL•E y Eva? ¿Cómo se conocen? ¿Cómo se transforman? ¿En qué momentos se ayudan? ¿Qué rasgos de una auténtica amistad se dan entre ellos?
  4. ¿Cómo es la vida en la nave? ¿Qué echan de menos? ¿Qué provoca el cambio? ¿Qué sugiere el final?
  5. De las numerosas evocaciones que se hacen de otras películas, ¿cuáles somos capaces de reconocer? ¿Cómo se integran en la narración?