Discreción, ¿qué es eso?

Discreción es una palabra en desuso. La discreción es un modo de ser que parece pertenecer a otra época. ¿Es importante para ti la discreción? En un tiempo en el que todo se echa en cara, sin demasiados cumplimientos, y en el que todo se dice y se hace sin tener en cuenta la sensibilidad de los pequeños y de los débiles, ¿consideras que la discreción es un valor que hay que promover o prefieres que desaparezca, porque es un concepto inadecuado para estos tiempos?

 

1     Te presentan a una persona:      

B     Le haces alguna pregunta personal, pero sin profundizar mucho.

A       Inmediatamente haces preguntas personales para conocerla mejor.

C       Hablas de diversos temas para ganar su confianza.

 

2     El color de tus vestidos es casi siempre:

C     El azul, pero no descartas los colores claros.

A.    El rojo u otros colores chillones.

B       Depende del momento y del humor que tenga.

 

3       Sueles hablar en voz baja:

A       Cuando te confiesas.

C       Siempre, no tiene que enterarse todo el mundo de lo que digo.

B       Cuando estás tratando cosas delicadas.

 

4     Ves que un amigo/a está profundamente triste:

B       Preguntas si desea hablarte de sus problemas.

A       Intentas conocer el motivo de su estado de ánimo.

C     Lo animas, pero esperas a que sea él quien te cuente qué le pasa.

 

5       Cuando hablas sueles acompañar tus palabras con gestos:

C     No, más bien las manos están prácticamente quietas.

A     Sí, con frecuencia, para explicar mejor lo que digo.

B     A veces, en las conversaciones más apasionadas.

 

6       ¿Cuántos hijos tiene Carolina de Mónaco?

A     4.

B     3.

C     5.

 

7       Admiras especialmente:

B     A los políticos, porque se dedican al gobierno y al poder.

A     A la jet, porque son extrovertidos, extravagantes y famosos.

C     A los científicos, porque mejoran la vida de los demás.

 

8     La piedra preciosa que más te atrae:

A     El diamante, vistoso y caro.

B     La esmeralda, verde y brillante.

C     El aguamarina, azul y transparente.

 

9     El chismorreo, ¿puede ser útil?:

B     Te parece que no es útil, pero puede ser interesante.

A     Es útil para saber cómo las personas afrontan la vida.

C     No, de ninguna manera. Supone violar la vida privada.

 

10. Las leyes que protegen la vida privada:

C     Son necesarias, porque los españoles somos un poco entrometidos.

A  No sirven para casi nada.

B     Es útil para salvaguardar a los trabajadores y a las personas privadas.

 

 

 CORRECCIÓN E INTERPRETACIÓN

 

 MAYORÍA DE A: El «correveidile del barrio»

            Para ti es una fortuna que la discreción no esté de moda. ¡Moriríais de aburrimiento! Conoces todo de todos y usas todas las artimañas para meter la nariz en la vida de los demás. En la práctica, eres un «correveidile» permanentemente actualizado. Además, cuanto sabes lo pones en circulación, sin reflexionar demasiado sobre las consecuencias que eso pueda arrastrar y no teniendo en cuenta la sensibilidad de los que te consideran un amigo/a.

 

 MAYORÍA DE B: Discreto…, pero ¡sin exagerar!

            No siempre eres indiscreto, pero a veces no resistes y tratas de saber qué les pasa a las personas a las que conoces. A veces, te das cuenta de que te has entrometido demasiado en la vida privada de los otros y, en ese caso, das marcha atrás, porque en realidad no deseas herir a las personas, sino solo satisfacer tu curiosidad. Cuando la curiosidad te venza y tú no consigas resistir, piensa en tus propios sentimientos: si alguna situación tuya personal llegase a ser de dominio público por causa de un confidente tuyo, ¿te quedarías tan contento?

 

 MAYORÍA DE C: Ciertamente, ¡eres discreto!

            No te explicas qué gusto haya en chismorrear sobre los problemas, las situaciones y la vida de la gente. De hecho, consideras que es necesario respetar totalmente a los otros, también porque tú eres el primero que no desea que los demás conozcan tus cosas ni que hablen de ellas. Por el contrario, observas que el chismorreo está de moda. Sin embargo, reflexiona: la discreción no debe ser una excusa para enmascarar la indiferencia respecto a los demás.

 

M.T. BROT, Dimensioni Nuove, 1(2000), 51