CRECER EN IDENTIDAD EVANGELIZADORA.

UNA PROPUESTA PARA LOS CENTROS DE KRISTAU ESKOLA.

Mikel Ormazabal, Coordinador del Equipo de Pastoral de Kristau Eskola

 

Kristau Eskola es la Asociación que integra a los centros de ideario cristiano en Euskadi. Está conformado por 141 centros, 7.500 trabajadores, 6.500 profesores/as, 75.000 familias, 86.000 alumnos/as.

En el año 2008, Kristau Eskola elaboró un Plan Estratégico que cumplirá su función hasta el año 2012. En el mismo se plantean 10 retos. Uno de ellos hace mención al tema de la Pastoral y dice “Promover la Evangelización en la Escuela”, con el siguiente objetivo: “Garantizar la existencia de un proyecto de evangelización en los Centros”.

Con este fin, se elaboró la ponencia “Una escuela evangelizadora para el siglo XXI”, que fue presentada en el marco de un Congreso junto a otras ponencias que con incidencia en la identidad de la Escuela Cristiana Vasca, en la Pedagogía, en la Definición del Sistema Educativo Vasco y en el Marco Jurídico que sustente dicho Sistema Educativo.

En la ponencia “Una escuela evangelizadora para el siglo XXI”, se quería ofrecer un cambio de paradigma a la hora de abordar la Pastoral en los centros que conformanKristau Eskola. Y se ofrecía un camino: de una pastoral “en” la escuela a una escuela “en” pastoral. Dicho con otras palabras, para ser una escuela evangelizadora, antes ha de ser una escuela evangelizada.

 

¿Cuál es la realidad de la Pastoral-evangelización?

Desde un análisis de la realidad en la que nos toca ser evangelizadores, constatamos que:

  • Nos encontramos en un momento crucial en nuestro entorno para la transmisión de la fe.
  • Los tres agentes evangelizadores tradicionales (familia, parroquia y escuela) van cambiando en cuanto peso específico en la educación de la fe de las generaciones jóvenes.
  • La escuela cristiana es posiblemente la plataforma eclesial con mayor potencial evangelizador.
  • Esta potencialidad se debe al gran número de niños y jóvenes al que se dirige (y familias, personal, colaboradores, entorno), a las horas y recursos que destina, a la continuidad en el tiempo, a su encaje con la acción educativa más amplia, a la comunidad cristiana presente …
  • El rasgo central de nuestra identidad proviene de ser centros cristianos y evangelizadores.
  • No basta la titularidad cristiana de un centro educativo para garantizar su acción pastoral.
  • Es preciso evaluar nuestra calidad evangelizadora y avanzar en ella con metas verificables.

Teniendo como meta el objetivo de “garantizar la existencia de un proyecto de evangelización en los Centros”, se vio la necesidad de hacer un análisis de la realidad y de la calidad de la Pastoral en los Centros, como paso previo para poder ofrecer desdeKristau Eskola planes de formación, trabajo en red, intercambio de buenas prácticas.

 

Modelo EFQM para el análisis de la realidad de los Centros

Para realizar ese análisis de la realidad y de la calidad de la Pastoral, se utilizó como instrumento válido hacer una autoevaluación siguiendo el esquema de calidad que el modelo EFQM nos ofrece. Además, la mayoría de los centros, por no decir todos, están habituados a dicho esquema.

 

La Comisión de Pastoral-Evangelización de Kristau Eskola, siguiendo el esquema de los criterios Agentes y de Resultados, confeccionó para cada uno de los criterios una serie de indicadores en el que los centros pudieran reflejarse y autoevaluarse. Indicadores que promueve un modelo de Pastoral amplio y flexible donde quepan todos los centros y con capacidad para asumir el carisma de cada institución.

Tras un primer borrador, contrastado con los Equipos de Pastoral de los Centros, para aportar sus puntos de vista, se aprobó el documento de autoevaluación.

 

¿Cuáles son los criterios agentes y de resultado?

El documento de la autoevaluación sigue los nueve criterios que aparecen en el gráfico anterior:

  1. El liderazgo: quiénes animan la identidad evangelizadora.
  2. La política y estrategia: los proyectos y planes de centro en clave evangelizadora.
  3. Las personas: los agentes que trabajan la identidad cristiana en el centro.
  4. Las alianzas y los recursos: con quiénes colabora y con qué medios cuenta el centro.
  5. Los procesos: las principales tareas que mantenemos.
  6. Resultados en “los clientes”: qué se consigue en el alumnado y las familias.
  7. Resultado en personas: qué se logra en el profesorado y personal del colegio.
  8. Resultados en la sociedad: qué influye en el entorno del centro.
  9. Resultados clave: qué obtenemos de los objetivos fundamentales propuestos.

La medición del conjunto de los indicadores

La suma de estos indicadores, con su correspondiente peso específico, permite alcanzar hasta un máximo de mil puntos. Esta cifra es un ideal que ofrece un ambicioso proyecto pastoral y de identidad evangelizadora siempre en proceso de mejora.

En estos indicadores, el 75% viene determinado por aspectos comunes a todos los centros de Kristau Eskola. El 25% restante puede estar definido por cada institución en función de su identidad y de los acentos carismáticos que lleva adelante.

En cada uno de los criterios, el bloque común es siempre fijo y cada centro puede añadir el 25% restante bien añadiendo nuevos indicadores en ese apartado y/o ampliando el valor de los indicadores presentados.

 

¿Para qué sirve la autoevaluación?

Este instrumento nos ayudará a detectar áreas de mejora, establecer líneas de acción conjuntas, mejorar nuestra identidad evangelizadora. Y desde la realidad concreta, que cada centro detecta a través de la autoevaluación, se ponen las condiciones para programar un proyecto de evangelización.

Además, nos puede servir de ayuda para que en la Pastoral, pasemos de programar solamente indicadores de acción, a programar también indicadores de resultados; salir de nuestro “yo” y dar el paso al “nosotros” en el que todos podemos aportar y también relativizar los problemas y las dificultades con las cuales nos encontramos en el día a día de la Pastoral-Evangelización.

 

¿Cuál es la situación actual del proceso?

En estos momentos hemos pasado la autoevaluación en los centros, y tenemos los primeros resultados que estamos analizando y que próximamente van a ser presentados mediante una publicación. Y a partir de ahí queremos proyectar acciones conjuntas, acciones de formación, puesta en común de buenas prácticas, intercambio de materiales…

 

A modo de conclusión

Ciertamente, en esta sociedad secularizada y plural, nuestra labor de ser transmisores de la fe y de los valores que emanan del humanismo cristiano, se ha llenado de dificultades, o por lo menos, nos ha hecho cambiar en cuanto a los modos, planteamientos, procesos, lenguaje… En ello va nuestra fidelidad a la identidad de ser verdaderamente Escuela Cristiana.

Vemos necesario analizar la realidad de lo que estamos haciendo, enfrentarnos a ella sin miedos ni complejos. También vemos necesario dejar de trabajar individualmente y abrirnos a otras realidades, porque en todas hay valores que nos pueden dar luz y ayudarnos para seguir siendo los transmisores de los valores que emanan de nuestra fe en Jesús de Nazaret.

Por todo ello, queremos seguir trabajando desde Kristau Eskola como plataforma en la que entre todos podamos desarrollar aquello para lo que hemos nacido: ser anunciadores de la presencia viva de Dios en nuestra sociedad.

Este intento de reflexión conjunta e individual, estamos seguros irá dando sus frutos. En ello va nuestra credibilidad e identidad como Escuela Cristiana.

Mikel Ormazabal