Deberes cristianos para este verano

  •        Para estudiantes que tengan que recuperar alguna materia en septiembre y para aquellos que no tengan que “poner más codos” hasta el próximo curso…
  •       Para niños y jóvenes que se encuentren en edad escolar y para aquellos menos jóvenes que  hace ya tiempo colgaron sus mochilas…
  •        Para veraneantes que, afortunadamente, saquen este año las maletas para irse de vacaciones y para aquellos que lo único que van a sacar, un año más, es el ventilador del interior del armario…
  •        Para todos, también para ti, amigo, este verano al Maestro no se le han olvidado las tareas… No te preocupes, tu expediente no cambiará, lo hagas o lo dejes de hacer… Eso sí, si llevas a cabo los siguientes ejercicios lo que cambiará será tu vida… y a mejor. ¡Haz la prueba!

LENGUA: Deberás practicar los tiempos verbales. Sobre todo, pondrás especial ahínco (harás tantos ejercicios como sean necesarios) en conjugar el verbo veranear en tercera persona. No lo que tú quieras, sino lo que quiera él; no lo que a ti te agrade, sino lo que más le agrade a él; no donde, cuando y como tú quieras, sino cuando, donde y como quiera él.

 MATEMÁTICAS: Este verano tendrás que echar muchas horas en perfeccionar la multiplicación. No, no hace falta cuadernillo de operaciones ni mucho menos calculadora. En el lugar que te encuentres, en el tren o paseando, en el sofá o tomando una copas, viendo un museo o haciendo deporte… multiplicarás tu tiempo, tu sonrisa, tus talentos, tu vida… ¡El resultado te sorprenderá!

IDIOMA EXTRANJERO: Qué pensabas, que te iba a mandar al país nativo para perfeccionar, in situ, tus conocimientos… Pues no, todo lo contrario, allí donde pases el verano te dedicarás a escuchar a tus hermanos, y cuando lo que llegue a tus oídos sea incomprensible o no estés de acuerdo, entonces sí, entonces sacarás a relucir el idioma del amor, del perdón, de la fraternidad, de la tolerancia…

CIENCIAS DE LA NATURALEZA: Cuidarás tu entorno más próximo a través de ejercicios prácticos, tales como limpiar la casa, fregar los platos, hacer la colada o poner la mesa. De la misma forma, pondrás todo tu empeño en no echar “malos humos” a tus hermanos, contaminando el ambiente. Que las personas que se encuentren a tu alrededor puedan respirar a pleno corazón y se contagien de tu alegría, de tu buen humor y de tus ganas de Vivir, en mayúsculas.

EDUCACIÓN FÍSICA: Practicarás gimnasia de mantenimiento para no llegar a septiembre con el corazón entumecido. Un ejercicio especialmente indicado para ti es el salto. De la cama a dar los buenos días a tu gente; del sofá viendo la TV a la lectura de un libro, de la silla frente al ordenador a visitar a un amigo o a dar un paseo…

Tu Maestro

  •        De momento, nada más; si tienes alguna duda y te cuesta llevar a cabo alguna de las actividades, no te preocupes, yo estaré a tu lado; de hecho este verano he cancelado todas mis citas para estar pendiente de ti. ¡No dudes en acudir, te espero! Feliz verano, felices vacaciones.

J. M. de Palazuelo

Compartir
Artículo anterior“Perdidos” (II)
Artículo siguienteContra el analfabetismo moral