¿Dónde está …. ?

El mes de enero para los centros educativos salesianos es el mes de Juan Bosco. Propone­mos una actividad sencilla para motivar estas fechas y acercar su figura a los más peque­ños del centro. Lo mismo puede aplicarse en otras circunstancias y a otros personjes: pre­sentación de los respectivos patronos o patronas en la fecha más idónea, o también para utilizar con algún personaje que nos interese potenciar en cualquier tipo de perspectiva educativa.

Nos basamos en los libros de Wally, muy populares y conocidos por los más «peques» de nuestras obras educativas.

Los materiales que se necesitan son simplemente unas fotocopias de fotografías o dibujos del personaje que queremos dar a conocer. Se pueden hacer simplemente de la cara y a un mismo tamaño o dar más variedad: de cuerpo entero, realizando diversas acciones; fotocopia en color o en blanco y negro; tamaño Din A-3 o Din A-4; etc. También se necesita celo o fis­tock para pegar la fotocopia en las paredes del centro.

Se colocan estas fotocopias en los lugares que, posteriormente, se indicarán a los niños y niñas para que las busquen allí. Serán zonas en que se pueda correr sin peligro y sin moles­tar: patios, campos deportivos, gimnasio, fachada del centro educativo, jardines, pasillos amplios de la etapa que va a participar (si es un colegio) o distintas salas (que estarán li­bres para poder entrar y salir sin riesgos o molestias para otros grupos). Se dejará claro un lugar que será «el control» y de donde partirán todos los grupos, así como a dónde deben dirigirse en caso de dudas, problemas o para entregar las soluciones. Lógicamente será un lugar espacioso, conocido por todos y de fácil acceso.

La búsqueda se puede organizar individualmente, en parejas o en pequeños grupos. No­sotros optamos siempre que sea posible por la última opción: un grupo no muy numeroso de 5 ó 6 busca afanosamente a su personaje por todas las instalaciones del centro. La op­ción dependerá lógicamente del número de participantes.

Inicialmente, se puede pedir, si es la primera vez que lo realizan y si son de corta edad, buscar «diez juanes boscos» por todo el centro. Deben anotar dónde los encontraron. Si son un poco mayores se les puede pedir que memoricen los lugares hasta llegar al control. Siempre se les indicará que no pueden arrancar ni tocar las fotocopias, solamente localizar­las lo más rápido posible.

A los más veteranos, o también como segunda parte del juego, se les propone buscar al­gún «Juan Bosco especial»: una imagen en la que aparece rodeado de chicos o aquella en que aparece confesando; Don Bosco con un bonete o rodeado de misioneros; el collage que presenta al santo a través de las caras de muchos chicos y chicas; etc. Cualquiera de las op­ciones habría de entregarse en un folio, indicando las características peculiares que nos in­teresan de cada foto o dibujo; ellos y ellas sólo tendrían que anotar en qué lugar del centro educativo lo encontraron (o si se ha averiguado la clave, como por ejemplo un número).

XULIO C. IGLESIAS

Compartir
Artículo anteriorJuego para la paz
Artículo siguienteLa Condición humana