“LAS CHULETAS” DEL SEÑOR

Según el diccionario de la RAE, el término chuleta en su tercera acepción, viene definido de la siguiente forma:

“Entre estudiantes, papel pequeño con fórmulas u otros apuntes que se lleva oculto para usarlo en los exámenes…”

Bueno, no os voy a pedir que levantéis la mano aquellos que hayáis hecho uso de “semejante artilugio.” Vamos a hacer algo más interesante: vamos a utilizar otro tipo de chuletas, las chuletas que el Señor, Jesús de Nazaret, suele utilizar con frecuencia… Como veréis más adelante, son sólo una tiene muchas más, que vosotros podréis utilizar en cualquier momento y circunstancia… Ah, y no os preocupéis, no correréis ningún riesgo, nadie os va a pillar; todo lo contrario, podréis hacer uso de ellas y compartirlas con vuestra gente…

Y lo más importante, con “las chuletas” del Señor no sólo aprobaréis el examen de Lengua o de Matemáticas, sino y sobre todo aprobaréis el examen de la Vida…  

» Cuando no podáis más, cuando el taco de folios pese más que vuestras ganas de estudiar, cuando estéis a punto de “tirar la toalla… y el libro”

Chuleta 1: Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os  aliviaré (Mt 11,28).

» Cuando queráis ocupar los primeros puestos, cuando queráis demostrar a los demás lo que valéis, los sobresalientes que sacáis, las medallas que os colgáis…

Chuleta 2: El que quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos (Mc 9,35).

» Cuando os sintáis solos, desprotegidos, frágiles, tristes, deprimidos…

Chuleta 3: Sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de este mundo (Mt 28,20).

» Cuando alguien, y esta va para matrícula de honor, se tome la justicia por su mano y os convierta en su diana favorita…

Chuleta 4: Al que te abofetee en la mejilla derecha, preséntale también la otra (Mt 5,39).

» Cuando suspendáis un examen, cuando os caigáis una, dos, cinco veces, cuando “juréis y perjuréis” que es la última vez que lo intentáis…

Chuleta 5: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete

(Mt 18,22).

» Cuando sólo veáis fallos en los otros, en vuestros padres, profesores, amigos…

Chuleta 6: ¿Cómo es que ves la mota  en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que hay  en el tuyo? (Lc 6,41).

» Cuando creáis que el reto que tenéis por delante (aprobar una asignatura, entender a un profesor, recuperar una amistad…) es prácticamente imposible…

Chuleta 7: Os aseguro que si tuvierais fe como un grano de mostaza, diríais a este monte: trasládate allá, y se trasladaría; nado os sería imposible (Mt 17,20).

» Y cuando sintáis que los demás os miran de malas formas, cuando los otros os tilden de locos o pobrecitos por declararos amigos míos y por poner en práctica “mis chuletas”

Chuleta 8: Dichosos los perseguidos por hacer la voluntad de Dios, porque de ellos es el reino de los cielos (Mt 5,10).

José María Escudero

 

 

Compartir
Artículo anteriorRepensar la educación
Artículo siguienteEl niño de la bicicleta