Compromisos con los últimos

  1. Vicenta es una madre sola y con tres hijos, uno de ellos con problemas de salud. Habitaban en una casa en malas condicio­nes y no tenían medios de vida. Ahora Vicenta trabaja en tareas domésticas, los niños van a la escuela y disponen de una vivienda en alquiler.
  2. Manuela era toxicómana. Superó el problema de la droga y ahora está rehabilitada y se dedica a la venta ambu­lante en mercados muni­cipales. Recientemente ha recuperada la custodia de sus hijos.
  3. V. M. H. es un niño de 9 años. Llegó un verano al campamento de Cáritas con quemaduras de cigarrillo en los pies realizadas por sus propios padres. Ahora estos han perdido su tutela y este niño vive y estudia en una casa de acogida.
  4. Eduardo es un enfermo terminal de SIDA acogido en una residencia de Cáritas. Después de años de dis­tanciamiento contrajo matrimonio en la casa de acogida de Cáritas con la madre de sus dos hijos, tam­bién enferma terminal de SIDA.
  5. Nieves y Ángel son un joven matrimonio con un bebé, que llegó a Cáritas con gra­ves problemas económicos y al borde de un desahucio. Ahora ella trabaja y él ha obtenido una pensión de invalidez por graves problemas de vista. Tienen una vivienda en alquiler.
  6. Mariano ha estado viviendo en una furgoneta abandonada cerca de 15 años. Alcohólico, enfermo y sin mantener ninguna relación con su familia. Después de estar unos cuatro meses acompañándole y echándole una mano, Mariano ha dejado de beber, ha gestionado su pensión de jubilación, vive en una vivienda alquilada y está a punto de operarse de una dolencia que padece desde hace tiempo. Él está orgulloso de todo lo que ha conseguido gracias a la ayuda de los voluntarios de Cáritas.
  7. Ángel es un ex transeúnte que, tras muchos años viviendo de aquí para allá, dejó la calle y se ha incorporado a una nueva vida. Pasó por el progra­ma de reinserción de Cáritas.
  8. Said llegó del norte de África, como tantos otros, y vivió un tiempo de «irregular». Ahora tiene los «papeles» en regla, trabaja y vive alquilada en una vivienda con algunos amigos.
  9. Aroa es una niña gitana de tres años; su familia vivía en una casa ocupada y ruinosa y carecían de documentación. Ahora todos ellos disponen de carné de identidad, pueden acceder a ayudas sociales y disponen de un piso de alquiler. Aroa va a la escuela.
  10. Ramón escribió: «Cuando por nuestra condición de vagabundo todo el mundo nos desprecia. Es consola­dor y reconfortante que alguien venga a nuestro encuentro y nos llame por nuestro nombre. Es algo que al que nos visita le enaltece, y llegamos a pensar que aún quedan buenos ejemplos de la estirpe humana. Gracias por vuestras visitas». (Dirigido a unos volun­tarios de Cáritas que trabajan en un programa para reintegrar a los «sin techo»).

Semana de Catequesis Solidaria (Sevilla)

 Para hacer

  1. He aquí diez historias concretas en que los últimos han comenzado a ser los primeros. Quizás conozcamos más. ¿Cómo se ha producido ese milagro?
  2. Estas diez historias son fruto del trabajo de Cáritas. Enterarse de qué se hace desde esa organización. ¿Cómo podemos colaborar?

La campaña contra el hambre es una buena oportunidad para colaborar con los más cercanos para ayudar a los que están más lejos… Detrás siempre hay historias concretas…

Compartir
Artículo anteriorBENDITAS HAMBRES
Artículo siguienteLos últimos serán los primeros