LOS JÓVENES, PROTAGONISTAS DE LA ANIMACIÓN PASTORAL EN CLASE: EL DELEGADO DE PASTORAL.

Belén Banco Rubio

Coordinadora Pastoral del Colegio marianista El Pilar (Madrid)

 

“Os he elegido” (Jn 15, 16)…

…”Id y anunciad” (Mt  28, 19)

¡Qué privilegio trabajar en educación y en pastoral con jóvenes! ¡Qué reto ir encontrando fórmulas nuevas para nuestro gran objetivo: descubrir a Jesús como fuente de vida y felicidad!

De este trabajo y vocación surge esta experiencia que ahora os presentamos.  La figura del delegado de pastoral es una propuesta que se está realizando en algunos colegios como una forma más de anunciar el mensaje del evangelio y acercar a los alumnos al encuentro con Jesús.

  1. ¿POR QUÉ UN DELEGADO DE PASTORAL EN UN COLEGIO CATÓLICO?

“Id anunciando que está

llegando el reino de los cielos”

(Mt 10, 6)

 

La escuela católica, de naturaleza evangelizadora, es una de las plataformas con más potencial evangelizador en este momento. Una evangelización que requiere ser mistagógica y abundante en creatividad e imaginación. “A vinos nuevos, odres nuevos” (Mt 9,17). Como pastoralistas que trabajamos en educación, busquemos estos nuevos caminos para transmitir la Buena Noticia. Esta propuesta del delegado de pastoral,  con las particularidades de cada contexto, se centra en que lo pastoral y lo pedagógico caminen de la mano con el objetivo común de realizar una educación integral de la persona, ofreciendo un modelo de vida fundamentado en los valores del evangelio.

Educamos para evangelizar y evangelizamos educando. Son muchos los medios y los modos para poder llevar a cabo esta misión. En la nueva evangelización, es esencial que el joven sea protagonista de su propio camino de fe y que contemos con ellos para llevar a cabo esta evangelización. Establecer delegados de pastoral en las clases es una manera de poner en práctica estos principios. Siempre encontraremos alumnos que se sientan llamados y elegidos para dar entre sus compañeros un testimonio de fe, y asuman la responsabilidad de colaborar para aumentar la presencia de lo pastoral en la vida diaria del colegio. De esta manera contribuimos a la construcción de un colegio en pastoral, y ofrecemos un espacio más para aquellos alumnos que sienten una especial sensibilidad por este tema, y que, a lo mejor, no encuentran su lugar en otros ámbitos pastorales. En un momento pastoral en el que lo que funciona es tender puentes y crear redes, intentamos crear una red de alumnos que comparten una misma tarea, siendo, también ellos, transmisores de la fe en sus propias clases. El hecho de hacerles protagonistas facilita este acercamiento y les hace sentirse partícipes de la vida pastoral colegial.

En síntesis, esta experiencia nace del trabajo con los jóvenes, y de los siguientes principios pedagógico-pastorales:

–          Una de las características fundamentales de la adolescencia es la necesidad de sentirse protagonista y de encontrar sus propias sendas a través de las cuales construir su identidad. La máxima de un joven es que todo lo que se haga para él, se haga contando antes con él.

–          En este momento de formación de su persona, desempeña un papel fundamental el grupo de iguales, los compañeros, la pandilla, los amigos más cercanos. A través de la interacción con ellos, el adolescente va descubriendo quién es y quién quiere ser.

–          En pastoral no hay caminos fijos para anunciar el mensaje. Cada persona recorre su propio camino para descubrir a Jesús. Tenemos un único objetivo: llevar al joven al encuentro con Jesús, encuentro que transforme su corazón. En todo camino hay dos elementos comunes: la experiencia personal y la comunidad.

 

Favorecer la figura del delegado de pastoral responde a todas estas necesidades: caminar hacia la construcción de uno mismo, ser alguien, un elegido entre los iguales, y acercarles a Jesús acompañados por la comunidad (formada por los compañeros de clase y por el resto de delegados de pastoral).

 

Al contar con los jóvenes como sujetos activos y protagonistas de la animación pastoral en la clase unimos los principios básicos de la educación personalizada con los de la nueva evangelización en la escuela católica.

 

  1. OBJETIVOS

“Comenzó a enviarlos de dos en dos”

(Mt 10, 7)

 

La figura del delegado de pastoral en clase responde a los siguientes objetivos:

 

  • Representar la vida pastoral y de acción social en su clase, siendo ejemplo para sus compañeros.
  • Fomentar la presencia de la pastoral en la vida académica.
  • Implicar a los alumnos en la tarea pastoral.
  • Vincular a los alumnos con el plan pastoral del colegio.
  • Fomentar la corresponsabilidad en la acción pastoral junto conel equipo de pastoral y el tutor.
  • Dar protagonismo a los alumnos en la vida pastoral, contar con su opinión, sus ideas y su presencia.

 

  1. PERFIL DEL DELEGADO DE PASTORAL

“Ya que somos sus colaboradores, procedemos con limpieza de vida,

 con conocimiento de las cosas de Dios,

con paciencia, con bondad, con amor sincero,

apoyados en la palabra de verdad y en la fuerza de Dios”

(2 Cor 6,1.6.7)

 

Los cursos más adecuados para que en las clases exista el delegado de pastoral son desde 1º de la ESO hasta 2º de bachillerato (entre los 12 y los 18 años). La figura del delgado de pastoral es muy importante por lo que intenta transmitir y lo que representa. Las características de los candidatos han de cuidarse de manera especial, para que se valore su significado. Es importante que el delegado de pastoral seadecúe lo más posible a estas características:

  • Tenga interés y sensibilidad hacia lo religioso.
  • Sea una persona con liderazgo positivo dentro de la clase, que ejerza una buena influencia con sus compañeros.
  • Sea ejemplo de responsabilidad y compromiso para sus compañeros.
  • Tenga “espíritu samaritano”.
  • Sea una persona respetada y valorada por todos.
  • Debe tener buenas habilidades sociales con sus compañeros y que su testimonio, opinión y ejemplo sean valorados positivamente.
  1. PROCESO DE SELECCIÓN DEL DELEGADO DE PASTORAL

“Elegid de entre vosotros, hermanos,

siete hombres de buena reputación,

llenos del Espíritu Santo y de sabiduría,

a los que encomendaremos este servicio”

(Hch 6, 3)

 

El proceso de selección del delegado de pastoral se realizará entre finales de septiembre y principios de octubre. Para este proceso se seguirán los siguientes pasos:

 

  • En cada clase se presentarán los alumnos que quieran ser candidatos a delegados de pastoral. Expondrán los motivos por los que quieren ser delegados de pastoral, bien de forma oral o por escrito.
  • Una vez que elaborada la lista de los candidatos, se consultará sobre ellos al tutor y al profesor de religión de cada clase. Esta consulta puede ser extensiva a los profesores de religión y tutores del curso pasado, o a los adultos que se considere adecuado.
  • La elección se puede realizar de dos formas. Una primera forma, realizando una votación en clase, y que sean los propios alumnos los que elijan a sus delegados de pastoral. Una segunda forma es presentar a los candidatos al Equipo de Pastoral del centro, o en su defecto al responsable de pastoral, y que elijan a los delegados de pastoral de cada clase, con el acuerdo y beneplácito del tutor.
  • Se elegirá un máximo de dos por clase, intentando equilibrar la presencia de chicos y chicas.
  • Se comunicará, al resto del profesorado, quiénes son los delegados de pastoral de cada clase.
  1. PLAN DE ACCIÓN CON LOS DELEGADOS DE PASTORAL

         “Entonces los apóstoles

y los demás responsables

se reunieron para estudiar este asunto”

(Hch 15, 6)

Para que la figura de los delegados de pastoral funcione, y la experiencia sea positiva, es muy importante que ellos se sientan útiles, escuchados y valorados. Es importante transmitirles que forman parte activa de una comunidad y que tienen una misión especial entre sus compañeros. A continuación, expongo algunas propuestas para realizar con ellos a lo largo del curso:

–                 En septiembre los miembros de la pastoral colegial expondrán al claustro de profesores o a los respectivos equipos docentes la importancia de la figura del delegado de pastoral y cuáles son sus funciones concretas. Los delegados de pastoral deben contar con el apoyo de todo el profesorado, especialmente de su tutor. En clase, el tutor realizará una buena presentación y motivación de lo qué significa y en qué consiste ser delegado de pastoral.

 

–                 A finales de septiembre se realizará el proceso de selección, tal y como se ha señalado en el apartado anterior.

 

–                 En octubre habrá un encuentro inicial con todos los delegados de pastoral de secundaria y bachillerato. Este encuentro-celebración lo cuidaremos especialmente, para que los que han sido elegidos como delegados de pastoral, se sientan escuchados y protagonistas.  Tendrá lugar algún día al finalizar las clases, y estarán presentes todos los delegados de pastoral de secundaria y bachillerato, los miembros del equipo pastoral y el capellán o capellanes del colegio.

 

ENCUENTRO-CELEBRACIÓN DE COMIENZO DE CURSO

Los delegados de pastoral rellenarán un cuestionario inicial para que expresen su opinión sobre la pastoral, las cosas que ven bien, los aspectos a mejorar y algunas cuestiones sobre su función. Se les harán preguntas como ¿cuáles son las tres cosas de la pastoral que más te gustan?, ¿y las tres que menos?, ¿por qué has querido ser delegado de pastoral?, ¿qué te gustaría aportar a tu clase como delegado de pastoral?, ¿qué dificultades crees que puedes tener?… También se les puede preguntar sobre aspectos más concretos, las celebraciones, los cantos… Lo importante es crear un foro donde se puedan expresar y se escuchen sus opiniones.

 

Oración de envío: Comenzaremos su misión con una oración de envío. Un ejemplo de esta pequeña oración puede ser:

 

Presidente: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¡Bienvenidos! Habéis sido llamados y elegidos para desempeñar una importante función entre vuestros compañeros. Escuchad lo que nos dice el evangelio:

 

“Subió entonces al monte, llamó a los que quiso, y se acercaron a él. Designó entonces a (se dice el número de delegados de pastoral que haya en el colegio), a los que llamó apóstoles, para que lo acompañaran y para enviarlos a predicar. Designó a…” (Mc 3, 13-14)

 

Se van nombrando, uno a uno, a todos los delegados de pastoral, que se van poniendo de pie y colocando en un círculo alrededor del que preside la celebración. Delante de cada uno se pondrá una pequeña vela. Una vez que todos han sido llamados, se continúa leyendo:

 

“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvirtúa, ¿con qué se salará? Para nada vale ya, sino para tirarla fuera y que la pisen los hombres. Vosotros sois la luz del mundo. Brille de tal modo vuestra luz delante de los hombres que, al ver vuestras buenas obras, den gloria a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5, 13.14.16)

 

Se deja un momento de silencio. Se pone música. Se realiza el siguiente gesto: se coge una gran vela (que representa la luz de Jesús). El que preside enciende con esa gran vela, la vela del que tiene al lado, y así sucesivamente, hasta que todos han recibido el mensaje “Eres la luz del mundo”.

 

Dos delegados de pastoral leen las siguientes peticiones:

 

– Jesús, te pedimos que nos ayudes en nuestro camino como delegados de pastoral a lo largo de este curso. TE LO PEDIMOS, SEÑOR.

– Te pedimos Jesús que seamos capaces de transmitir a nuestros compañeros la alegría de conocerte y estar cerca de ti. TE LO PEDIMOS, SEÑOR.

– Jesús, te pedimos que la generosidad y la solidaridad estén presentes en nuestra tarea como delegados de pastoral. TE LO PEDIMOS, SEÑOR.

– Te pedimos que como delegados de pastoral, te imitemos, y estemos cerca de nuestros compañeros cuando más lo necesiten. TE LO PEDIMOS, SEÑOR.

– Te pedimos…

 

Juntamos nuestras manos y rezamos un Padrenuestro.

 

Oración final: (se entregará en un papel a todos)

 

Señor Jesús,

comienzo hoy mi camino

como delegado de pastoral durante este curso.

Tú me has llamado y elegido

para que sea tu colaborador en mi  clase.

Acompáñame en el camino.

Ayúdame  a ser responsable,

a estar siempre disponible

y a colaborar ofreciendo lo mejor de mi.  

Quiero que los demás también te conozcan

y descubran que Tú, Jesús,

eres el amigo fiel

que permanece siempre a nuestro lado

y nos enseña con su vida

que el amor es la fuente de felicidad.

 

Entrega de un símbolo: al final se les entrega un símbolo que les identifique como delegados de pastoral y que les puede acompañar a lo largo del curso (por ejemplo, una pulsera con un lema, una cruz, un pin, un llavero, una linterna pequeña, un marca páginas con la frase “sois la sal y la luz del mundo” y un poco de sal pegado en ella…)

 

–             Una vez al trimestre los delegados de pastoral se reunirán con el representante pastoral de cada curso o el responsable de pastoral colegial, para animarles en su tarea, explicarles bien lo que tienen que hacer, darles indicaciones sobre posibles actuaciones especiales (por ejemplo, qué deben hacer en la Campaña del Domund, en el Adviento, la operación kilo, la preparación del gesto por la paz, en Cuaresma, en Pascua, en el mes de mayo…). Estos encuentros, que pueden tener diferente periodicidad, son muy importantes para que los delegados de pastoral no se desanimen en su tarea (si a nosotros, adultos, a veces nos entra el desánimo, ¡imaginemos lo que puede ser para ellos!) En dichas reuniones se fijarán las “misiones” fundamentales de cada trimestre. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Primer trimestre: Campaña del Domund, preparación del Adviento, campaña de Navidad, voluntarios en la organización y recogida de la Operación Kilo.
  • Segundo trimestre: participación especial en la preparación del Gesto por la Paz, campaña del Hambre, preparación de la Cuaresma y del Vía Crucis si lo hubiera.
  • Tercer trimestre: celebración de Pascua, participación en la Eucaristía de la fiesta del colegio así como en labores de voluntariado durante la misma, preparación y participación en la ofrenda mariana, participación y celebración en la eucaristía final de curso.

–             En mayo tendremos una celebración de fin de curso con todos ellos. Este encuentro constará de las siguientes partes:

  • Cuestionario de evaluación final: Se les pasará un test de preguntas donde recogeremos su opinión sobre la pastoral en general y sobre su papel como delegados de pastoral. Se les harán preguntas del tipo: ¿Qué ha sido lo mejor de tu misión como delegado de pastoral?, ¿qué dificultades has tenido?, ¿cómo te has sentido con respecto a tu clase?, ¿crees que ha sido una experiencia positiva para ti?, ¿se la recomendarías a otros?, ¿te ha ayudado personalmente?, ¿qué cambiarías?, ¿qué has descubierto?, danos tu opinión sobre la pastoral, ¿recomendarías a un amigo tuyo ser delegado de pastoral?…
  • Oración de acción de gracias por el curso y su misión como delegados de pastoral. De la misma manera que hicimos a principio de curso, tendremos una oración final con ellos. Una bonita propuesta es que los delegados de pastoral de cada curso, o por ciclos, preparen una pequeña acción de gracias. Ambientaremos la capilla o el lugar, si es posible con un icono; alrededor del mismo pondremos la foto de cada uno de ellos con una vela grande por cada curso o una pequeña delante de su foto. Con ello queremos simbolizar que han sido los “apóstoles” de Jesús, y luz para los demás.

 

Comenzaremos diciendo:

¡Bienvenidos! Nos reunimos a final de curso todos los alumnos que habéis desempeñado la función de delegados de pastoral. A principios de curso os presentasteis voluntarios porque queríais colaborar y dar testimonio de vuestra fe. Hoy queremos hacer una acción de gracias por todos y cada uno de vosotros, y en especial por el don de la fe que este año tanto hemos celebrado.

 

Y a continuación leeremos, adaptado, el siguiente texto del Evangelio deMc 3,13-15:

Jesús subió al monte y llamó a los que él quiso; y vinieron junto a él. Eligió a dos o tres “delegados por clase”, para que estuvieran con él, y para enviarlos a anunciar la Buena Nueva. Sus nombres eran… (introducirlos nombres de todos los delegados de pastoral)

 

Una vez que se les ha nombrado a todos, se lee algún texto, como la misión de los doce (Mt 28,16-20; Mc 6,7-13): se recordará cómo ellos han intentado llevar a cabo, como los discípulos, la misión que se les encomendó a principios de curso. Jesús ha sido su compañero de viaje y está siempre con ellos…

 

Los delegados de pastoral de cada curso, o por ciclos, presentarán una pequeña acción de gracias que han preparado previamente. Por ejemplo, pueden escribir un tweet a Jesús, en forma de acción de gracias por su misión como delegados de pastoral a lo largo del curso.

Terminamos rezando un Padrenuestro, cogidos de la mano, como símbolo de la comunidad que el grupo de delegados de pastoral forma.

 

  • Entrega de un pequeño símbolo o regalo de agradecimiento (puede ser por ejemplo una foto de los delegados de pastoral por curso enmarcada, o un marca-páginas con un texto del evangelio, una vela, un lápiz con una frase…).
  • Desayuno o merienda (según el momento en que se realice) todos juntos. Compartiremos un rato en torno a un pequeño desayuno o merienda, para estar con ellos, hablar y que se relacionen todos los delegados de pastoral de secundaria y bachillerato.
  • Realización de una foto con todos los delegados de pastoral juntos, que luego se podrá poner en la cartelera de pastoral, en la revista del colegio…

–   Momentos especiales de participación de los delegados de pastoral (fuera del ámbito habitual de la clase):

  • Para los colegios de Madrid, los delegados de pastoral pueden participar, como representantes de sus clases, en la ofrenda a la Virgen de la Almudena (9 de noviembre), y encuentros similares en otras ciudades.
  • Participación en el congreso de valores “Lo que de verdad importa”. En aquellas ciudades en las que se celebre acudirá a este congreso un delegado de pastoral de cada clase de bachillerato. Después dará a su clase el testimonio de esta experiencia y se hará una reflexión pedagógico-pastoral en torno a ella.
  • Campaña de Navidad-Operación Kilo (diciembre): los delegados de pastoral se encargarán de recoger los kilos, empaquetarlos y prepararlos para su envío. Si es posible participarán también en la entrega de los alimentos. Para los de 3º y 4º de ESO suele ser una experiencia muy positiva y apropiada.
  • Entrega del dinero de la Campaña de Navidad: si el dinero de la Campaña de Navidad se entrega en alguna obra de la ciudad, intentaremos que algunos delegados de pastoral sean los encargados de llevar con algún profesor o responsable de pastoral del colegio, el dinero a dicho lugar.
  • Fiesta del fundador: los delegados de pastoral participarán, con motivo del día del fundador, de los actos especiales que se preparen. Si en el colegio, existe comunidad de religiosos o religiosas, una experiencia que les gusta mucho es visitarles, incluso compartir un desayuno con ellos.
  • Ofrenda mariana (mayo): los delegados de pastoral serán los protagonistas, participarán en la oración y serán los encargados de realizar la ofrenda propiamente dicha.
  • En general, cuando se den actividades especiales de carácter pastoral o religioso, los delegados de pastoral serán los primeros en ser elegidos para participar en ellas.

 

  1. CONCLUSIÓN

“Este es mi siervo, a quien elegí,

mi amado, en quien me complazco”

(Mt 12,18)

 

El resultado de esta experiencia, allí donde se ha puesto en práctica ha sido, en general, bastante bueno. Los delegados de pastoral se convierten en líderes pastorales de sus clases, son valorados por sus compañeros y participan de forma activa en sus tareas. Suele haber bastante demanda para ser delegado de pastoral, especialmente en el primer ciclo de la ESO y en bachillerato. Es muy importante cuidar a los chicos y acompañarles en este camino. De esta manera conseguiremos que ellos lo vivan como una experiencia de fe, y así también la transmitan. También debemos contar con el apoyo y colaboración del tutor, pues a veces no es fácil para los chicos desempeñar su tarea, se desaniman y abandonan. Desde mi experiencia hay que buscar un equilibrio entre la responsabilidad y el compromiso que se les pide, y la posibilidad de sentirse sujetos activos y protagonistas. Al final, como en todo lo pedagógico- pastoral, el éxito dependerá de Él y de que nosotros, agentes de pastoral, seamos ejemplo para ellos y acompañantes en el camino. En definitiva, el delegado de pastoral es otra manera de poder acercarnos a ellos, y ofrecer un camino más para llegar al auténtico “camino,  verdad y  vida”  (Jn 14, 16).

Belén Blanco Rubio

beblanch@hotmail.com