Encerrados

  1. El origen

 

Este dibujo de Ajubel ilustraba en la Esfera de El Mundo (13.3.99) la reseña de la obra de J. Torbado y M. Leguineche titulada Los topos, publicada en 1977 y reeditada en 1999. En la obra se da cuenta de la aventura de 18 personas que tuvieron que permanecer ocultas durante décadas después de la Guerra Civil hasta final de los años sesenta o principios de los setenta. El libro resulta estremecedor y, trascendiendo la época tratada, nos habla de lo que es capaz un ser humano para conservar la vida incluso optando por vivir en condiciones  en las que casi es indigno considerar como vida lo que nos es más que supervivencia.

No es necesario partir de este origen. Sólo al final se podrá aludir a él. La imagen servirá para ver en qué madrigueras nos encerramos nosotros, nos encierran otros o encerramos nosotros a los demás. O en a qué refugios deberíamos acudir para liberarnos de la ruidosa madriguera universal.

 

  1. La imagen

 

¡ Centrarse en la imagen. ¿Qué pasa ahí?

¡ Las lecturas son múltiples. Centrase en lo que vaya saliendo.

¡ Aquí, con todo, sugerimos algunas líneas de interpretación a partir de los elementos que aparecen en la imagen:

– La situación: lectura global de la imagen a partir de los elementos  que después se analizan (paloma, casa, señor, televisión…).

– La casa: pequeña y enterrada, oscura, con luz al fondo… (¿Cómo cuáles?).

– El señor: encogido y doblado, con gorra, con manos sobre las rodillas (¿Sometido?, ¿A quién o a qué?).

– La televisión: omnipresente, encendida…

– La paloma: volando a ras de tierra, ¿aterrizada?, aligerada de matices en la imagen reproducida… (¿Como qué?).

– El conjunto: lectura global con todos los elementos antes indicados. Y también: flores, piedras…

 

  1. La realidad

 

¡ ¿Se parece en algo nuestra casa a la casa aquí dibujada? ¿Y nuestro grupo?

¿Quién o qué nos encierra o nos entierra a nosotros?

¡ ¿Qué nos recuerda ese personaje? ¿En qué se parece a nosotros­? ¿Cuándo actuamos como él? ¿Qué nos hace actuar así en cada caso?

¡ ¿Cuáles son nuestros refugios? ¿De qué nos refugiamos? ¿En dónde buscamos refugio? ¿Nos lo da realmente?

¡ ¿Cuál es nuestra actitud ante la televisión? ¿Cuántas horas vemos a la semana? ¿Cuáles son nuestros programas favoritos?

¡ ¿Cómo nos atrapa la televisión? ¿Qué podríamos hacer si no estuviéramos encerrados con ella?

¡ Los espacios reducidos crean agresividad. ¿Cuál es la causa de nuestras agresividades? ¿Cómo las podríamos superar?

¡ ¿Cómo nos llevamos nosotros ante el silencio? ¿Lo tenemos miedo? ¿Necesitamos estar siempre acompañados de ruidos, músicas…? ¿Cómo liberarnos de ambientes sonoros contaminados?

 

  1. La actualidad

 

¡ Aplicar la imagen a la actualidad. ¿Cuáles son las catacumbas actuales?

¡ Recuérdense los refugios en la guerra de Yugoslavia ante los bonmbardeos. O los campos de refugiados en África o Macedonia y Kosovo…

¡ ¿Cuáles son los huidas colectivas actuales? ¿Por qué tienen lugar?

¡ ¿A quiénes entierra y encierra la sociedad ahora? Imaginar que ese personaje es, por ejemplo, un parado: escribir el diario (fragmentos breves) de una semana.

¡ ¿En qué sentido podría ser esa la foto de los jóvenes? ¿Que hacer para que no fuera así?

¡ ¿De qué tendríamos que refugiarnos cada uno de nosotros? Repasar y descubrir fuerzas sociales, movimientos grupales, personas concretas, situaciones ambientales… ¿Cómo hacerlo?

 

  1. La acción

 

¡ ¿Qué tendríamos que hacer y cómo actuar para que esa situación no siguiera así? Repasar las líneas de intervención que se han concretado a partir de las propuestas anteriores.

¡ Concretar: esa paloma trae un mensaje de paz para… Escribirlo.

¡ Imaginar que tenemos que vivir ocultos durante un año tan solo. Escribir un diario imaginando los sentimientos.

¡ A partir del diario anterior, elaborar alguna oración. Huir de las peticiones y centrarse en la profundidad.

                                   HERMINIO OTERO

 

 

Compartir
Artículo anteriorAlgo personal
Artículo siguienteEl regalo de boda