FUERTES EN LA FE, DÍA A DÍA, MES A MES

 “También nosotros vivimos por la fe: para el reconocimiento vivo del Señor Jesús, presente en nuestras vidas y en la historia” (Porta Fidei 13).

 JUNIO: “¡FEsteja la vida!”/ “Celebrate life”

Llega el final de curso y es motivo de alegría y celebración. Cuanto más hemos sembrado, más habremos recogido y, por tanto, más motivos de festejar tendremos. La vida siempre es motivo de alegría y celebración, y el final de curso es un buen momento para dar gracias a Dios por todo lo que durante este curso hemos vivido. La fe también nos aporta razones para la celebración, pues el que descubre la fe, descubre que la vida siempre tiene motivos de alegría, porque se sabe acompañado por Jesús resucitado, símbolo de vida eterna. Vivir la fe en Jesús es reconocer que Él nos da “vida, y vida en abundancia” (Jn 10,10). El que descubre la fe en Jesús se convierte en “sal y luz para el mundo” (Mt 5, 13). Ofrecemos una propuesta para celebrar el final del curso y evaluar nuestro trabajo a la luz del Año de la Fe.

Objetivos pedagógicos

  • Analizar y valorar todo lo que a lo largo del curso hemos aprendido y vivido.
  • Reconocer y evaluar lo que hemos sembrado y recogido.

Objetivos pastorales

  • Celebrar el final de curso dando gracias a Dios por todo lo vivido.
  • Descubrir a Jesús como aquel que está presente en mi vida y me acompaña en mi camino.

APLICACIONES

Aplicaciones para la tutoría

“Quien siembra y recoge celebra la fiesta de la vida”. El objetivo es hacer un ejercicio de análisis y evaluación personal sobre el curso.

  • Se entrega a cada uno las piezas de un tangram (como el modelo). Cada pieza se corresponde con un aspecto concreto de nuestra vida. Por ejemplo:

Color azul [Az]: los amigos.

Color rojo [Rj]: la fe en Jesús.

Color amarillo [Am]: los estudios.

Color naranja [Na]: mi forma de ser.

Color verde [Ve]: mis ilusiones.

Color negro [Ne]: las cosas peores que me han pasado.

Color rosa [Rs]: la familia.

  • Detrás de cada pieza tienen que escribir, relacionado con ese tema, las expectativas (¿Qué esperabas a principio de curso?) y los logros (¿Qué has conseguido?).
  • Una vez que han respondido, tienen que construir el tangram… y sacar conclusiones… Lo que más nos cuesta es siempre lo mejor. ¿Ha sido así a lo largo del curso?

Aplicaciones para pastoral

Para terminar el curso siguiendo los pasos del Año de la Fe, podemos hacer una pequeña celebración, titulada “La vida es una FiEsta, vívela”, cuyo objetivo es celebrar la presencia de Jesús en nuestra vida.

  • Ambientamos la capilla con un gran cartel que diga “La vida es una FiEsta, vívela”.
  • Presentamos tres peticiones de perdón relacionadas con lo que nos aleja de nosotros mismos, de los demás y de Jesús. Cantamos “En mi debilidad” (Brotes de Olivo).
  • Leemos el evangelio de Mt 5,13-16 (Sois la sal y la luz del mundo). Comentario a esta palabra.
  • Gesto: en el centro se pone una gran tela sobre la cual habrá objetos de todo tipo, sin ningún significado concreto. Se invita a coger el objeto que represente aquello que ha sido lo más importante para cada uno a lo largo del curso porque les ha ayudado a estar alegres… (Por ejemplo, un pegamento porque se han unido a muchas personas…).
  • Se realizan las peticiones.
  • Acción de gracias y gesto final. Se les entrega una pequeña vela con una pegatina blanca en la que pone su nombre. Cada participante en la celebración dirá el objeto que ha escogido con la siguiente frase: “Gracias, Jesús, porque… (y se añade la explicación del objeto que se ha escogido; por ejemplo, porque como el pegamento me has hecho unirme a muchas personas nuevas). Cada uno va encendiendo su vela con la del que tiene al lado.
  • Padrenuestro final con las velas encendidas como símbolo de que queremos ser sal y luz para el mundo.

 Belén Blanco

 

 

Compartir
Artículo anteriorTienes que echar a volar
Artículo siguienteREDES SOCIALES