Hombre y mujer

El origen

Esta imagen de Puebla ilustraba un reportaje en ABC (15.10.07) titulado “Barreras invisibles impiden el acceso de las mujeres a ciertas profesiones”. Decía el autor: “A las mujeres españolas apenas se las conoce extrayendo piedra de una cantera, levantando un muro de hormigón, manejando una grúa, cavando una zanja o soldando un pilar de hierro de un edificio. Y mucho menos dirigiendo una construcción como jefas de obra. Tampoco diseñan prototipos de aviones, ni de maquinaria industrial y muy pocas son pilotos de aeronaves. Hay alguna que ha logrado ser capitán de barco, pero menos las que han conseguido alzarse como jefa de máquinas de un buque mercante y sólo un reducido número trabaja a bordo de buques pesqueros.

¿Machismo, prejuicios morales, temores por posibles ausencias del trabajo para cuidar de los hijos o falta de la suficiente fuerza física, de capacidad o de formación? Por uno o por todos estos motivos, las españolas todavía tienen limitado su acceso a distintas profesiones y oficios en ramas tradicionalmente destinadas al hombre. A pesar de que algunas ya han llegado a las altas esferas del poder, persisten aún barreras invisibles que entorpecen la presencia de la mujer en diferentes actividades. Sectores como la construcción, la pesca, el transporte aéreo y marítimo, la metalurgia naval o el de la madera; o algunos cuerpos de Bomberos de distintos ayuntamientos, incluso de grandes ciudades, son ejemplo de ello.”

La imagen

Al margen de este origen, la imagen puede dar pie a varios temas distintos, pero centrados siempre en las relaciones entre hombre y la mujer.

Antes de nada nos centramos en ella y manifestamos las primeras impresiones:

  •  ¿Qué pasa ahí? ¿De qué va?
  • ¿Qué nos recuerda la imagen?
  • ¿Qué sentimientos nos produce?

Trabajamos a partir de esas primeras manifestaciones, que dan las claves del grupo.

Los personajes

Nos centramos en los personajes: hay un chico y una chica

  • ¿Qué pasa al chico? ¿Ante qué está? ¿Qué va a hacer?
  • ¿Qué pasa a la chica? ¿Ante qué está? ¿Qué va a hacer?
  • ¿Qué piensan cada uno de ellos?
  • ¿Y qué hablan?

Imaginar un diálogo entre ellos dos. Realizarlo. (Puede ser al final de la sesión, como resumen de todo lo que haya salido).

Los iconos

La imagen tiene dos elementos que pueden resultar equívocos: iconos de hombre y mujer (que se puede se confundir con los indicadores de “servicios o baño”…)

  • ¿Qué pueden significar?

Lo aplicamos a diversas situaciones en que hay diferencias, sobre todo a la hora de tener los mismos derechos y obligaciones: laborales, salariales, domésticas…

  • ¿Por qué existen esas diferencias?

La puerta y la soga

El chico está ante una puerta y lleva la mano al picaporte…

  • ¿Cuál es su actitud?
  • ¿Cuáles son sus miedos?
  • ¿A qué está decidido?
  • Qué creemos que va a hacer? ¿Qué se encontrará después?

La chica está ante una soga… Repetimos las mismas preguntas

  • ¿Por cierto, ¿por qué esas diferencias?
  • ¿Y qué le pasa a ella? ¿Qué hará y cómo?
  • ¿Qué otras alternativas tendría?

La realidad

Ennuestra sociedad, la mujer se ha abierto camino en múltiples campos…

  • ¿A qué precio?
  • ¿Qué se ha logrado y qué falta todavía?
  • ¿Qué hacer para lograrlo?

Tomamos conciencia de nuestra realidad. Pensamos y respondemos:

  • ¿Qué pasaría yo hubiera sido mujer?
  • Realizamos el diálogo entre parejas cambiando lo papeles: los hicos se imaginan que son chicas, y viceversa.

Sintetizamos todo: escribimos un relato (o parábola) cuya ilustración sea esa imagen.

Herminio Otero

Oración 16

REMAR MAR ADENTRO

 

“Los valientes se arriesgan a navegar

 por todos los mares antes de echar el ancla…”

Rema mar adentro…

Qué fácil te salen las palabras.

Llevo media vida faenando

bregando contra viento y marea, y Tú…

ahora Tú me sales con esas.

Rema mar adentro…

Si Tú supieras las veces que lo he intentado,

si Tú vieras mis manos hambrientas de unas horas de asueto,

si Tú sintieras mi corazón que apenas late

de tantas falsas esperanzas con las que he alimentado mi vida…

Rema mar adentro…

¿Para qué Dios mío?

Para volver con las manos vacías,

para recibir el azote de un mundo cruel,

un mundo que ha prescindido de mí…

Rema mar adentro…

Y si mi barca repleta de seguridades falla

y si la marea cambia de repente

y todas mis esperanzas se desmoronan…

entonces, qué pasaría, qué harías Tú por mí…

Rema mar adentro…

El fracaso no es otra cosa

que no tener el coraje de intentarlo;

si tu barca falla yo estaré contigo,

si tus fuerzas vacilan yo remaré por ti

Rema mar adentro…

Cree en mí, yo no te dejaré solo;

verás cómo tu pequeña red

repleta de prejuicios y falsas seguridades

se rompe dando paso a una vida nueva…

Rema mar adentro…

y ,si todavía las dudas aletean sobre tu corazón,

te daré la mayor prueba de Amor;

si te encuentras en peligro de muerte,

yo moriré (ya lo hice una vez) por ti

José María Escudero

 

Compartir
Artículo anterior¡SOY ROBIN HOOD!
Artículo siguiente¡SOY ROBIN HOOD!