Currículum vitae de la Navidad

Estimado Señor, estimada señora:

Un año más me pongo en contacto con usted para ofrecerle mis servicios. Le ruego encarecidamente que lea el currículo y que lo tenga presente por si alguno de sus empleados (Lotería, Caviar, Cotillón y tantos otros que tiene en plantilla) causa baja durante estos días. Le aseguro que si me contrata no se arrepentirá. En espera de sus noticias le saluda atentamente:

Feliz Navidad

DATOS PERSONALES

Nombre: Navidad.

Apellidos: Algunos siguen con la dichosa manía de ponerme apellidos que nada tienen que ver conmigo: Navidad turística, gastronómica, consumista, de escaparate y hasta laica… Le recuerdo nuevamente que mi apellido es único e intransferible. Es más, tan importante es que suele preceder a mi propio nombre: Feliz Navidad.

Dirección: Resido en la calle, huyendo de aquellas personas que pretenden, un año más, secuestrarme e introducirme en centros comerciales, salas de fiesta o administraciones de lotería… Lo cierto es que si alguien me descubre y me abre las puertas de su corazón durante estos días, fijaré, de por vida, mi residencia en su interior.

DNI: 19 dígitos (3467 78474 62237 36 84), muy sencillos de memorizar: “Dios quiere nacer en ti.”

Fecha de nacimiento: La verdad es que intentan por todos lo medios adelantar mi nacimiento; de hecho un mes antes me obligan a lucir por calles, tiendas y escaparates. Sin embargo, entre usted y yo, nazco, únicamente, en el momento en que alguien lo desea profunda y sinceramente.

DATOS ACADÉMICOS

Siento decirle que no poseo títulos reconocidos por su gente. Año tras año deniegan mi instancia y los impresos acaban en los contenedores municipales junto a las sobras de las comidas o en las papeleras de reciclaje junto a los envoltorios de los regalos. Por eso, en esta ocasión, me gustaría que usted atendiera mi solicitud.

EXPERIENCIA PROFESIONAL

Para demostrar mi valía y contagiarle y enriquecerle con mi espíritu, tan sólo tiene que dejar espacio en su vida, en su agenda y en su corazón al niño Dios que, este año, como tantos otros, se ha “encaprichado” en nacer muy cerca de usted.

IDIOMAS

Hablo a la perfección el lenguaje del amor, ininteligible con el lenguaje del bolsillo o del estómago, tan parloteado durante estos días.

OTROS DATOS DE INTERÉS

Disponibilidad absoluta e inmediata. Tengo todas las citas canceladas, las maletas preparadas, el billete en la mano y el corazón… el corazón ilusionado y esperanzado que este año usted quiera, por fin, pasar una auténtica y feliz, muy feliz Navidad.

José María Escudero

 

Compartir
Artículo anteriorNavidad de la crisis
Artículo siguienteCuento de Navidad