La crisis económica como oportunidad pastoral y educativa