FUERTES EN LA FE, DÍA A DÍA, MES A MES (Octubre y noviembre)

Al terminar el Año de la Fe con las propuestas para octubre y noviembre, no cerramos sino que, muy al contrario, abrimos la “Puerta de la Fe” (Hch 14, 27):

Se cruza su umbral cuando la Palabra de Dios es anunciada y acogida en el corazón por la gracia que nos transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida. Se realiza en la comunión con el Dios amor y el anuncio del Evangelio. Se celebra en los Sacramentos. Se vive en el servicio. (Porta Fidei 1)

OCTUBRE: “Convive y sé FEliz”

En el curso tenemos diez meses de convivencia en grupo. Este mes de octubre centramos nuestros objetivos en trabajar por el respeto y la convivencia en el grupo descubriendo en el otro, como imagen de Dios, la base de mi felicidad. Eduquemos con la pedagogía de Jesús para amar a todas las personas.

Objetivos pedagógicos

–          Trabajar la convivencia, el respeto y el amor entre todos.

–          Fomentar la cohesión del grupo-clase.

–          Descubrir que una buena convivencia hace mi vida más feliz.

–          Aprender que mis logros son mayores si hago las cosas en grupo.

Objetivos pastorales

–          Celebrar la buena noticia del evangelio: “Amarás al prójimo como a ti mismo” (Mc 12,31).

–          Descubrir que en el encuentro con el otro está la felicidad, porque el otro es reflejo del amor de Dios.

Aplicaciones

–          Decálogo para la clase a partir de la “regla de oro”: “Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mt 7, 12).

–          Descubrir que “yo soy yo porque tú eres tú”. Hacer dinámicas que trabajen la personalidad y la autenticidad.

–          Quien descubre la FE descubre la maravilla del otro ser humano: hacer una oración en la que cada alumno escribe diez papeles con el nombre de diez personas por las que quiera rezar; cada uno va diciendo los nombres y se va haciendo una cadeneta con el nombre de todas las personas por las que hemos rezado.

–          Dinámica para valorar la unicidad de cada persona: buscar alguien en la clase que… pinte bien, escriba bien, juegue bien a un deporte, sepa escuchar, ayude a los demás, etc. De esta manera descubriremos que todos tenemos algo de especial.

–          Realizar una jornada de convivencia en la que la clase o el curso aprende a conocerse, compartir y relacionarse. Hacer una celebración religiosa centrada en descubrir a Jesús en el encuentro con el otro (el buen samaritano, el joven rico, Mateo, Zaqueo…)

NOVIEMBRE: “No seas descaFEinado”

El que descubre la FE vive la vida con sentido, de una forma auténtica y verdadera que le lleva a alcanzar la felicidad, a darnos cuenta de que a veces vivimos de forma superficial, centramos nuestra vida en cosas materiales y damos prioridad al tener frente al ser; y a descubrir el valor de la vida auténtica, la que tiene a Jesús como fundamento y roca, la que llena de sabor y alegría para mí y para los demás.

Objetivos pedagógicos

–          Trabajar la interioridad, el descubrimiento del propio ser.

–          Descubrir quién soy yo (adaptarlo al desarrollo evolutivo).

Objetivos pastorales

–          Descubrir en la FE el sentido de la vida que es Jesús.

–          Celebrar que a través de la FE nuestra vida se convierte en sal y luz para los demás.

Aplicaciones

–          Trabajar con cuentos, canciones y vídeos para descubrir que se es más feliz cuando se vive la vida con sentido. Para adolescentes: “Busco algo más” de Nico Montero.

–          Para terminar el Año de la Fe, se puede grabar un vídeo donde personas de toda la comunidad educativa den su testimonio de fe. Los alumnos a partir de 6º de primaria pueden realizar este vídeo y para facilitar el testimonio a las personas se les puede hacer alguna pregunta:¿Qué es para ti la fe? ¿Dónde has encontrado a Dios? Este vídeo, junto con lecturas de la Biblia, nos pueden servir para una celebración final del Año de la fe.

Belén Blanco