Busca en el interior

La imagen

Esta imagen, que nos envió Xulio C. Iglesias, proviene de la publicidad y fue creada por T&CO. Apareció en El País (29.4.2011): ocupaba toda la página. A su lado, un breve texto ocupaba un espacio reducido de la página: “Busca en el interior” Y después: “Tiffany presenta su colección / de candados”. Abajo venía la marca, que se repite en alguno de ellos [TIFFANY & CO. NEYYORK SINCE 1837], y en letra casi ilegible por lo pequeña un texto revelador: [Candados Tiffany en plata de ley y oro de 18 quilates].

Por lo que vemos, son unos candados especiales. En el original, algunos venían en color oro (el primero y el último, y los embellecedores del segundo y quinto)… No se habla de su precio… pero debe ser considerable. ¿Quién puede comprarlos y para qué? La publicidad invita a “buscar en el interior”. Al final podemos centrarnos en ello.

  • Vemos la imagen con detenimiento. ¿Qué nos dice? ¿Qué nos recuerda?
  • Vemos lo que nos comunica: ¿Qué sentimientos nos produce?
  • La relacionamos con algo: ¿A qué nos suena? ¿Con qué la relacionamos?
  • Buscamos su sentido: Nos vamos centrando en cada elemento que aparece en ellas: candados, cadenas, (ausencia de) llaves… y buscamos su sentido. ¿Para qué están ahí?

Los candados

  • Nos centramos en los candados. ¿Qué pueden simbolizar? ¿Para qué están ahí?
  • Son candados distintivos. Algunos lucen la marca… Y la ciudad de origen.¿Para qué tanto?
  • . Parecen candados originales. Todos son distintos: ¿Para qué puede servir cada uno cada ellos? ¿Para qué los usaríamos nosotros? ¿Qué guardaríamos con cada uno de ellos?
  • Podemos decir que son candados fabricados en plata de ley y oro de 18 quilates. ¿Y? ¿Qué tesoro guardaríamos con ese tesoro?

Candados con cadenas

  • Los candados cuelgan de unas cadenas. ¿A qué estamos nosotros encadenados? ¿A qué estamos atados?
  • Podemos decir que son candados fabricados en plata de ley y oro de 18 quilates. ¿Y? ¿Qué tesoro guardaríamos con ese tesoro?
  • Las cadenas son también de plata y otro. ¿Para qué? ¿Qué tenemos nosotros que guardar?

Candados sin llaves

  • Los candados parecen todos cerrados. ¿Por qué?
  • ¿Cómo defiendo con esos candados mi interior?
  • Lo malo es que no se ven las llaves por ningún sitio. ¿Cuál es la llave que abre cada uno de ellos según el uso que les dimos antes?
  • Lo concretamos: dibujamos la llave (simbólica) de cada candado después de haber dado nombre a lo que guardan cada uno de ellos: el candado de la alegría, el candado de la esperanza, el candado de la entrega, en candado de la ilusión, el candado de…

El candado atado en el puente

Ver en Misión Joven (julio-agosto 2011) lo que pusimos en Cuaderno Joven (p. 3): “Moccia y los jóvenes del siglo XXI”. Allí dábamos cuenta de la moda de los candados en los puentes, un fenómeno importado desde Italia a partir de las páginas del libro Tengo ganas de ti, de Federico Moccia, que se ha extendido a medio mundo: las jóvenes parejas atan un candado en un puente y tiran la llave al río. El candado, símbolo del amor eterno, pasa a ser “una expresión de amor, en estos tiempos en los que hay tanta carencia de afecto”.

  • ¿Qué candado usaríamos nosotros para eso mismo?
  • ¿Qué nos gustaría que guardara ese candado y que es común a la persona que queremos?

Buscamos en el interior

  • Vemos todo lo que hemos ido diciendo cada uno a lo largo de la sesión y lorelacionamos con nosotros mismos: ¿Qué refleja de nosotros?
  • “Busca en tu interior”: ¿Qué hemos descubierto nosotros? Lo traducimos en una oración: para dar gracias por ello, para mantenerlo, para contagiarlo…

Herminio Otero

 EMPIECE A MEDITAR. Encuentre un lugar tranquilo y acogedor. Una música suave y una luz tenue pueden ayudarle a crear un ambiente adecuado. Siéntese cómodamente, manteniendo la espalda recta y relajada. Respire hondo y relaje los hombros y brazos. Con los ojos abiertos, elija un punto enfrente de usted y descanse ahí la mirada. Así no se dormirá.

Cuando el cerebro pasa de crear ondas beta (de acción) a ondas alfa (de relajación) tiende a dormirse. Meditar con los ojos abiertos le ayuda a entrar en un estado de ondas alfa sin dormirse. Las ondas alfa regeneran el sistema nervioso, inmunitario y hormonal.

Gradualmente aparte su atención de todas las distracciones. Dirija su atención al interior del entrecejo. Observe sus pensamientos, no los juzgue ni se deje llevar por ellos, solo obsérvelos. Decida crear pensamientos de paz. Sienta su presencia. Repita pensamientos e imágenes positivas referidas a su persona formulados como afirmaciones. “Soy un ser de paz”, “soy vida”. Déjese inundar por la serenidad. Reconozca los buenos sentimientos que surgen. Visualícese siendo así en sus relaciones y circunstancias habituales. El poder de la visualización meditativa radica en ayudarnos a crear la realidad que visualizamos. Observe su respiración y termine su meditación cerrando los ojos durante unos instantes, creando un silencio completo en su mente.

Miriam Subirana

El País Semanal, 5.2.12

Mantener nuestra vitalidad

Detenerse, observar, reevaluar, controlar pensamientos y sentimientos y cambiar creencias requiere energía. No una energía que obtendrá de fuera, sino la energía de la verdad que lleva dentro. Cuando lo olvidamos, nos contaminamos con el estrés y las preocupaciones innecesarias y aparecen los miedos que nos bloquean. Necesitamos mirar hacia dentro y aprender a nutrir nuestro ser. Para conseguirlo hay que dedicarle un tiempo. Igual que cada día reservamos un rato para comer y cuidar el cuerpo; nos debemos preguntar qué alimento le damos a nuestra mente para que cree pensamientos positivos que produzcan sentimientos de bienestar.