Los nuevos Ulises, navegantes digitales