Manos a la obra

Imágenes y texto

Estos tres dibujos, junto a otros cuatro, ilustraban en El Mundo (27.10.96) un reportaje  titulado Un mundo de 1.000 habitantes, en el que se imagina cómo sería un pueblo con las lenguas, religiones o los ricos que hay… en la Tierra.

El texto es muy sugerente para tomar conciencia de nuestra realidad globalizada, y comienza ahora a ser difundido por varios medios. Nosotros reproducimos parte de él en la página 6 de este mismo Cuaderno Joven según la versión que ofrecimos en otro lugar (Cfr. H. OTERO, Parábolas para una nueva sociedad. Educar en la justicia y en la solidaridad, PPC, 2002, pp. 77-81). Véanse allí mismo abundantes sugerencias y propuestas de trabajo.

Las imágenes

Podemos, pues, trabajar con ese texto apoyándonos en estas imágenes o centrarnos en algunos aspectos a partir de las mismas.

También podemos partir de cada una de ellas o de las tres a la vez, según nuestras necesidades e intereses, independientemente del texto que ilustraban.

Ofrecemos inicialmente algunas pautas generales que darán pie para diversos momentos sucesivos en una misma sesión o para centrarse solo en alguno de ellos.

  1. Comenzamos siempre viendo las imágenes (sin tener en cuenta inicialmente el texto de origen):
  • ¿De qué van? ¿Qué nos dicen?
  • ¿Qué pasa ahí? ¿Qué relación pueden tener unas con otras?
  1. Nos centramos en cada una de ellas:
  • ¿Cuál puede ser su sentido?
  • ¿Qué reflejan de la realidad? Poner situaciones específicas y recordar casos concretos. (Ver las propuestas posteriores).
  1. Las relacionamos unas con otras.
  • ¿Pueden tener algo que ver entre sí?
  • Al final: Contar una historia cuyas ilustraciones sean esas imágenes.

Las religiones

  • Centrarse en la imagen de la religión: ¿Qué nos llama la atención?
  • Identificar a cada uno de los personajes: “Moros, judíos y cristianos”. Tener en cuenta los símbolos que blanden: media luna, estrella de David, cruz….
  • ¿Cuál es la actitud de cada uno de esos personajes? Se corresponde con la realidad?
  • “Si el mundo tuviera mil habitantes, las creencias religiosas se dividirían de la siguiente manera: 329 cristianos, 178 musulmanes, 132 hindúes, 60 budistas, 54 ateos, 3 judíos y 86 seguidores de creencias minoritarias. 167 ciudadanos se declararían agnósticos.” Sin embargo aquí están presentes los judíos. ¿Por qué?
  • Nuestro futuro será cada vez más interreligioso. ¿Qué supone eso para nosotros? Por cierto: ¿Dónde estamos cada uno? ¿Por qué?

El agua

  • Centrarse en la imagen del agua. ¿Qué sensación nos produce?
  • “Un tercio de los habitantes tendría acceso a agua potable y por lo tanto, mejores condiciones higiénicas. Dos de cada tres se verían privados del líquido elemento, primero por causas económicas y segundo por el nivel de contaminación del agua.” Aquí sí que unos lo tienen todo y otros nada…
  • ¿Cómo aprovechamos el agua? ¿Qué sensibilidad tenemos ante este problema?

El dinero mal repartido

  • Centrarse en la imagen: ¿Con qué la relacionamos?
  • Los datos son concluyentes: “Por cada rico habría 3 pobres; 200 personas recibirían el 75% del total de ingresos, y otras 200 se repartirían el 2%.” ¿Quién y cómo sostiene este entramado?

Manos a la obra

·         Las manos están presentes en todos los personajes. ¿Cómo las usa cada uno? ¿Por qué?

  • ¿Cómo y en qué podemos nosotros ponernos manos a la obra? Concretar situaciones y recalcar aspectos muy concretos de actuación.

Herminio Otero

 

Compartir
Artículo anteriorMística para el camino
Artículo siguienteANGEL DE AMOR