Frutos de la Jornada Mundial de la Juventud (Sydney 2008)

El cardenal australiano George Pell intervino en el encuentro de líderes de la Jornada Mundial de la Juventud en Roma (3 al 5 de abril de 2009), en el que se reunieron150 líderes de diferentes diócesis, conferencias episcopales y movimientos eclesiales del mundo para evaluar la Jornada Mundial de Sydney y para preparar la que se realizará en Madrid en el año 2011.

Frutos fuera de la Iglesia

“Para un país secularizado como Australia, la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney, realizada en julio de 2008, sigue dando sus frutos tanto dentro como fuera de la Iglesia.”

“Después de este evento, en un país con sólo un 27,8 por ciento de católicos, muchos vieron la Iglesia católica en Sydney con una mirada diferente. Un gran número de australianos, antes de esta jornada veían a la Iglesia sólo como tradicional, conservadora, cerrada en sí misma e incluso autoritaria, , pero luego vieron a una Iglesia que cobró vida nueva, se convirtió en una Iglesia internacional viva, participativa, llena de juventud en las calles”.

En algunos momentos importantes de estas jornadas, como el Vía Crucis, muchos australianos “estaban gratamente sorprendidos de encontrar miles de jóvenes tan felices, que entregaban la vida, creyentes, viviendo en amistad y oración. Esto hizo que muchos vieran a Cristo bajo una nueva luz”.

Los oficiales de la policía estaban sorprendidos del buen comportamiento de los jóvenes en las calles de Sydney durante estos días.

Frutos dentro de la Iglesia

Antes de la Jornada Mundial de la Juventud eran muy escasos los grupos juveniles dentro de las parroquias de Sydney. Durante los años previos a este evento, la arquidiócesis formó a 600 líderes universitarios que trabajaron con los peregrinos en 51 centros alrededor de Sydney y ahora siguen trabajando en las actividades posteriores a este evento.

“Muchos grupos étnicos de las parroquias han comenzado a recaudar fondos para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid en el año 2011”.

“La relación entre los jóvenes y sus sacerdotes se ha estrechado más”.

Muchos adultos han fortalecido su fe gracias al testimonio de los jóvenes. Lo mismo ocurrió con decenas de familias que recibieron a los peregrinos en su casa: “Los acogieron y muchos de ellos decidieron convertirse al catolicismo”.

Durante estas jornadas “en los colegios católicos los maestros han manifestado un mayor interés por los retiros escolares”.

Tras de la Jornada Mundial de la Juventud, la arquidiócesis abrió una red social por Internet (http://www.xt3.com) a la que pertenecen 48.000 miembros y en la que comparten sus experiencias vividas a partir de ese evento.

Como fruto de esta jornada, la arquidiócesis de Sydney inauguró el centro de retiros Benedicto XVI, con el objetivo de congregar nuevos líderes en la fe, tanto jóvenes como adultos.

Para hacer

  1. ¿Qué nos llama la atención de estos datos y experiencias?
  2. La primera Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en España fue en 1989. Allí también se dieron algunos de los signos que aquí se narran. Buscamos a alguien que haya estado allí (o en otra Jornada Mundial) y le pedimos que nos cuente su experiencia.
  3. Pero 20 años más tarde, la realidad (religiosa, social…) de los jóvenes ha cambiado mucho. ¿Cómo podemos preparar la próxima Jornada?