Jesús, el peregrino de la luz: una conexión siempre nueva.

Juan Carlos Sánchez  Gómez

Rector del Seminario de Ciudad Rodrigo. Director de “Jesús, el peregrino de la luz”

  

Esta experiencia novedosa que presento, se refiere no sólo  a la realización de una película sobre Jesucristo, pues hay muchas, sino, y sobre todo, al hecho de haberla realizado en unos momentos en que las nuevas tecnologías permiten democratizar el acceso a este tipo de producciones; acceso  impensable hace tan sólo cinco años. Llevar a buen puerto un proyecto como éste ha necesitado de la colaboración desinteresada de muchas personas. Sin conocer la intrahistoria de este filme, no se puede entender el alcance de lo que ha supuesto la realización del proyecto en su totalidad y a lo largo de todas sus fases.  Lo más interesante  de todo consiste en que  todo el proceso se ha llevado a cabo en Ciudad Rodrigo, partiendo de la experiencia teatral del grupoManantial, que lleva más de 40 representaciones de la Pasión a lo largo de estos 12 años. Se ha contado con  la colaboración de 500 personas y con el apoyo logístico del Seminario San Cayetano; se han encontrado localizaciones espectaculares de la ciudad medieval y de los diez pueblos donde se ha grabado; hemos colaborado con un empresa joven de diseño multimedia y web y con  un joven montador que finalizaba sus estudios; también hemos tenido la suerte  de ilusionar a un  novel  músico dispuesto a “comerse el mundo” en la B.S.O. Sólo el director de fotografía era madrileño. El resto ha sido un reto para todos.

El resultado ha sido una película y una productora nuevas. La película en todo el proceso creador ha conseguido entusiasmar a unos profesionales jóvenes para llevar  a cabo, por medio de la productora, otros trabajos de índole religioso como la creación de un Retablo Digital, que se proyecta sobre una pantalla gigante en una pequeña Iglesia de Ciudad Rodrigo.

 

Acercamiento a Jesús

Las nuevas tecnologías ofrecen cauces estupendos para verter el mensaje de Jesucristo.  Cada vez que uno se asoma al Evangelio acaba atrapado por el torrente de verdad que brotan de los gestos y palabras del Maestro. El guión de la película ha pretendido acercarnos a este Señor siempre  en camino, peregrino de la luz, siempre al encuentro de las personas; rodeado de quienes le buscan y le necesitan o de quienes sin saber que lo necesitan en el fondo lo buscan. La película no ha querido olvidar el componente educativo de quienes la hemos gestado (maestros y educadores al fin y al cabo) pero sobre todo porque el Maestro de los maestros es Jesús: basta con fijarse en las secuencias de la película donde aparecen los niños.

Ha habido momentos maravillosos a lo largo de todas las fases que ha durado la realización de la película. Estos momentos han quedado en la retina y en el corazón de cuantos han estado muy cerca. Intentar reproducir la historia de Jesús deja siempre huella. Las anécdotas son muchas, por ejemplo cómo no recordar el día que rodábamos varias secuencias del Lago de Genesaret, en  el Pantano de Zamarra-Ciudad Rodrigo. Era un domingo del mes de febrero de 2005,  los miembros del grupo aún no habíamos celebrado la Eucaristía, y en las múltiples secuencias y repeticiones aparecía Jesús subido en la barca de Pedro con él y otro discípulo. Jesús recita desde allí la parábola del Sembrador para todos los que estaban en la orilla: unas cien personas. En aquel mismo momento me di cuenta de que estábamos  haciendo una homilía: “salió el sembrador a sembrar…”, el agua lanzaba la voz hacia la orilla, justo como ocurre con la brisa del mar de Galilea, el instante era pleno y los oyentes estaban entregados. Esta es una de tantas instantáneas grabadas para siempre.

 

Sello juvenil

Esta película tiene un sello juvenil y alegre que se ha fraguado en el trabajo pastoral con estos mismos jóvenes a través de la marcha “En busca del Manantial” y a través de la representación de la Pasión. Pero Jesús, el peregrino de la luz  ha supuesto un salto enorme en la experiencia del grupo: jamás sospechamos que miles de personas iban a contemplar nuestra película y se iban a conmover con la naturalidad de nuestra propuesta sobre la vida de Jesucristo. Ninguno sospechaba llegar a tanta gente cuando finalizamos los rodajes y cuando se iban conociendo poco a poco las sucesivas propuestas de montaje. Todos han quedado tocados por la película. Yo el primero. Algunos adolescentes han comenzado en el grupo precisamente porque fueron invitados a rodar alguna secuencia y fue su manera de conectar con el grupo juvenil.

Una cosa parece clara: la cultura de la imagen fascina a los adolescentes y jóvenes y quien transita este mundo logra motivarlos e interesarlos positivamente. De unos medios que crean sujetos pasivos hay que conseguir que los jóvenes  se hagan sujetos agentes y protagonistas.

La Iglesia esta tardando mucho en entrar en la era digital. La maquinaria de poder y de influencia política en que se han convertido las grandes empresas de la información  han situado a la Iglesia  fuera de juego, incapaz de generar noticias de su vida real; por eso hemos de afrontar retos importantes para no quedar  relegados al ámbito de lo privado, al que sin duda muchos quieren reducirnos. Entrar en la era digital permite encontrar cauces nuevos donde la Iglesia cumpla mejor con su misión. No debe ser asunto para dejarlo a la iniciativa de unos cuantos más o menos dotados, sino que debe ser un empeño de la institución eclesial para ser fieles a nuestro Señor que nos ha enviado a evangelizar aquí y ahora. El encuentro personal con Cristo no lo puede dar ningún medio, pero todos los medios en los que va envuelto el mensaje son preparación para la experiencia única e intransferible de la fe. Los “preambula fidei” siempre han tendido que contar con experiencias de frontera, con caminos sin trillar, con incursiones apenas explotadas y desconocidas. La brújula que usamos los cristianos es la del Espíritu, no hemos de tener miedo.

Con sencillez y a modo de aprendices proponemos nuestra experiencia para compartirla con otras del mismo estilo. Para esto se ha creado “Contracorriente Producciones”. La película ha sido el detonante de otros proyectos como el de Retablos Digitales o el Curso Multimedia que se impartirá en Ciudad Rodrigo para agentes de pastoral de toda España y Portugal durante  una semana completa  a mediados de febrero de 2007.

 

Más información en www.contracorrienteproducciones.com  o en www.grupoelmanantial.com