¡La droga!

Amigo, soy la droga, la que he venido destruyendo la vida de muchos jóvenes ignorantes. Yo soy la que me he introducido en los bailes y fiestas, la que al principio te hago vivir fuera de este mundo lleno de problemas pero al transcurrir el tiempo empiezo a hacerte falta.

Yo soy… la que he venido destruyendo el mundo entero. No me importa que seas pobre o rico, blanco o negro, pero te he venido siguiendo. Después de que me pruebes, eres mío para el resto de tu vida.

¿Recuerdas cómo me conociste? Estabas triste, desolado, te sentías solo, y yo te ofrecí felicidad. Y ahora te tengo. Eres mío.

Eres mío: hago contigo lo que quiero. Te levanto por la mañana y te hago pensar en mí aunque tú no lo desees.

Soy tu amo: tú eres mi esclavo. Te hago caminar como un muñeco, mía es tu voluntad, he logrado destruir tu vida física, moral y espiritual.

Soy la responsable de la destrucción del hogar, la que ha robado a tu novia y amigo, la que te ha llevado hasta la prisión.

He hecho de ti un gusano: te tengo encorvado. Juntos hemos alcanzado las más altas cimas de la miseria.

No hay nadie en este mundo que pueda romper con nuestro amor. (Mi único enemigo es Jesús, el Hijo de Dios).

                                                                                                                                                Rocío (BENIDORM

 

Para hacer

 

1. Seguir lo que dice la carta. ¿Es verdad? ¿Cómo es verdad para los que se inician en la droga?

2. La autora de la carta es una chica que conoce y tiene varios amigos atrapados por las drogas. Habla de una experiencia. ¿Qué experiencia indirecta tenemos nosotros?

3. ¿Qué podemos hacer ante esas situaciones?

4. Lo importante es prevenir. Centrarse en ello: aprender a decir que no, desarrollar una cultura contra la droga… Dar ideas y concretar realizaciones.

5. Comentar y desarrollar la última frase, que la misma joven autora ponía entre paréntesis. ¿Por qué puede ser verdad?

 

Compartir
Artículo anteriorOrar a partir de un objeto
Artículo siguienteCuestiones personales