Hombres y mujeres creyentes y creíbles

El día de la mujer trabajadora (7 de marzo) y el día del padre (19 de marzo) y el día de la madre (primer domingo de mayo) pueden ser ocasión propicia para reflexionar, dialogar, tomar postura y actuar en torno de las imágenes de hombre y mujer que te­nemos. Numerosos casos recientes de muertes o de violencia dentro de la familia, su­frida especialmente por las mujeres, nos llevan también a centrarnos en esa misma re­alidad. El 25 de noviembre se celebra el Día contra la Violencia Doméstica, pero la rea­lidad dolorosa es noticia cada día.

 

Para abordar todo esto, ofrecemos varios materiales en este número de Cuaderno joven.

  • Podemos comenzar sirviéndonos de la imagen de Idígoras y Pachi («El Mundo», 21.12.97) y del texto sobre la masculinidad y feminidad para descubrir lo que aporta, importa (y soporta) la condición femenina.
  • La muñeca Barbie se ha convertido en modelo para millones de adolescentes y por lo tanto ha condicionado el modelo de imagen personal de muchas mujeres. Será bue­no acercarnos a la imagen que se ofrece para descubrir sus engaños y falacias. A ello también puede ayudar la canción “Caedle in the wind”.
  • Otras muchas mujeres han tenido que prostituirse desde muy jóvenes. ¿Con qué ojos las miramos? ¿Qué hacemos, qué hace alguien y qué podemos hacer nosotros?
  • Dos parábolas nos acercan a la imagen de la mujer-madre y a la de padre. Ambas es­tán muy relacionadas. Sobre ambas hay mucho que hablar y actuar todavía.
  • Un decálogo del hombre nuevo ofrece las pautas para, más allá de hombre o mujer, desarrollar actitudes que nos ayuden a crear una nueva realidad como personas.
  • Precisamente un credo elaborado desde una imagen de mujer liberadora nos ayuda­rá a creer en este mundo nuevo y a irlo haciendo presente poco a poco.

Y todo ello lo hacemos para ayudar a que los jóvenes sean cada vez más creyentes y creíbles. Lo decimos con palabras de Helder Cámara y L’Abbé Pierre:

“Jóvenes: El tercer milenio es vuestro.

Esforzaos para que la solidaridad y la participación sean una regla de vida entre vosotros.

Compartid lo que tenéis.

Cristianos: ¿Qué estamos haciendo con el Evangelio?

No podemos ser sólo creyentes; tenemos que ser también creíbles”.

Cuaderno joven