Jesús nace entre nosotros

Parroquia «Santo Ángel» de Baza (Granada)

«NAVIDAD EN EL BARRIO»

Presentamos aquí una sencilla «escenificación» del nacimiento de Jesús surgida de la experiencia de grupos de jóvenes que, en la parroquia «Santo Argel» de Baza, dedicaron un semestre al conocimiento del barrio para tornar conciencia de que, desde su opción como creyentes, no podían permanecer indiferentes ante la realidad que les envolvía y de, la que te­nían que preocuparse.

Esta experiencia la presentamos a los di­ferentes grupos de preadolescentes y adoles­centes de los que somos animadores, para que ellos conocieran la realidad que les en­vuelve y tuvieran una referencia a la hora de concretar sus objetivos, ahora y cuando ten­gan más años. Es decir, que su opción como creyentes vaya teniendo unas referencias en las que trabajar y profundizar, cuando vayan cubriendo las diferentes etapas del proceso de educación y maduración en la fe.

Al hacerles nuestras aportaciones, les suge­rimos la posibilidad de escenificar un Belén viviente, expresando cómo se encarnaría hoy Jesús y qué características tendría la familia en la que nacería, teniendo en cuenta la reali­dad de nuestro barrio.

Estos grupos estuvieron trabajando la idea durante dos meses; el resultado de su traba­jo se expuso en la fiesta-convivencia de Navi­dad, que tuvimos todos los grupos de educa­ción en la fe.

A continuación, presentamos la síntesis teatral que los grupos de 11 y 12 años elabo­raron. Nos sirvió también para la celebración de Nochebuena porque, después de la puesta en escena y la puesta en común, nos parecía sugerente su aportación. Se analizaron los di­ferentes personajes y a qué situaciones o per­sonas concretas hacían referencia. También se profundizó en las situaciones que se están vi­viendo en el barrio y si esas situaciones co­rrespondían con lo que se quería expresar.

En la celebración de Navidad se presentó en forma de háppening, por la dificultad que suponía el cambiar constantemente de esce­narios. Cada cambio de escena se realizó cantando un villancico popular que nos hicie­ra meditar lo vivido en ese momento.

Se trata de una representación en tres actos cortos que sigue la narración que ofrecen los Evangelios. Para ello, leímos los pasajes evan­gélicos que hacen referencia al tema y des­pués concretamos. Cada personaje se fue per­filando, hasta concretar lo que tenía que decir a base de las aportaciones espontáneas que hacían los chicos y chicas en las reuniones preparatorias. Los monitores se encargaron de dar forma y de redactar lo que ellos dijeron.

 PRIMER ACTO

(Escenario: Casa pobre, una mesa, sillas, pan y agua.)

MARÍA: José, yo no sé lo que vamos a hacer. Hoy he ido a la tienda y ya no me fían. Dicen que les debemos demasiado. Sólo nos queda este trozo de pan para cenar. Como tú no encuen­tres trabajo, no sé…

JOSÉ: Ya lo sé, María, pero estoy cansado de ir a un sitio y a otro. Todos me dicen que no tie­nen trabajo, que ahora no necesitan a nadie. Esta mañana me levanté a la 6. Mañana lo vol­veré a intentar. Ahora me voy a dormir.

MARÍA: Voy a fregar estos pocos platos y después me acostaré yo también.

JOSÉ: ¡Buenas noches!

MARÍA: ¡Buenas noches!

(María hace como que friega. En medio del silencio se oye una voz.)

VOZ EN OFF: María, todos tus problemas se van a solucionar, porque vas a tener un hijo, el Hi­jo de Dios.

MARÍA: ¿Cómo puede ser eso? Con los problemas que tenemos, y José está en paro. Un hijo sería un problema más.

VOZ EN OFF: No te preocupes, María, porque ese hijo va a traer la salvación a toda la humani­dad.

MARÍA: Eso es imposible, imposible.

VOZ EN OFF: Lo que es imposible para vosotros, es posible para Dios. MARÍA: Me pongo en manos de Dios, confío en él.

SEGUNDO ACTO

(Escenario: Sucesivamente, clínica privada, hospital comarcal y ambulatorio de barrio.)

(A María le comienzan los dolores del parto y sale con José buscando un hospital.)

JOSÉ: (En la clínica privada) ¡Enseguida, un medico!, que mi mujer está de parto. ENFERMERA PRIVADA: Esta clínica es privada; un parto vale 15.000 pts.

JOSÉ: No tenemos dinero. Por favor, atendedla.

ENFERMERA PRIVADA: Si no son socios o no tienen dinero, no les podemos atender.

(María y José van hacia el hospital de la Seguridad Social.)

JOSÉ: (En el hospital de la Seguridad Socias Por favor, atended a mi mujer, que está a punto de dar a luz.

ENFERMERA SEGURIDAD S.: ¿Tienen la cartilla de la Seguridad Social?

JOSÉ: No la tenernos. Yo estoy en paro y no podemos pagar. Pero, por favor, ayudadnos. ENFERMERA SEGURIDAD S.: Lo siento, pero, si no cotizan a la Seguridad Social, no se les puede atender. Si dependiera de mí, lo haría. Pero legalmente no puedo.

 (María y José se dirigen hacia el ambulatorio del barrio. María llega retorciéndose de dolor. La enfermera, al verla llegar así, la acoge enseguida.)

ENFERMERA DEL AMBULATORIO: Pase enseguida y la atenderemos.

JOSÉ. Gracias por ayudarnos.

TERCER ACTO

(Escenario: Albañiles trabajando en la construcción. De pronto, se oye la voz en off.)

VOZ EN OFF: ¡Hombres y mujeres de este pueblo!, id al ambulatorio del barrio de las Cuevas, que allí una mujer humilde ha dado a luz un niño, un niño que viene a salvar a todos, porque es el Hijo de Dios. Id a compartir con ellos esa gran alegría.

ALBAÑIL 1: Tío, ¿tú crees que eso será verdad?

ALBAÑIL 2: Yo veo eso muy raro.

ALBAÑIL 3: Nada perdemos con ir. Yo creo que eso es verdad, pero lo que podemos hacer es ir a preguntar a aquellos viejos, que son los más sabios del pueblo. 

(Se dirigen hacia donde están los viejos. Con los viejos queremos expresar lo que en la tradi­ción son los Reyes Magos.)

ALBAÑIL 2: Buenas tardes. Una voz nos ha dicho que ha nacido un niño en el ambulatorio de las Cuevas, y que es nada menos que el Hijo de Dios. Venimos a preguntaros si eso que nos han dicho es verdad.

VIEJO 1: Sí, es verdad. Nosotros lo estamos buscando y no logramos encontrarlo. VIEJO 2: Llevamos todo el día preguntando en el pueblo, pero nadie sabe nada.

VIEJO 3: Traemos regalos y ofrendas para el Hijo de Dios. Si vosotros sabéis dónde está, guiad­nos.

ALBAÑIL 1: Venid con nosotros. 

(Llegan al lugar del nacimiento y se arrodillan y se arrodillan todos.)

VIEJO 2: En mi nombre te entrego, como ofrenda, 100 puestos de trabajo.

VIEJO 1: Yo te traigo la escritura de 100 casas de protección oficial.

VIEJO 3: Yo te ofrezco un centro de rehabilitación de toxicómanos, porque es el problema que más está destruyendo a nuestra juventud.

VOZ EN OFF: Mientras algunos se fueron a comunicar la Buena Noticia al pueblo, otros se que­daron adorando al Hijo de Dios, Rey de Reyes.

Aportación de los Grupos de Amistad (11-12 años)

Parroquia «Santo Ángel» de Baza (Granada)

ÁNGELES, TOÑI Y JOSÉ MARÍA