«Echemos a andar sin cargas». ¿Es posible otra Pastoral Juvenil?