Encuentro animadores zona Valencia Inspectoría FMA.

El pasado 29 y 30 de Septiembre tuvo lugar la formación de monitores en el colegio María Auxiliadora de Valencia.

Llevaba todo el verano esperando que llegase ese día, el día que daría comienzo el año de centro juvenil. Entramos al colegio por la mañana, esperando con ansia reencontrarnos con amigos que hacía tiempo que no veíamos. Después de los abrazos, las risas y los momentos de recordar anécdotas divertidas, empezamos la formación.

En primer lugar, nos hablaron sobre el modelo de vida salesiano, recordando la historia de Don Bosco y de Maín, volviendo al inicio de todo. En mi opinión es bonito recordar sus vidas, como lograron lo que soñaban sin importar los obstáculos que se les presentaban.

Más tarde pasaron a hablar sobre las redes sociales, aconsejándonos y mostrando

situaciones que podían llegar a pasar. Creo que es algo muy importante, puesto que no nos damos cuenta de lo que puede repercutir una imagen o un comentario.

Bajamos a la sala de audiovisuales, en la cual nos esperaban en la pantalla los centros de Madrid, Barcelona y Sevilla. Fue increíble poder compartir ese momento con los monitores que conocíen el CampoBosco y que ahora forman parte de mi vida.

Tras hacer Skype con ellos, nos fuimos a comer. En la comida, nos juntamos todos,

jugábamos a las cartas, cantábamos canciones, hablábamos sobre cómo nos había ido el verano, la verdad es que tenía muchas ganas de ver a mis amigos de Alicante y de Sueca.

Cuando terminamos de comer vino Pablo Planells de Torrente y nos explicósobre pastoral, como funcionaba todo. Hicimos una dinámica de juego que nos ayudóa ver cómo se podría plantear para los niños, para que fuese más divertida para ellos y cómoda para nosotros. Tras compartir nuestros puntos de vista y nuestras opiniones, nos fuimos a cenar. La cena fue muy divertida, todos nos reíamos, seguíamos hablando sobre nuestras vidas, compartimos opiniones y comíamos pizza.

Al terminar, llegóel momento más esperado por todos los monitores, la velada. La noche prometía, hicimos muchos juegos, cada uno más divertido que el anterior. Pasaron las horas muy rápido, tan rápido que no nos dimos ni cuenta de que se había hecho tarde. Cuando terminamos los juegos, entramos en un emotivo momento de interiorización. Nos hizo pensar y nos llevóa momentos pasados de nuestra vida, momentos tanto tristes como felices. Tras unas oraciones nos fuimos a dormir.

A la mañana siguiente desayunamos todos juntos de nuevo, más tarde bajamos a la sala de audiovisuales para ver en una presentación todas las actividades que se habían realizado en el verano. Las personas que participaron en ellas nos hablaron sobre su experiencia, cómo se habían sentido y lo mucho que habían disfrutado. Fue bonito poder explicarle a los demás lo increíble que fue el CampoBosco. Después de esto salimos al patio a jugar y a bailar por equipos.

Este fin de semana nos ayudó a coger fuerza y energía para empezar el año con todos nuestros niños.

Laura Pérez (Valencia)