DERECHOS Y DEBERES DEL MENOR

“En nombre de la libertad

debe haber una correlación entre derechos y deberes,

por la cual cada persona

está llamada a asumir la responsabilidad de sus opciones,

tomadas al entrar en relación con los otros”.

(Benedicto XVI)

 

Derechos y deberes

Para el encabezamiento de este editorial he elegido unas palabras del Papa Benedicto XVI en la Asamblea General de la ONU, el 18 de abril de 2008. En su discurso, el Santo Padre une estos dos conceptos, derechos y deberes. Los derechos hacen referencia a algo debido a toda persona por el mero hecho de ser. Los deberes se refieren a la relación con los demás, en el ámbito de la libertad y de la responsabilidad.

Asumimos este mismo planteamiento hablando de los menores. También ellos tienen derechos y son responsables de unos deberes. Estos últimos, los deberes, corresponden a su edad y desarrollo personal, a su contexto vital.

Nos acercamos a este tema desde una perspectiva educativa y pastoral, no desde claves jurídicas o políticas.

 

Centralidad del menor

La primera conclusión que sacamos, al partir desde una opción educativa y pastoral, es que el fundamento último de los “derechos y deberes del menor” reside en la dignidad de toda persona. A la base de cualquier planteamiento educativo hay una antropología. La persona humana (el menor) tiene una dignidad propia e inalienable, es criatura creada a imagen de Dios. De ahí la centralidad del niño, adolescente o joven en nuestro tratamiento del tema.

 

La educación: derecho fundamental

Por medio de la educación cada persona puede desarrollarse plenamente como ser humano. Afirmamos que la educación es un derecho fundamental, es la clave estratégica para poder avanzar en el cumplimiento y realización de “los derechos y deberes del menor”.

“Educar no ha sido nunca fácil, y hoy parece convertirse en algo cada vez más difícil. Lo saben bien los padres, los maestros, los sacerdotes y todos aquellos que tienen una responsabilidad educativa directa. Se habla, por tanto, de una gran “urgencia educativa”, confirmada por los fracasos a los cuales, muy a menudo, se enfrentan nuestros esfuerzos por formar personas sólidas, capaces de colaborar con los demás y de dar un sentido a la propia vida” (Benedicto XVI).

 

Protección, seguridad y futuro

Los menores son “exploradores sin fronteras entre oportunidades y riesgos”(Informe Eurispes). La expresión es sugerente. Por una parte es cierto que las nuevas generaciones están abiertas al futuro; pero, por otra parte, hay que afirmar que vivir “sin fronteras” puede suponer desprotección y falta de seguridad. La protección y la seguridad hacen posible el futuro. Tenemos aquí algunas claves para poder trabajar educativamente con menores: futuro (proyecto de vida), protección y seguridad.

 

Educación y evangelización: binomio en relación

Nuestra propuesta tiene una clara intención pastoral. Es por eso que educamos en la apertura al horizonte religioso. Nosotros vemos la educación en relación con la evangelización. Así  podemos anunciar a Dios como misericordia y salvación, como lo revela Jesús el Cristo,  y guiar a los jóvenes a una vida cristiana coherente a través de un camino de desarrollo humano integral que parte de su situación, se apoya en sus recursos interiores y les asegura un acompañamiento en su crecimiento humano y cristiano.

 

Actualización del Sistema Preventivo

Dos de los artículos de este número de Misión Joven hablan del Sistema Preventivo. La Iglesia reconoce en Don Bosco un carisma pedagógico que sigue teniendo actualidad, el Sistema Preventivo de Don Bosco. Esta es la aportación que los hijos de Don Bosco están llamados a ofrecer a los jóvenes y a la sociedad actual.

 

Sobre los artículos

El primer artículo lo firma Juanjo Husillos quien ofrece unos apuntes para la educación de los derechos humanos. La educación es el motor de los derechos humanos. Esta es la propuesta estratégica que presenta el autor.

Marta Simón, releyendo su propia vida, presenta unas reflexiones sobre los derechos y deberes del menor.

Los dos últimos artículos (José Luis Guzón y Carlo Nanni) presentan interesantes reflexiones sobre el Sistema Preventivo aplicado a los “derechos y deberes del menor”.

 

KOLDO GUTIÉRREZ