Frases de cine

Las máximas, las frases lapidarias o agudísimas, los diálogos brillantes son, para los cinéfilos, un motivo más de goce ante la pantalla. Muchas veces en esas palabras inolvidables se sintetiza una riquísima visión del mundo o, al menos, una buena lección de literatura. Hace un par de años Jesús Palacios recogió en su amenísimo ensayo Alégrame el día, editado por Espasa, buena parte de ese acervo cultural. Allá va una selección de frases de cine inmortales extraídas de ese libro, del Diccionario de films míticos de Javier Coma y del número de la revista Nickelodeon dedicado al cine negro:

 

Diez y una sobre el amor y sus accidentes

¡ «¡Si pudieras marcharte ahora y volver hace diez años!» (Marlene Dietrich).

¡ «Te quiero. Te quise desde el primer momento en que te vi. Te quise incluso antes de verte por primera vez» (Un lugar en el sol, 1951).

¡ «Tú no sabes lo que significa el amor: para ti es sólo una palabra de cuatro letras» (La gata sobre el tejado de cinz,1958).

¡ «—¿Has estado enamorado alguna vez? —No, he sido cantinero toda mi vida (The Ox-Bow incident, 1943).

¡ «Le quiero porque es esa clase de tipo que se emborracha con un vaso de leche» (Bola de fuego, 1941).

¡ «Completamente repleta de amor; al igual que una abeja está repleta de miel cuando vuelve a la colmena al atardecer» (Three comrades, 1938).

¡ «—¿Cómo es tu hombre ideal? —Un hombre bajito con montones de dinero. —¿Por qué bajito? —¿Qué más da si es rico?» (Las tres noches de Eva, 1941).

¡ «Seguiremos juntos, Laurie. No sé por qué. Quizás seamos como un arma y su munición, siempre unidos» (El demonio de las armas, 1949).

¡ «—Cuando uno es genial y lo sabe, como es mi caso, no hay que andarse con rodeos, nena. ¿A que estás loca por mí? —Siempre he dicho que amarse a sí mismo es el comienzo de un amor que dura toda la vida. Estoy segura de que serás muy feliz contigo mismo» (El profesor chiflado, 1963).

¡ «—Te olvidas de algo. —¿De qué? —De mí. —¿Qué problema tienes? —Ninguno que tú no puedas solucionar»(El sueño eterno, 1946).

¡ «—¡Oh, Su Excelencia! —Tú tampoco estás mal» (Sopa de ganso, 1933).

 

Algunas sobre la vida, por ejemplo

¡ «—Esto pesa mucho, ¿de qué está hecho? —De la misma materia de la que están hechos los sueños» (El halcón maltés, 1941).

¡ «Recuerda lo que dijo no sé quién. En Italia, en 30 años de dominio de los Borgia, no hubo más que terror, guerra, matanzas, pero surgieron Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci y el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron 500 años de amor, democracia y paz, y cuál fue el resultado… el reloj de cuco» (El tercer hombre,1949).

¡ «Cuando envejeces, te das cuenta de que las únicas cosas de las que te arrepientes son las cosas que no hiciste»(Alma en suplicio, 1945).

¡ «¿Mi religión? Querida, soy millonario: esa es mi religión» (Mayor Bárbara, 1941).

¡ «Los hombres no se vuelven más listos cuando envejecen. Simplemente pierden el pelo» (Un marido rico, 1942).

¡ «Amar es sufrir. No amar es sufrir. Sufrir es sufrir» (La última noche de Boris Grushenko).

¡ «La vida, entonces y ahora, se comporta como si hubiera visto demasiadas películas malas» (La condesa descalza,1954).

¡ «Las finanzas son como una pistola. La política aparece cuando aprietas el gatillo» (El padrino II, 1974).

 

 Jesús Villegas

Compartir
Artículo anteriorCacho a cacho
Artículo siguienteSiempre el amor