Los videojuegos, nueva droga de los adolescentes

Los videojuegos, con sus consolas y soportes informáticos de tecnología cada día más avanzada, han generado una nueva forma de dependencia para cientos de miles de adolescentes y jóvenes estadounidenses. (Y si eso sucede allí, pronto llegará por otros sitios).

Los juegos en red, que permiten enfrentar a otros jugadores en cualquier lugar del mundo, son los que ocasionan más dependencia, según varios psicólogos y psiquiatras, que estiman que la cantidad de jugadores conectados a la red es de uno de cada ocho.

Aunque faltan estudios científicos, se cree que el juego más exitoso, ‘Halo 2’, cuenta con más de un millón de jugadores en Internet. A comienzos de 2005, la cantidad de horas que los adeptos estaban conectados a la red se acercaba a los cien millones, sólo para este juego.

Parecida a la drogadicción

La adicción a los videojuegos, que se caracteriza por el alejamiento de la vida social, podría presentar similitudes con la drogadicción o el alcoholismo, destacó el psicólogo David Walsh, director del Instituto Nacional sobre Medios y Familia en Mineápolis (Minesota, norte).

“Los juegos en red crean la dependencia más fuerte ya que existe una enorme presión de los otros jugadores del mismo equipo. Si uno se detiene, muchas veces el resto del grupo amenaza con expulsarlo”, explicó Walsh, quien señala a EverQuest, un juego de rol, como uno de los más adictivos.

“Una joven mujer me admitió que deja a su bebé llorar durante horas mientras ella juega, otra se divorció de su marido ya que éste pasaba todo el tiempo jugando, un hombre perdió dos trabajos por los juegos en red”, ejemplificó Walsh.
Hasta 70 horas semanales

“Algunos adolescentes juegan hasta 70 horas por semana”, agregó. Uno de los casos más graves es el de un muchacho que juega toda la noche “hasta dormirse a las cuatro o cinco de la mañana. Cuando su madre le exige que se detenga, la amenaza de muerte o con suicidarse. (El joven) es tratado por un psiquiatra que por el momento ha recomendado que lo dejen jugar”.

Las asociaciones de ayuda a los padres se multiplican, como la organización ‘Madres contra la dependencia de los videojuegos y la violencia’ (Mavav, por sus siglas en inglés) o ‘Jugadores en red anónimos’, inspirada en la asociación de ayuda a las personas alcohólicas.

‘Jugadores en red anónimos’ fue fundada en 2002 por Liz Woolley después del suicidio de su hijo, que se encontraba en tratamiento por depresión y era un apasionado del EverQuest, uno de los más populares junto a ‘Grand Theft Auto’ (juego de pandillas y robos de automóviles) y ‘Socom’ (juego de guerra).
Compensar la falta de confianza

Los adolescentes son vulnerables a la atracción de los videojuegos ya en ellos se sitúan en el centro de la acción, lo que les permite compensar la falta de confianza en sí mismos, común a esa edad. “El sentimiento de control y dominio son elementos adicionales que afectan a los adolescentes”.
Algunas señales de dependencia son cuando “el niño pasa la mayoría del tiempo en la casa, en su cuarto, sin salir siquiera para almorzar o ir al baño”, informa el sitio de Mavav.

La mayoría de los fanáticos afirman que podrían dejar de jugar si lo desearan y en general niegan la dependencia.

Violencia

A su vez, los especialistas temen también por el efecto de la violencia que está presente en la mayoría de los juegos. Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad deHarvard, en 2004, el 90% de los juegos obligan a los participantes a matar o herir para ganar puntos.

 

Para hacer

  1. Está noticia está tomada de AFP (23/5/2005). ¿Qué nos dicen esos datos?
  2. Hemos puesto la noticia en la sección ‘TV’porque en el fondo se trata de situarnos ante una pantalla, pero la realidad de los videojuegos puede ser mucho más adictiva. ¿Cómo nos movemos nosotros en ese campo?
  3. ¿Qué alternativas tenemos al mundo de los videojuegos? ¿Cómo ponerlas en práctica?

 

Compartir
Artículo anteriorClaves pastorales
Artículo siguienteVIDA DE UN PIOJO LLAMADO MATÍAS