EXCLUSIVA NAVIDEÑA

Querido Jesús

Espero que esta carta te llegue antes de que tu madre María rompa aguas. En estas Navidades me gustaría ayudarte a que la noticia de tu nacimiento no pasara desapercibida. Para lograr tal objetivo te pido que prestes mucha atención a lo siguiente:

Eso de nacer pobre, ya no vende, a la gente ya no le interesa, y eso de nacer en un pesebre…, ¡pero cómo se te ocurre eso! Lo más que puede es escandalizar a unos cuantos…

¿Sabes Jesús? Si quieres que la gente, que tus hijos, te presten atención y tengan sobrado conocimiento de tu nacimiento, debes cambiar de estrategia…

Te cuento. Mira, yo te aconsejo que nada más que tu madre salga de cuentas acuda inmediatamente a comunicarlo, pero no a unos pobres pastores, ¡hombre! No, no, que vaya directamente a la televisión. Hay muchos programas televisivos que se encargan de todo eso (que no se preocupe a cuál debe ir, pues en todos ellos la audiencia es máxima). Allí le dices que cuente su vida. Con toda seguridad le van a salir relaciones extramatrimoniales por toda Galilea y media Judea. Pero que no se preocupe, eso es lo que a medio mundo engancha y lo que al otro medio lo tienen acostumbrado. También José puede ir. Allí ya se encargarán de “encontrarle” terrenos no declarados. Que no se angustie. Ah, y que no lo desmienta al instante: la gente quiere continuidad.

Y cuando tú nazcas, no te preocupes de las fotos, que te hagan todas cuantas quieran. Tu rostro saldrá “codificado”. Todavía eres un niño y la ley te protege. En lo que debes andar con cien ojos es en firmar una buena exclusiva. Hay decenas de cadenas televisivas y centenares de revistas. Tú ya sabes, la que pague mejor. “No seas ingenuo, sacarás de un gran apuro a tus padres.” A José no le volverán a salir callos con la madera y María no tendrá que estar remendando cada dos por tres la dichosa túnica.

Bueno Jesús, después no digas que no te he avisado, te deseo un feliz y “rentable” nacimiento.

José María Escudero

P.D. Jesús, a pesar de todo estoy seguro que todavía hay pobres de espíritu y limpios de corazón que entenderán y vivirán tu nacimiento comprendiendo su auténtico significado sin tener que pasar por todo lo que te he contado. No me preguntes cuántos… Ojalá que en estás Navidades seamos muchos los que transformemos la Noticia que nos vienes a traer (¡¡¡Dios se hace uno de nosotros!!!) en la mejor exclusiva de nuestras vidas.

 

Para hacer

  1. ¿A qué alude esta carta? ¿Cómo se funciona en la televisiones actuales?
  2. La exclusiva del nacimiento de Jesús, de hecho se ha dado, pero es un poco al revés: sólo se enteran los que quieren enterarse…
  3. Si María acudiera hoy a una televisión, ¿qué diría? Imaginarlo y representarlo.
Compartir
Artículo anteriorAmigos, es Navidad
Artículo siguienteLAS DIEZ PELÍCULAS DEL AÑO