Luis Valverde: “Si Dios quiere, me veo Salesiano”

Aunque nació en Las Palmas de Gran Canaria hace 23 años, Luis llegó a Madrid a los pocos meses de ser bautizado. Antiguo alumno del colegio San Juan Bautista de Estrecho, concluyó el Grado de Enfermería en 2018 y el Máster de Educación del Profesorado hace un par de meses: “Toda mi vida ha estado ligada a Don Bosco: durante 12 años fui alumno del colegio salesiano de Estrecho, desde pequeño me enganché al Chiquicentro y posteriormente al centro juvenil La Balsa, donde estos últimos años he sido animador de preadolescentes y de jóvenes”.

Luis se define como un joven comprometido, cercano y espontáneo. Me confirma que la vida le ha cambiado bastante desde que comenzó a plantearse ser Salesiano: “Aparcar la vida que tenía antes, para reorientarla hacia la vocación a la que Dios me llama, lo ha reordenado todo. Me doy cuenta de que esta decisión me ha ayudado a madurar en mi relación con Dios (oración personal y celebración de la eucaristía), a crecer en la experiencia de vivir y compartir mi vida en una comunidad de hermanos; y, sobre todo, a reafirmar mi vocación gracias al regalo de una intensa pastoral vivida en las diferentes realidades donde he estado: La Balsa, Pan Bendito y Paseo Extremadura”.

Desde el pasado mes de septiembre Luis está en el Noviciado de Genzano di Roma, preparándose para ser Salesiano: “Creo que este año me depara mucho más de lo que puedo llegar a imaginar. Estoy seguro de que será un año para abrir mi corazón a Dios, para llenarme de su amor, poniendo a Jesús en el centro de mi vida a través de la oración profunda, la convivencia con los demás novicios y la pastoral; un tiempo de gracia para confrontar mi proyecto vocacional de vida a la luz del testimonio de vida del propio Don Bosco”.

Cuando le pregunto a Luis dónde se ve dentro de diez años, él me contesta sonriente: “Si Dios quiere, me veo Salesiano. No sabría dónde, seguramente en un colegio impartiendo clases y al pie del cañón en la pastoral de la Obra (centro juvenil, plataforma social…), aunque no descarto ser misionero porque siempre me ha tocado el corazón esa vocación”.

Todo un testimonio de disponibilidad y generosidad vocacional. Gracias, Luis. ¡Feliz año de Noviciado!

Xabier Camino Sáez, SDB
Coordinador de Animación Vocacional SSM

 

(Artículo publicado en el Boletín Salesiano de España, noviembre 2019)