El rumbo de la vida

Esta imagen de Victoria Martos ilustraba en el suplemento Salud de El Mundo (25.06.05) un reportaje sobre la idoneidad de los campamentos de verano para los hijos. Lógicamente nosotros podemos prescindir de ese origen (es mejor no aludir a él) porque la imagen se puede aplicar a otras realidades.

Podemos centrarnos, por ejemplo, en los peligros que nos acechan, nuestra actitud ante las dificultades, nuestros miedos, el rumbo que queremos dar a la vida… para llegar a descubrir lo que vivimos, lo que tememos, lo que soñamos, lo que esperamos… y actuar en consecuencia

 

La imagen

  • Dar la imagen y centrarse en ella. ¿Qué nos dice? ¿Qué nos recuerda?
  • Hay muchos elementos distintos. ¿Qué pasa ahí?
  • Hay muchos elementos simbólicos. ¿Qué sentimientos nos produce?
  • Comentar y profundizar a partir de todo lo que vaya saliendo.

 

La situación

  • Nos centramos en lo que sucede. Los elementos de análisis son muchos y las interpretaciones pueden ser múltiples.
  • ¿A qué comparo esa situación? Centrarse en lo que vaya saliendo.

 

Los elementos

  • Para entender lo que sucede, nos centramos en el entorno.
  • Analizar después cada uno de los elementos que aparecen: barca, playa, mar, sol, mano en el mar, animales de todo tipo, hoja…
    • La barca es el elemento central.
      • ¿Qué puede simbolizar?
      • ¿Es un elemento de placer (diversión, relax…) o es un elemento de salvación
    • Las personas que van en ella.
      • ¿Qué les pasa? ¿En qué situación se encuentran?
      • ¿Cómo se relacionan entre ellos?
      • ¿Qué están pensando? ¿Qué les gustaría decir?
      • Todos llevan gorra o visera, y dos, mochila… ¿Qué expresa su rostro?
      • ¿Qué actitudes tienen? ¿Por qué? Sólo una maneja los remos…
      • ¿Con quién se identifica cada uno de nosotros?
    • Una mano sale del agua
      • ¿Qué puede simbolizar en ese conjunto?
      • Parece que todos miran para otra parte. ¿Qué realidad actual podemos comparar con esa situación? ¿Qué o quién está pidiendo nuestra ayuda y no acudimos?
    • Los animales
      • Hay animales de todo tipo. Y todos parecen amenazantes… ¿O no?
      • ¿Cuáles son los peligros que ahora nos acechan en los diversos ámbitos de nuestra vida? Comparar a cada animal con uno de esos peligros: dar nombres concretos.
    • Una hoja
      • Es una sola. ¿Qué representa ahí?
      • Pensar: ¿Qué relación tenemos con la vegetación?
      • ¿Qué es lo que no se ve en nuestras ida pero también supone una amenaza?
    • El sol
      • El sol está ahí, antropoformizado, testigo mudo… ¿Qué puede simbolizar?
      • ¿Y si representase a Dios? ¿Cómo es nuestra relación con lo religioso?
      • ¿Y cómo es nuestra oración?

 El conjunto

  • Al final, recordamos lo que ha salido, vemos el conjunto y lo aplicamos a una situación concreta: el curso que comienza, la vida que llevamos, una etapa de la vida, la relación con los amigos, los estudios, la religión, la diversión…
  • ¿Qué es lo a nosotros nos salva en cada una de esas situaciones?
  • Resumimos todo lo que ha salido en un poema/oración: un salmo que exprese lo que vivimos, lo que tememos, lo que soñamos, lo que esperamos…

Herminio Otero

Compartir
Artículo anteriorENSÉÑANOS A ORAR
Artículo siguienteBANCO DE IDEAS