Los Salesianos al servicio de una Pastoral Juvenil en clave vocacional

El pasado domingo, 25 de febrero, tuvo lugar en Madrid, en la Casa Inspectorial de Salesianos Santiago el Mayor, la segunda reunión del curso de la Comisión Nacional de Animación Vocacional, en la que se coordinan las dos Inspectorías salesianas de España (SMX y SSM).

Convocados por Koldo Gutiérrez, Director del Centro Nacional Salesiano de Pastoral Juvenil, los miembros de la Comisión revisaron el desarrollo y la evaluación del Seminario de Animación Vocacional, celebrado en el mes de octubre pasado en Sanlúcar La Mayor (Sevilla). El trabajo y las conclusiones en torno al documento final centraron un buen tiempo de reflexión y diálogo.

En un segundo momento, a través de sus respectivos Coordinadores Inspectoriales, cada una de las dos Inspectorías presentó las acciones más significativas que, desde la Animación Vocacional, se están desarrollando en este curso.

Por parte de SSM, Xabier Camino presentó el nuevo Plan Inspectorial de Animación Vocacional, la implementación de la Campaña Vocacional “Felicidad comienza con Fe”, el ritmo formativo de los cursos de Acompañamiento que se están desarrollando en la geografía inspectorial, la marcha de la Casa de Orientación Vocacional de Carabanchel, así como también informó del trabajo de la Comisión Inspectorial de Animación Vocacional.

Por parte de SMX, José Miguel Núñez habló del desarrollo de la campaña “Ven y verás”, presentó como una buena práctica las Jornadas Pastorales de la zona centro de la Inspectoría, así como también comentó el desarrollo de los dos encuentros vocaciones que se han llevado a cabo, del encuentro de verano que se está preparando y de la situación de la comunidad propuesta “Bartolomé Blanco” de Sevilla.

Para concluir el trabajo, la Comisión centró su atención en la preparación del CampoBosco Nacional 2018, que se llevará adelante del 29 de julio al 7 de agosto en Turín, y que reunirá a más de 400 jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano de nuestro país.

Compartir
Artículo anteriorUn chupito… de silencio
Artículo siguiente¿Tiempos de posverdad?