La mesa de Navidad

Esta imagen de Zurbano formaba parte de una felicitación navideña. (Por cierto, ¿cómo son nuestras felicitaciones navideñas? ¿Por qué no elaborarlas nosotros mismos?). Con ella podemos descubrir lo fundamental de Jesús y acercarnos a las actitudes de Navidad para mantenerlas todo el año, más allá de las comidas abundantes de este época: Jesús es eucaristía cada día para todos los que tienen hambre de pan y de justicia….

La imagen

  • La imagen es bien extraña, ¿no? Pero muy sugerente. Conviene mirar detenidamente hasta descubrir todo lo que se ve…
  • Se trata de un belén: sólo el misterio y los reyes. Faltan los pastores (y todo lo demás).
  • Cuatro personajes, pues. Y cada uno es objeto de los instrumentos necesario par comer.
  • ¿Qué nos sugiere todo eso? Provocamos que haya múltiples intervenciones y profundizamos a partir de ellas.
  • Nos centramos después en cada uno de los cubiertos y en el plato.

El plato-Niño

  • Nos centramos en el plato. ¿Qué nos llama la atención?
  • En el centro está Jesús… con los brazos en cruz. Acaba de nacer y está ya como crucificado… porque todo lo del nacimiento de Jesús sólo se entiende (y se escribe) después de la experiencia de la muerte y resurrección para expresar que él es el Mesías…
  • Y es el Mesías: las pajas se han convertido en Sol-luz… ¿Qué y cómo nos ilumina a nosotros todo esto? ¿En qué sentido es Jesús luz para nosotros?
  • Nos centramos en los bordes del plato. ¿De qué se trata? ¿A que se refieren esos adornos?
  • Se trata de dibujos que aluden a las parábolas: relatos cortos de Jesús que se refieren al reino anunciado y hecho presente por él. ¿A que parábolas alude cada dibujo?
  • Damos pistas: El tesoro escondido (Mt 13,44), la moneda perdida (Lc 15,8-10), el sembrador (Mt 13,3-8; Mc 4,3-8; Lc 8,5-8), la perla de gran valor (Mt 13,44), la red (Mt 13,47), el grano de mostaza (Mt 13,31-32; Mc 4,30-32; Lc 13,18-19), la levadura (Mt 13,33 Lc 13,20-21), la higuera estéril (Lc 13,6-9). Centrarse en ellas.
  • Las parábolas de Jesús son también alimento. Jesús las utilizó para enseñar las verdades mas elevadas en una forma que estuviese al alcance de todos. La parábola diluye lo que es profundo acercándolo al corazón demodo que se pueda similar fácilmente el mensaje. ¿Qué elementos de hoy usaríamos para una parábola actual?
  • Lógicamente, cuando Jesús fue niño, José y María tuvieron mucho que ver en su forma de concebir las cosas… ¿Que le diríamos nosotros hoy al Niño Jesús? ¿Qué creemos que nos dice él?
  • Más: Jesús es Pan de vida. También aquí está representado…
  • En otro (des)orden de cosas: ¿Cuantos niños necesitan una cuna-plato: algo que comer… para poder salir adelante? No sólo pan, sino cariño, cercanía, escucha… ¿Qué podemos hacer?

Los cubiertos: María, José y los sabios

Nos centramos en los cubiertos: María, Jesús y los sabios de Oriente. (Por cierto, una familia con advenedizos, pero sólo los poderosos. ¿Dónde están los pastores?

  • La cuchara es María es. Decimos todos los aspectos que podemos de María en comparación con una cuchara: funciones, formas, usos… comunes.
  • Leva una flor en la mano: es Madre y la tenemos como Virgen: el regalo sencillo de su flor entregada.
  • Es la más cercana a Jesús y, como él, mira de frente. “A Jesús pro María”, se decía. Recordamos y comentamos la primera parte del avemaría.,
  • José, de perfil, mira a Jesús: siempre contemplando el misterio… Y lleva la vara florecida. ¿Qué nos hace florecer a nosotros en la adversidad?
  • El cuchillo es para cortar: ¿Que nos lleva a cortar a nosotros este misterio?
  • Los magos son tres en uno: tres actitudes distintas para una mismo objetivo: camina hasta descubrir el misterio. ¿Qué buscamos nosotros?
  • Y tres regalos diferentes: moneda (de oro), copa de incienso) y cofre (de mirra). ¿Cuál es nuestro regalo para la gente? ¿En qué lo simbolizamos?

Herminio Otero

Compartir
Artículo anteriorPROFETAS EN LA RED
Artículo siguientePOR UNA MUESTRA DE BELENES