Literatura infantil y juvenil: Educar en la solidaridad, la «superación» y el sentido

José J. Coma – Adolfo de Lucas

La llegada de las vacaciones se ha convertido en una tradicional invitación a la lectura. La prolongación del tiempo de relax, la ausencia de prisas y compromisos, la vuelta a la actividad libre, (lúdica y liberadora) que nos ofrece el periodo vacacional, hace que se despierte en nosotros el recuerdo de viejos amigos, de otros tiempos y lugares, o de sueños e ilusiones a conseguir en el futuro. Estos anhelos y rememoraciones nos acercan al mundo de la literatura y  de la narración. En él encontramos nuevas historias que llenas nuestro tiempo presente, reviven nuestro pasado y nos ofrecen un futuro mejor.

Los niños y adolescentes también se ven inmersos en esta dinámica ambiental pero, la multitud de ofertas más espectaculares, emo­cionantes y excitantes para sus sentidos que encuentran en los lugares de veraneo, hace que la lectura sigua siendo relegada en este periodo a los últimos lugares: sólo en caso de aburrimiento y tedio absoluto se les ocupe co­ger un libro, el primero que encuentran, y que normalmente no es el adecuado para su gusto o intereses personales. El evitar estas malas experiencias lectoras, Y el firme convencimien­to de la utilidad y necesidad de crear un hábi­to de lectura (¡aunque sólo sea en verano!) pa­ra formar personas que sepan disfrutar plena­mente de todas sus experiencias (dándoles un sentido), nos lleva a remarcar en estas líneas la necesidad, por parte de padres y educadores, de que la tradicional invitación a la lectura en este tiempo de verano se haga de modo expli­cito, y no se deje a la improvisación, sino que se incluya en la programación (y presupuesto) de las vacaciones.

Es necesario estar concienciados de la im­portancia de la lectura en la educación de la persona y conocer los objetivos que podemos desarrollar a través de la literatura infantil y juvenil. A ello dedicamos la primera parte de es­te artículo, pasando luego a presentar algunas novedades editoriales. 

1. Narración y sentido

«La tarea más importante y, al mismo tiem­po, la más díficil en la educación de un niño es la de ayudarle a encontrar sentido en la vida. 5e necesitan numerosas experiencias durante el crecimiento para alcanzar este sentido. El niño mientras se desarrolla, debe aprender, paso a paso, a comprenderse mejor; así se hace más capaz de comprender a los demás y de relacio­narse con ellos de un modo mutuamente satis­factorio y lleno de significado.

Para alcanzar un sentido más profundo, hay que ser capaz de trascender los estrechos lí­mites de la existencia centrada en uno mismo, y creer que uno puede hacer una importante contribución a la vida; si no ahora, en el futu­ro. Esta sensación es necesaria si una perso­na quiere estar satisfecha consigo misma y con lo que está haciendo.»

B.BETTELHEIM, Psicoanálisis de los cuentos de hadas (Grijalbo,1977)

 Muchas son las experiencias que ayu­dan al niño a descubrir el sentido en su vida: la influencia de los padres y de aquellos que están a su cuidado, las amistades, los estímu­los de los medios de comunicación, nuestra herencia cultural… Sin embargo todas estas experiencias necesitan ser ordenadas y asimi­ladas en la mente del niño para llegar a ser do­nadoras de sentido, para llegar a configurar su propia identidad personal, su propia historia.

La tarea más importante que debe desarro­llar la lectura es la de capacitar la posibilidad de narrarse, de construir la propia historia al com­pararla con las historias de los demás. El ser humano se construye a través de la historia que se narra a sí mismo sobre sus experien­cias. Por eso la lectura y la contemplación de historias se convierten en una de las activida­des primordiales de la infancia y adolescencia. 

2. Narración, superación personal y educación en valores

«Para que una historia mantenga de verdad la atención del niño, ha de divertirle y excitar su curiosidad. Pero, para enriquecer su vida, ha de estimular su imaginación, ayudarle a desa­rrollar su intelecto y a clarificar sus emocio­nes, ha de estar de acuerdo con sus ansieda­des y aspiraciones; hacerle reconocer plena­mente sus dificultades, al mismo tiempo que le sugiere soluciones a los problemas que le in­quietan. Resumiendo, debe estar relacionada con todos los aspectos de su personalidad al mismo tiempo; y esto dando pleno crédito a la seriedad de los conflictos del niño, sin dismi­nuirlos en absoluto, y estimulando, simultáne­amente, su confianza en el mismo y en su fu­turo.

B.BETTELHEIM, psicoanálisis de los cuentos de hadas (Ed. Grialbo,1977)

 Narrar es ordenar y, como hemos visto, dar sentido. Cuando uno se atreve a contarse su historia con sinceridad, se hace dueño de su propia vida. Asume su pasado, vive en ple­nitud su presente y se hace dueño de su fu­turo. Igual que una promesa dicha, sólo se vuelve verdadera o falsa en el cumplimiento futuro, nuestro pasado no es ni positivo ni ne­gativo hasta que descubramos sus conse­cuencias futuras de las que somos siempre dueños y responsables.

La literatura infantil y juvenil, con la estructu­ra clásica de planteamiento, nudo y desenlace, nos muestra la lección de que la vida siempre continúa, de que el futuro siempre existe. Para ello nos presenta personajes que saben en­frentarse a los problemas que surgen en su vi­da. Los conflictos y temores son superados al hacer uso de valores romo la responsabilidad, el arrojo o valor, la confianza mutua, la amistad, el trabajo… La solución no está en ignorar o minimizar los miedos y dificultades en la infan­cia, sino en enseñar a vencerlos haciendo uso de las propias capacidades, que hay que ir descubriendo y poniendo en práctica para po­der crecer como personas.

A través de narraciones con un sentido pro­fundo, aprendemos a comprendemos a no­sotros mismos y al mundo que nos rodea, y se nos hace capaces de enfrentarnos al tu­multo de sentimientos que surgen de nuestro interior, desconcertándonos y trastornando nuestro orden interno.

Las historias con un sentido global son las únicas capaces de trasmitir una educación moral, basada en la acción y el ejemplo de otras vidas, sin necesidad de apelar a con­ceptos éticos abstractos o valores intangibles que, aunque fueran aceptados como correc­tos, no serían estables al no tener una base experiencial y no poder concretarlos en ejem­plos convincentes.

Los valores sólo son percibidos si toman cuerpo en actitudes concretas de personajes concretos. Estos serán los modelos de iden­tificación que se adoptarán tras ser interpre­tados por la propia experiencia.

Es posible que la causa de la «ausencia de valores» de la que se acusa a nuestra socie­dad, esté motivada por esa incapacidad de los modelos infantiles propuestos en la cultu­ra actual para ofrecer soluciones y conectar con los conflictos personales que se viven.

Por todo esto, podemos decir que la narra­ción es el origen del sentido de nuestra exis­tencia y la fuente necesaria para nuestra for­mación ética. Sin lograr primeramente un sen­tido sería imposible alcanzar la libertad, la ge­nerosidad, la trascendencia, ni ningún otro valor que quisiéramos transmitir.

Frente a la saturación de héroes cinemato­gráficos y televisivos que usan la violencia y la deshonestidad como medio para superar sus problemas, encontramos en la literatura in­fantil y juvenil uno de los mejores medios pa­ra presentar nuevos héroes humanizadores. Un medio que debemos aprovechar por el bien de la juventud y toda la sociedad. 

3. Novedades editoriales

A continuación queremos presentar los últimos libros de literatura infantil y juvenil que nos han llegado desde diversas editoriales. El campo es inmenso y son muchos los «clási­cos» imprescindibles que en este género han ido apareciendo en los últimos años. Sirva lo comentado anteriormente para interesar a padres y educadores en el tema y confiamos en que podáis ser aconsejados sobre otras publicaciones anteriores.

La valoración final con estrellas responde a los criterios de amenidad y al de interés para lograr los objetivos mencionados anterior­mente, aunque dependiendo de diversas si­tuaciones personales y otros criterios será más recomendable un libro u otro. 

  • Muy aconsejable *****
  • Aconsejable           ****
  • Interesante                ***
  • Poco interesante            **
  • Nada interesante            *

A PARTIR DE 14 AÑOS

MONSERRAT DEL AMO            *****

La piedra de toque

Ed. SM, Madrid 1996 (187 págs.)

Extraordinario relato sobre la enseñanza que nos ofrece un ser especial: Fernando, un paralítico cerebral, que nos relata su infancia, su lucha y la de aquellos que se relacionan con él. Una historia que no nos dejará indiferentes y que se convertirá, también para nosotros en una piedra de toque. Narrada con gran originalidad, mantiene el interés atrapándote en la red de sentimientos que se va desarrollando. Acepta­ción, respeto, cercanía, esfuerzo, generosidad, y sobre todo, amor a la Vida que se descubre en lo débil, lo pequeño, y lo cotidiano, son los in­gredientes de este emocionante relato que nos curará de nuestras depresiones y tristezas. To­dos, jóvenes y educadores, disfrutaran de su lectura, de su original enfoque y estructura, aprendiendo una nueva manera de ver la vida.

JORDI SIERRA I FABRA                   ****

La estrella de la mañana

Ed. SM, Madrid 1996 (172 págs.)

Una emocionante historia de amor juve­nil. Amor que es capaz de luchar contra las dificultades impuestas por las diferencias de clase social, contra la inmadurez de los com­pañeros, contra el proteccionismo de las fa­milias. Un amor que nos revela el valor de las personas con independencia de su situación económica, familiar o social.

Un magnífico retrato de la juventud actual en los diversos ambientes donde se desarro­lla su vida, con unos ágiles diálogos llenos de espontaneidad Las dramáticas situaciones a las que se ven enfrentados los jóvenes prota­gonistas les descubren que la locura del amor verdadero debe pasar muchas veces por la prueba de la renuncia a la satisfacción inme­diata, la responsabilidad y el esfuerzo perso­nal para poder hacerse posible.

GEMMA LIENAS                      **

Callejón sin salida

Ed. SM, Madrid 1997 (105 págs.)

Un retrato realista de la juventud actual marcada por el materialismo y la superficiali­dad. El joven protagonista necesita más dinero del que sus padres le pueden dar para se­guir el ritmo de vida de sus compañeros. La salida fácil pasa por traficar con droga en la es­cuela, pero esa solución se convierte en un «callejón sin salida». La brevedad del relato ha­ce que el brusco final nos deje un tanto apesa­dumbrados, con ganas de saber más de los personajes. El realista retrato de la juventud y sus relaciones con la familia y los amigos se queda convertido en una anécdota, «de fácil moraleja» para prevenir la delincuencia.

ANDY TRICKER                   ***

Voy a vivir

Ed. SM, Madrid 1997 (175 págs.)

El testimonio autobiográfico de Andy, es un grito de optimismo y vitalidad para todos aque­llos que la desgracia ha mermado sus condi­ciones físicas. Víctima de un accidente de mo­to a los dieciséis años, va relatando pormenori­zadamente el proceso de recuperación de su lesión de columna que le impedirá andar de por vida. Su cuerpo inmóvil contrasta con su in­menso valor para enfrentarse a esta nueva si­tuación. El apoyo de su familia, de sus amigos y de su novia va forjando en él un corazón ca­paz de luchar por mejorar sus condiciones de vi­da, y alcanzar la meta de llevar una vida normal.

La narración resulta a veces demasiado li­neal y monótona, pero nos va reflejando el es­fuerzo continúo por lograr pequeñas metas, que lentamente nos conducen a convencer­nos de que siempre «merece la pena vivir».

MARIE FÉRAUD                   ***

Anne aquí, Sélima allí

Ed. Alfaguara, Madrid 1995 (118 págs.)

Como dice la presentación del libro, se tra­ta de «un interesante análisis de la problemáti­ca de los inmigrantes: su deseo de integración, la desconexión de su país de origen y, sobre todo, su búsqueda constante de identidad en el marco de una sociedad conflictiva». La joven protagonista se enfrenta bruscamente a las múltiples contradicciones que marcan su vida y esto le lleva a un duro choque en el que de­be asumir su propia identidad.

La narración crítica de este proceso de des­cubrimiento, del viaje interior que realiza la protagonista, marca el tono del libro. El final, asumiendo la contradicción interna y social en la que vive, es un exponente de la dificultad de la problemática y de la imposibilidad de su simplificación, e incluso de su comprensión.

CARMEN GÓMEZ OJEA              ****

EL diccionario de Carlota

Edebé, Barcelona 1996 (120 págs.)

Un relato que asume el esquema de los cuentos de hadas trasladándolo a la actuali­dad. Nila, la joven protagonista, lleva una vida gris, solitaria, con problemas familiares y afec­tivos que ella nos va contando con sorpren­dente madurez y sentido crítico. Su ilusión es llegar a ser escritora y lo conseguirá gracias a su esfuerzo y un objeto: un diccionario de latín con las anotaciones de la antigua dueña. Su interés por conocerla le hará descubrir nuevos mundos, salir de su aislamiento y cumplir sus sueños. El tono intimista refleja cierta tristeza ante la vida, que es vencida por la dicha del sueñomágicamente cumplido, por la fidelidad y constancia en mantener una esperanza.

A PARTIR DE 12 AÑOS

Ma ISABEL MOLINA                     ***

El señor del cero

Ed. Alfaguara, Madrid 1996 (155 págs.)

La cuidada ambientación histórica nos in­troduce en un apasionante relato de intrigas políticas y en una bella historia de amor. La acción transcurre en el siglo X, cuando José, un mozárabe del califato de Córdoba, se ve obli­gado a huir hacia los condados catalanes bajo el poder del rey franco, Lotario. Con él lleva los avances aritméticos del mundo árabe, y una nueva concepción de la vida y de la religión que le harán ganarse la simpatía de unos y la desconfianza supersticiosa y fanática de otros.

Una clara exposición de la situación política y las relaciones feudales que imperaban en ese tiempo, así como del papel de los monasterios y la cultura, hacen el libro muy recomendable para introducirse en el estudio de esta época, así como para despertar el interés por el mundo de la matemática, y descubrir el difícil y lento avance de toda ciencia a través de la historia.

JOSÉ ANTONIO DEL CAÑIZO              ***

El castillo invisible

Edebé, Barcelona 1996 (154 págs.)

Esta historia es un homenaje al maravillo­so mundo de los libros. En medio de una fe­ria escolar del libro que ha organizado un gru­po de profesores en el pueblo, van a suceder misteriosos acontecimientos que preparan un sorprendente final. Tanto la ambientación co­mo el ingenioso final es un elogio a la literatu­ra universal que nos permite «vivir otras vidas, conocer otros planetas, otras tierra lejanas», y llegar a conocer los tesoros y secretos que se guardan en el viejo castillo árabe.

Además de la historia principal, contiene un bello relato breve digno de la mejor antología «El tigre inmortal», integrado en la trama de un festival de cuenta-cuentos. Un libro que gus­tará a profesores y alumnos, a pesar de su aparente sencillez e imaginativo final. 

A PARTIR DE 9 AÑOS

PETER SICHROVSKY                  *****

La trampa de la cobra       

Edebé, Barcelona 1996 (154 págs.)

Fantástico relato ambientado en las condiciones de pobreza absoluta de la India. Rayu, un niño de once años, nos cuenta con desparpajo, sencillez y alegría el día más feliz de su corta vida. Él, su hermana de seis años y su padre viven en la calle dependiendo de lo que recogen en un contenedor de basuras. Por eso cuando un vagabundo gigantón y violento se apropia de su contenedor deberá usar todo su ingenio para recuperarlo. En su aventura hará nuevos amigos y conocerá nuevos rincones de la ciudad.

La alegría y vitalidad que refleja la narración del niño nos sorprende al evitar cualquier acercamiento compasivo a su realidad. Al mostrarnos la felicidad de los que no tienen nada, nos revela, sin duda, la miseria de los que tenemos demasiado. Un relato sorpren­dente para los mayores, y divertido y simpáti­co para todos.

LINDA CORDLIKES               ***

El collar del rey

Edebé, Barcelona 1996 (186 págs.)

Un relato de género fantástico de gran agilidad y muy sugerente. Keir, el niño prota­gonista, se ve trasladado a una isla mágica para llevar a cabo el plan de una ambiciosa y gruñona vieja. Con valor y serenidad irá supe­rando las diversas dificultades del peligroso camino, conociendo a nuevos amigos y des­cubriendo el maravilloso destino que guía los pasos de la expedición. Quizás el relato de la acción prevalece demasiado sobre la figura de los personajes, que queda un tanto desdi­bujada al final, pero eso, los jóvenes lectores no lo echaran de menos sorprendidos por las emocionantes aventuras y la bella, descrip­ción de la fantástica isla de Bioncan.

FINA CASALDERREY              *****

El estanque de los patos pobres

Edebé, Barcelona 1996, (165 pag. )

Este libro, galardonado con el premio Edebé de Literatura Infantil, trata de una niña de cuatro años que está muy apegada al am­biente familiar, sobre todo con su abuelo, Pa­blo. Noema, que va abriéndose a la vida y a las cosas que la rodean, está aprendiendo mu­chas cosas, gracias a su abuelo, que según ella es sabio y listo. Pero él ya es mayor y ha dado algún que otro susto a su familia. Des­de entonces, Noema y su abuelo juegan a morirse para que cuando llegue el momento esté preparado: sólo hay que tumbarse, ce­rrar los ojos y apoyar una mano sobre la otra.

Con un estilo adecuado, apropiado para los niños, la autora nos presenta la realidad de los sentimientos y pensamientos que los ni­ños tienen a esta edad. Es un libro muy bue­no, sencillo y emotivo.

KIRSTEN BOTE

¡Qué suerte hemos tenido con Paule!

Ed. Alfaguara, Madrid 1995 (126 pag.)

Este libro resulta muy recomendable pa­ra presentar a los niños el problema de la dis­criminación y el racismo.

Nos cuenta la historia de Paule, un niño a quien recogieron del orfanato nada más na­cer. Su verdadero padre era un estudiante so­malí de color, al igual que Paule. Este es feliz con su familia, pero al ir creciendo le surgen interrogantes: ¿Por qué es de color? ¿Por qué su madre le dejó en adopción?

Sus nuevos padres le ayudan a compren­der que todos somos iguales, no importa del país del que seas, y que ellos le quieren como a un verdadero hijo.

La autora, además de tener mucho conoci­miento del mundo de los niños, escribe de manera clara, presentando el tema con realis­mo, además de conexión con la actualidad.

GHAZI ABDEL-QADIR                        ***

El camello de hojalata

Ed. Alfaguara, Madrid 1997 (112 pag.)

Como tema principal está el respeto a las personas, a la naturaleza, a las otras culturas y sobre todo a los pobres.

Para conjugar estos puntos, el autor cuenta la vida de unos palestinos, y en especial de Samira, niña que vive con su abuela a las afueras de la ciudad. Nadie allí tiene ni came­llos, ni rebaños, ni nada, sólo viven de los de­sechos dejados por los camiones de basura. Su abuela la inculcará el odio al ingeniero del agua. Después de mucho tiempo, la tía de Sa­mira le cuenta la historia de tal ingeniero y la razón por la que abandonaron su pueblo. Así Samira comprende, como cada uno de noso­tros debemos comprender, que no se puede sobreexplotar la tierra, que hay que respetar la naturaleza y a los seres que habitan en ella.

La historia de los camellos de hojalata y el ingeniero del agua es un ejemplo de cómo las técnicas y las máquinas modernas mal em­pleadas o utilizadas en beneficio de los que tienen el poder, pueden hacer daño a las per­sonas a las que se pretende ayudar.

COL. «ELIGE TU PROPIO ESCALOFRÍO»

El castillo de la oscuridad             **

La noche del hombre lobo             **

Timun Mas, Barcelona 1997 (90 págs.)

Aprovechando el tirón comercial de li­bros de pesadillas y otros terrores favoritos para niños, prosigue esta colección del forma­to «elige tu propia aventura». Reconociendo los valores de este tipo de libros para fomen­tar la capacidad de decisión y lograr una lec­tura activa, (además de sus posibilidades pa­ra mostrar periodos históricos como en otras

colecciones de este estilo), pensamos que no cumplen el objetivo de estreme­cer al lector, que de­be hacer uso de gran paciencia para dar con las soluciones que no le lleven a su­frir una muerte horri­ble. Hemos disfruta­do mucho con otros libros de este tipo, pero, a pesar del éxito asegurado que tendrán, estos nos han de­fraudado, entre otras cosas porque la virtud de la prudencia es la que más hay que ejercer para llegar a un final feliz; y nosotros preferi­mos el valor, el coraje y la temeridad para ven­cer a las fuerzas del mal.