Mayo: “Ser FiEl como María”/ “Be FAITHful as María”

Por la fe, María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega (Porta Fidei 13).

Continuamos con nuestra propuesta de vivir el Año de la Fe de manera intensa dentro del proyecto “Fuertes en la fe, día a día, mes a mes”. Mayo está dedicado a María, modelo de madre y de mujer; modelo de fe. Es una oportunidad para recordar, vivir y celebrar la importancia de María, especialmente lo mucho que podemos aprender de ella como personas y como cristianos. María, primera creyente, nos enseña que “creer es fiarse con toda libertad y con alegría del proyecto providencial de Dios sobre la historia” (Benedicto XVI).

Objetivos pedagógicos

  • Profundizar en la figura de la mujer y especialmente en el de la madre.
  • Reconocer el valor de la fidelidad en la vida.
  • Comprender la relación entre fidelidad y felicidad.

Objetivos pastorales

  • Celebrar, en mayo, el mes de María.
  • Descubrir las cualidades de María (la sencillez, la humildad, la fidelidad, la prudencia, la constancia) y reconocerla como modelo de fe.
  • Acercarnos a María como madre y ejemplo, que nos acompaña y nos protege en el camino.
  • Comprender la relación entre fidelidad y fe.

PROPUESTAS

Proponemos algunas ideas para, adaptándolas, trabajar este tema de la fe y María:

Propuestas para tutorías

  • A partir de la frase del evangelio “María, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón” (Lc 2, 19), trabajar con nuestros alumnos, cuáles son las cosas importantes que cada uno guardamos en nuestro corazón. Podemos construir un mosaico en clase con todas ellas representándolas a través de fotos.
  • Trabajar (más apropiado para alumnos mayores) la idea de “Ser FiELiz”, buscando conectar la fidelidad con la felicidad. Ponemos nombre a las cosas importantes de nuestra vida, las que nos hacen realmente felices. Presentamos la balanza de la fidelidad-felicidad, basada en la pregunta ¿A más fidelidad más felicidad?

Propuestas para pastoral

  • “Una flor para cada día, una flor para María”: propuesta para conocer y celebrar diariamente a María. Cada día se asigna a un alumno que traiga una flor (hecha o natural) y se dedica a una característica de María, a recordar algo de su vida (leyendo alguna frase del evangelio), o se le dedica una oración.
  • “Queremos a María, queremos ser como María”: Celebración para descubrir a María, sus principales características, especialmente la fe, y experimentarla como madre de todos.

–          Ambientamos el lugar de la celebración con una gran imagen de María y flores que han traído o hecho los alumnos.

–          Canto de entrada (podemos utilizar “Hágase” de Migueli).

–          A partir de textos del evangelio nos acercamos a María como mujer de fe:

  • Lc 1,26-38: La anunciación.
  • Lc 2,1-20. El nacimiento de Jesús.
  • Lc 2,19.51. Guardaba todas las cosas en su corazón.
  • Mt 2,13-15. Huida a Egipto.
  • Jn 2,1-11: Las Bodas de Caná.
  • Jn 19,25-27. María en la cruz junto a Jesús.
  • Hch 1,14. Tras la resurrección, permaneció junto a los apóstoles.
  • Hch 2,1-4. Pentecostés.

Con estos textos reconocemos sus cualidades: humilde, sencilla, generosa, confiada, fiel, siempre cerca de Dios…, y nos preguntamos: ¿Cuáles de estas cualidades tengo yo? ¿Cuál me gustaría tener?

–            Gesto: “Un mensaje para ti”. Junto a la imagen de María ponemos un buzón. Invitamos a los participantes en la celebración que escriban un mensaje a María de petición, de agradecimiento, de admiración, como madre…

–            Terminamos rezando un avemaría y con un canto.

Belén Blanco

Compartir
Artículo anteriorLa música no se toca
Artículo siguientePASTORAL DE LA ORACIÓN