EL HERMANAMIENTO EN LAS CELEBRACIONES ESCOLARES

 

¿Quién no ha buscado, utilizado o descargado una App? Las Apps son las aplicaciones para nuestros móviles o tabletas, que se caracterizan porque se integran en el aparato, pueden ser periódicamente actualizadas, y su éxito depende del número de descargas que tengan. Con esta sección de “Aplicaciones” creamos un espacio donde compartir algunas  “buenas prácticas” que se realizan en la pastoral escolar. Ojalá estas aplicaciones pastorales, como si fueran las apps informáticas, sirvan para integrar el mensaje de Jesús en el corazón de nuestros niños y jóvenes, las podamos actualizar en nuestras circunstancias pastorales y tengan el mayor número de descargas posibles.

 

“JUNTOS COMO HERMANOS…”

«¡Qué agradable y delicioso que estén unidos los hermanos!» (Sal. 133,1)

Una maravillosa experiencia en la pastoral escolar es el hermanamiento entre los alumnos. El fundamento de esta propuesta se basa en tocar su corazón, despertando la sensibilidad, la responsabilidad y el deseo de protección que todos tenemos. Consiste en que los alumnos de los cursos superiores se conviertan en “hermanos colegiales” de los de cursos inferiores. ¡Qué sorprendente es ver cómo cambian los adolescentes al verse responsables de los pequeños, y qué maravilloso ver las caras de los pequeños acompañados por su “hermano mayor”!

Principios pedagógico-pastorales

–          Fomentar la responsabilidad de los mayores que se convierten en ejemplo para los pequeños.

–         Crear un clima de colaboración y ayuda.

–         Fomentar la vivencia de la comunidad cristiana en el colegio.

–         Favorecer actitudes y sentimientos que en la adolescencia están “adormilados”.

¿Cómo realizarlo?

» Motivación inicial sobre el hermanamiento. Explicarles en qué consiste y por qué se hace. A los alumnos pequeños es importante transmitirles confianza para que no sientan miedo o vergüenza con los mayores. Les contaremos que van a tener un “hermano colegial” que les va acompañar, cuidar y proteger como hacen los hermanos mayores. A éstos, les hablaremos de la importancia de su tarea y de las actitudes que deben tener con sus hermanos pequeños, como el respeto, la acogida, la protección, el cuidado y el cariño. De esta manera despertaremos en ellos sentimientos que llevan dentro. Es bonito ver cómo la mayor parte de los alumnos sacan lo mejor de sí mismos y se les cambia la mirada al llevar de la mano a su “hermano”.

» Organizar el hermanamiento. A cada clase de pequeños le corresponderá otra clase de mayores. Se tendrá en cuenta el número de clases que hay en el colegio para hermanarlas. Hay algunos aspectos que facilitan el buen funcionamiento del hermanamiento. Por un lado, se intentará que los cursos superiores se hermanen con los inferiores (si hubiera, con infantil o el primer ciclo de primaria). Por otro lado, al unir los cursos extremos, hay que evitar que nos queden juntos los cursos intermedios (a veces, ocurre con 5º y 6º de primaria). Una vez que tenemos las clases hermanadas, cada alumno será “hermano colegial” de otro alumno. Si se realizan varios gestos hermanados a lo largo del curso, se mantendrá siempre el mismo hermanamiento.

» El primer encuentro. Un buen comienzo es, a principios de curso, realizar un pequeño encuentro para que se conozcan las clases hermanas. Se entregarán, respectivamente, una orla con las fotos de todos y sus nombres, poniendo al lado, el nombre del “hermano colegial”. Así, como en casa, podemos ver siempre la foto de “nuestro hermano” y, si nos encontramos por el colegio, saludarle y hablar con él.

¿Cuándo aplicarlo?

La experiencia de hermanamiento es muy positiva en celebraciones de carácter colegial. He aquí algunos ejemplos:

» “Operación kilo-litro”. Con el hermanamiento, esta celebración tiene un carácter especial. El mayor acompaña al pequeño, y juntos, ayudamos a los necesitados. Intentamos hacer realidad eso de “cuando lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,40). Se realizará en algún espacio amplio y decorado para la ocasión. Los mayores se encontrarán con los pequeños en sus clases. Acudirán, cogidos de la mano, al lugar donde sea la celebración. Se realizará alguna lectura, algún canto y una oración. Al final entregarán juntos el kilo. Los mayores acompañarán a los pequeños a clase.

» Felicitación de Navidad. Cada alumno realizará una felicitación de Navidad para su hermano. Habrá un encuentro festivo en el que se entregarán la felicitación. En este encuentro se pueden cantar villancicos juntos, visitar el Belén del colegio, llevar productos navideños y compartirlos, hacer una oración juntos…

»Celebración del Día Escolar de la No-Violencia y la Paz (30 de enero). Se preparará un gesto colegial con los alumnos hermanados por cursos. El trabajo previo consistirá en juntar las clases y que el mayor junto con el pequeño prepararán algo para dicho gesto. El día de la celebración participarán juntos de la misma.

» Ofrenda mariana en el mes de Mayo. Se preparará una ofrenda a la Virgen con los alumnos hermanados. Previamente prepararán juntos la ofrenda, que puede ser unas flores de papel con un mensaje a María y una oración. El día de la celebración, bajo el lema “María, guardaba todos estos recuerdos en su corazón” (Lc 2,51), los “hermanos colegiales” depositarán la ofrenda al pie de la Virgen. Esta celebración se completará con un texto, una oración a María, un canto…

En el hermanamiento participan también tutores, profesores y toda la comunidad colegial viviendo una bonita experiencia de fraternidad.

Belén Blanco

 

 

Compartir
Artículo anteriorCanción
Artículo siguienteLa Iglesia y los jóvenes