Canciones y sexo adolescente

–¿Por qué no puedo escuchar esta música? ¡A mí me gusta! -dice una adolescente a su madre

–¿Cómo pueden gustarte esas guarradas? ¿No ves cómo hablan del sexo y de las mujeres, como si fuesen cosas? -dice la madre

–Mamá, ¿no creerás que por escuchar algo en una canción luego voy a hacerlo yo, no? A mí lo que me gusta es la música, las letras no van en serio, nadie se las cree ni tienen importancia -dice la chica, la misma que repite los estribillos de memoria y los escribirá en su carpeta cuando se aburra en clase.

Sin embargo, lo que preocupa a la madre (a muchos padres de todo el mundo) ahora ya tiene al menos un estudio que lo demuestra: los jóvenes que escuchan música con letras sexualmente explícitas o groseras tienen más tendencia a la precocidad sexual y las relaciones sexuales adolescentes. Siempre se había sospechado: la visión del sexo que tienen los jóvenes está muy influenciada por la música que escuchan. Ahora se ha demostrado.

 Un estudio con 1.400 jóvenes durante 4 años

En el año 2001, la casa de investigaciones sobre la salud, Rand Health, entrevistó a 1.461 jóvenes adolescentes de Estados Unidos, de 12 a 17 años, preguntándoles por sus hábitos sexuales y sus preferencias musicales. Los volvió a entrevistar en 2002 y en 2004.

  • Los que escuchaban música con contenido sexual “degradante” tendían a una mayor actividad sexual, tanto los chicos como las chicas, de cualquier raza que fuesen. En un país con 4 millones de casos de infecciones adolescentes de enfermedades de transmisión sexual el dato tiene su interés. Y en cualquier otro país.
  • Además, las letras degradantes tienen un efecto en la autoimagen de los adolescentes, sobre todo en las chicas.

“Las letras que clasificamos como degradantes eran especialmente degradantes en su trato de las mujeres, pero pese a ello las chicas resultaban igual de afectadas que los chicos; cuanto más escuchaban la música con contenido sexual degradante, antes iniciaban su actividad sexual”, explica el psicólogo Steven Martino, responsable del estudio.

Una selección de músicos

Los investigadores seleccionaron 16 grupos musicales de gran popularidad entre los adolescentes. Había cuatro grupos de pop adolescente, tres de rock, tres de rap-rock, tres de rap, dos de country y un grupo de rythm&blues.

  • De los 16 grupos, 13 tenían al menos una canción de contenido sexual, aunque no todas de estilo “degradante”.
  • Seis de estos grupos (de rap, rap-rock y rythm&blues) tenían letras degradantes que trataban a las mujeres como objetos sexuales y a los hombres como sexualmente insaciables.

Un ejemplo de letra degradante es esta frase de Livin’It Up, una canción de Ja Rule:

“La mitad de las putas me odian, la mitad me aman; las que me odian sólo me odian porque no me agotan, y dicen que tengo suerte; ¿creéis que tengo tiempo de explotar a todas estas putas?”

En cambio, un ejemplo de letra sexual pero que el estudio no considera degradante es esta línea de Dizzy, una canción de 98 degrees:

“Cuando mis ojos se abren quiero ver tu cara, pasar mis días en tu dulce abrazo, una sóla noche contigo me liberaría, me acerco a ti y siento vértigo”.

 Recomendaciones

Según el doctor Martino, los padres deberían escuchar la música que oyen sus hijos y hablar con ellos acerca de su contenido.

  • El estudio recomienda poner límites a lo que se compra y se escucha, tratar con los hijos de las escenas y mensajes sexuales que llegan a ellos y cuidar la música que los mismos padres escuchan.
  • También se recomienda que se dé educación sobre los medios de comunicación a los adolescentes, que sepan cómo las empresas mediáticas usan intesivamente el sexo para vender música y otros productos.
  • Y también pide el estudio que la industria discográfica sea consciente de los efectos negativos de la música que vende.

“Es natural que los adolescentes estén interesados en el sexo, aprendan de sexo, experimenten con el sexo y lo que significa a su edad… pero lo que nos preocupa es que los chavales tengan relaciones sexuales antes de estar listos para ello, o en condiciones o situaciones que sean menos que óptimas”, dice Martino.

Extractado de ForumLibertas.com

06/09/2006

Para hacer

  1. Un tema para hablar. Y para ver cómo funciona entre nosotros. ¿Qué canciones escuchamos? ¿Qué dicen las canciones que escuchamos?
  2. ¿Qué imagen del hombre y de la mujer aparece en ellas?
  3. Y sobre otros temas, ¿qué dicen las canciones que nos gustan, las que escuchamos?