MES DE MAYO – MES DE MARÍA – MES DE LA MUJER

Belén Blanco Rubio, Coordinadora Pastoral del Colegio marianista El Pilar (Madrid)

 

En este Año de la Fe, acercarse a la figura de María tiene una importancia especial, pues el papa Benedicto XVI consagró el año a María, por haber sido “bienaventurada porque ha creído” (Lc 1, 45). María es nuestro modelo de creyente, y de madre.

 

Celebramos en este mes de mayo, el mes de Maria, la mujer que, desde la humildad y sencillez, tenía la capacidad de guardar las cosas importantes en su corazón (Lc 2,51) y a la vez se hacía presente cuando era necesario, mostrándonos a su hijo Jesús: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2,5). María nos muestra el camino de la auténtica vida cristiana. Con ella y su ejemplo, aprendemos a acoger a Dios y a los hombres con la misma fidelidad, sencillez y entrega que ella lo hizo.

 

Como mujer, y gracias a su fe, fue un modelo a seguir. Por eso, vamos a dedicar este mes a la mujer; a tantas mujeres que en el mundo sufren situaciones de injusticia, maltrato, desigualdad, vejaciones… Presentamos una serie de temas de la mujer actual:

 

  • La violencia de género
  • La desigualdad hombre – mujer
  • La prostitución
  • El acceso a la educación en los países subdesarrollados

 

La forma de trabajarlo puede ser:

–             leer el documento y contestar a las preguntas en alto y terminar con la oración.

–             trabajar también por grupos, entregando una fotocopia, y que contesten a las preguntas. Después se hace una puesta en común y se termina con la oración.

 

Otras propuestas:

–             Canción “Ella” y “Malo” (Bebe), “Hay un extraño en mi bañera” (Ana Belén)

–             Película: Solas (Benito Zambrano) – Te doy mis ojos (Iciar Bollaín)

 

  1. LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

La violencia en el hogar, especialmente los golpes a la cónyuge, es tal vez la forma más generalizada de violencia contra la mujer. En países en que se realizan estudios fiables a gran escala sobre la violencia basada en el género, se informa de que más del 20% de las mujeres han sido víctimas de maltrato por los hombres con los que viven.

De acuerdo con el Informe sobre el Desarrollo Mundial  del Banco Mundial, las violaciones y la violencia en el hogar culminan en la pérdida de más años de vida saludable, entre las mujeres de 15 a 44 años de edad, que el cáncer mamario, el cáncer del cuello del útero, el parto obstruido, la guerra o los accidentes de tráfico.

Hoy en día la violencia contra las mujeres es una realidad tristemente presente tanto en países subdesarrollados, como en países desarrollados.

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN Y EL DEBATE:

–          ¿Crees que se produce esta violencia en nuestra sociedad? ¿Por qué? ¿Cuál es su origen?

–          ¿Qué podemos hacer para evitar esa violencia?

–          ¿Cómo ayudarías a una mujer que es víctima de esa violencia?

–          ¿Y a un hombre que la practica?

 

María fue un ejemplo de mujer en una sociedad en que la mujer también estaba sometida a marginación y maltrato.  En una sociedad en la que la mujer no era considerada, supo tener actitudes de fortaleza y esperanza. En contra de lo que estaba permitido para una mujer, supo hacerse presente tanto en los buenos momentos como en los malos. Aprendamos a través de ella, a ver todas las realidades sufrientes de las mujeres en nuestro mundo de hoy.

MOMENTOS DE REFLEXIÓN PERSONAL Y SILENCIO

Palabra de Dios (Isaías 11, 1-10)

En aquel día brotará un renuevo del tronco de Jesé,
un vástago florecerá de su raíz.
Sobre él se posará el espíritu del Señor:
espíritu de ciencia y discernimiento,
espíritu de consejo y de valor,
espíritu de piedad y temor del Señor…
No juzgará por apariencias, ni sentenciará de oídas;
defenderá con justicia al desamparado,
con equidad dará sentencia al pobre…
Aquel día el Señor tendrá otra vez su mano
para rescatar el resto de su pueblo.

Reflexión

María pertenece al grupo de los “pobres de Yahvé”, aquellos que creían que las palabras del profeta un día se harían realidad; por eso espera confiadamente. El panorama que nos describe el profeta, hoy, cuando contemplamos nuestro mundo, nos hace sonreír. Esperar, como esperó María, significa creer que, de verdad, Dios puede transformar la realidad de nuestro mundo, creer que su venida no fue en vano. Hay un problema: en Israel muy pocos reconocieron al Mesías. Sólo en los pobres encontró eco el mensaje de Jesús. María estaba entre esos pocos porque entendía lo que significa la sencillez de corazón. Esperar con María,  significa sentirnos pobres, necesitados de salvación.

 

ORACIÓN: “Ave María”

 

  1. LA DESIGUALDAD HOMBRE- MUJER

 

A pesar de la evolución que se ha producido a lo largo del siglo XX, la desigualdad entre hombres y mujeres sigue siendo un hecho hoy en día, tanto en sociedades desarrolladas como subdesarrolladas.

 

En los países subdesarrollados las mujeres, al no tener fácil acceso a la educación quedan relegadas a trabajos domésticos o trabajos poco cualificados y, por tanto, mal remunerados. El acceso de mujeres a la educación secundario no asciende a más del 10% en gran parte de estos países.

 

En los países desarrollados, en los últimos años se ha producido un proceso de feminización laboral (acceso mayoritario de la mujer al trabajo). El empleo de la mujer en la UE se sitúa en torno al 39% medido con relación a la población potencialmente activa, de manera que la tasa de no empleo (paradas e inactivas) supone el 61%. Esta participación no se da por igual en todos los países. Se detectan tres zonas diferenciadas: en primer lugar los países nórdicos con los niveles más elevados, especialmente Dinamarca, 55%, y U.K, 50%; en segundo lugar, un grupo de países centrales entre los que vale la pena señalar la inclusión de Portugal, y por último los del Sur, formados por la tríada España, Grecia e Italia.

 

En estos países, la desigualdad se basa sobre todo en cuestiones salariales, y en las dificultades que encuentran las mujeres para combinar la maternidad y el trabajo fuera de casa.  Según datos de la OIT, sigue existiendo una evidente diferencia en la remuneración entre hombres y mujeres. La diferencia sería el resultado entre otros factores de: el acceso desigual a los puestos estables, la acentuación de la segregación profesional y el crecimiento de los trabajos invisibles o estadísticamente no recogidos. En los salarios, se ha mejorado la situación respecto a décadas precedentes, pero todavía la mayoría de las mujeres perciben salarios entre el 50 y el 80% de lo que ganan los hombres. Hay que destacar la situación en Asia, donde en Japón y República de Corea las mujeres ganan en promedio la mitad que el salario de los hombres, y en los países recientemente industrializados, como en Singapur el 57%, mientras que en Sri Lanka y Hong Kong, con el 89%, la situación es mucho mejor. En América Latina el diferencial salarial oscila entre el 44 y el 77%.

 

Esta discriminación salarial responde a que: las profesiones feminizadas son menos valoradas profesionalmente, las mujeres ocupan una mayor proporción de trabajos a tiempo parcial, y en general perciben menos complementos como antigüedad, festividad, nocturno.

 

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN Y EL DEBATE:

 

–          ¿Por qué crees que la mujer tiene más dificultad para acceder al trabajo que el hombre?

–          ¿En qué se puede basar la diferencia salarial entre hombres y mujeres?

–          Si fueras un político o un empresario (que de ti dependiera la contratación y el salario de una mujer), ¿qué cosas harías?

–          Desde un punto de vista cristiano, ¿qué actitudes hay que tener ante estas situaciones?

 

En tiempos de Jesús y de María, la mujer era la gran rechazada de la sociedad, no teniendo incluso la consideración de persona. Sin embargo, María fue un ejemplo de mujer, tuvo fe y supo enfrentarse a la realidad y a la vida dando un . Jesús acogió siempre a las mujeres más rechazadas: la hemorroisa, María Magdalena, la mujer adúltera… Todas estas actitudes son las que deben estar presentes en estos días en los que la mujer es rechazada, y se siente, a veces, débil y apartada.

 

ORACIÓN:

A Ti que eres la Madre,
que amas con ternura,
venimos a ofrecerte nuestra vida
y a decirte que te amamos;
que somos tus hijos que confiamos
en el poder de tu protección.
Llévanos sobre tu corazón
junto al Niño que descansa en tus brazos,
consuélanos en la aflicción,
fortalécenos en la tentación.
Haznos crecer en la fe, en la esperanza,
y en el amor a Dios y a los hermanos.
Conserva en nuestro interior
la alegría de ser hijos de la Iglesia.
Impúlsanos para que seamos
entusiastas evangelizadores del Reino.
Y que tu bendición nos acompañe, Madre
hasta ver la hermosura de Dios en el Cielo. Amén

 

  1. LA PROSTITUCIÓN

 

            Aunque la prostitución sea considerada la profesión más antigua del mundo, y no sea siempre forzada, es decir, que haya mujeres que acceden libremente a esta profesión, no deja de ser uno de los problemas más preocupantes de la mujer (y muchas niñas) y también de la sociedad en general, por el riesgo de transmisión de enfermedades que entraña.

 

La prostitución se ha convertido en un negocio que se desarrolla en ámbitos diferentes:

 

–          Salida a migrantes: personas, generalmente sin papeles, que ven en la prostitución una salida a sus vidas. Al año en España vienen entre 300.000 y 500.000 mujeres que se dedican a la prostitución.

 

–          Turismo sexual: se da sobre todo en Cuba, Tailandia, Camboya, Laos o Vietnam, donde al año se venden 4 millones de esclavas que pasan a formar parte de redes de prostitución. Se engaña a muchos de ellas para que entren en el comercio: es fácil hacerlo porque las mujeres y los niños son jóvenes, analfabetos, vulnerables y crédulos. Muchachas de aldeas de Myanmar, Camboya, Indonesia y Filipinas son llevadas a ciudades o países vecinos con promesas de trabajos lucrativos como camareras y ayudantes domésticas, para terminar en salas de masajes y bares de karaoke. Otras son llevadas a Australia, Japón, Sudáfrica y Estados Unidos para mantenerlas como esclavas en burdeles, aisladas, narcotizadas, con hambre o violadas en los primeros días de su reclusión para intimidarlas y prepararlas para los clientes, dicen los expertos. El turismo sexual es un negocio provechoso. Los datos proporcionados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) mostraron que entre el 2 y el 14 por ciento del Producto Interior Bruto de Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia proviene del turismo sexual.

 

Algunos datos:

  • Un mínimo de 100.000 prostitutas inmigrantes trabajan en Estados Unidos.
  • Entre 40.000 y 50.000 mujeres tailandesas son prostitutas en Japón.
  • Más de 1.000.000 de personas, en su mayoría mujeres y niñas, caen cada año en las redes de prostitución organizada en Asia.
  • Son más de 500.000 las mujeres importadas en Europa occidental de países del Este. Tan sólo en Italia hay más de 45.000 mujeres, dos tercios provenientes de Europa del Este y casi un tercio de África.
  • Unas 75.000 brasileñas viven de la prostitución en Europa.

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN

–          ¿Crees que las mujeres se meten a prostitutas porque no tienen otra solución o porque prefieren esa opción frente a otras?

–          ¿Crees que la responsabilidad de que exista la prostitución es sólo de las prostitutas o de también de quienes las pagan?

–          ¿Crees que habría que ilegalizar la prostitución, que en la mayoría de los países no está ilegalizada?

–          ¿Qué otras consecuencias negativas tiene la prostitución?

PARA ORAR: Jesús acogió a las prostitutas. Así lo hace con la mujer adúltera, la prostituta… (Lc 7, 36-50). A estas mujeres les perdona, y las acoge, y nos invita a que hagamos nosotros lo mismo. También María estuvo junto a María Magdalena al pie de la cruz (Jn 19, 25).

  1. EL ACCESO DE LAS MUJERES A LA EDUCACIÓN EN LOS PAÍSES SUBDESARROLLADOS

 

En el siglo XII después de Cristo, el filósofo árabe Ibn Rushed afirmó que “una sociedad que esclaviza a sus mujeres es una sociedad destinada a la decadencia”.

 

La educación es un elemento vital para garantizar una mayor calidad de vida a todos los niños y niñas y un mundo mejor para todos. Pero si se descuida la educación de las niñas, estos objetivos serán inalcanzables. En todos los países, la educación de las niñas produce espectaculares beneficios sociales para las generaciones actuales y futuras. Una niña escolarizada tenderá con el paso de los años a casarse más tarde y a tener menos hijos; sus hijos tendrán más posibilidades de sobrevivir, estarán mejor alimentados y recibirán una educación mejor. Esa niña tendrá una capacidad mayor para protegerse del VIH/SIDA y adoptará, toda su vida, un papel más activo en la toma de decisiones sobre cuestiones sociales, económicas y políticas.

El problema es fácil de entender si lo planteamos en términos familiares en el marco de una economía de subsistencia. Imaginémonos una familia campesina que sobrevive al día. Esta familia tiene cuatro hijos, dos varones y dos mujeres. ¿Quién tiene que ocuparse de la casa mientras la madre está en el campo?, ¿Tendrán igual oportunidad los hijos y las hijas de y encontrar un trabajo remunerado en el futuro? Desde el punto de vista de los padres de estas cuatro criaturas puede que la decisión de escolarizar prioritariamente y durante más tiempo a sus dos varones tenga su lógica, pero si lo analizamos a la luz de la promoción de un auténtico cambio social en los países del Sur esta discriminación significa un triple fracaso:

  1. En primer lugar porque las niñas se quedan fuera
  2. Esta lógica perpetúa un sistema de segregación social por género que impide de hecho que, al llegar a adultas, estas mujeres sean capaces de convertirse en actores de su propio futuro. Sin educación su vida estará, una vez más, ligada al matrimonio, a la dependencia del marido o a los trabajos menos cualificados y con menos responsabilidad o influencia social.
  3. También fracasamos en términos de coste de oportunidad, pues una mujer formada y con posibilidades de ganarse mejor la vida es a su vez ejemplo a seguir y estímulo para que nuevas familias se atrevan a romper el esquema tradicional de discriminación que heredaron de sus mayores.

Porcentaje de los niños y niñas escolarizados en educación primaria:

  Africa
Subsahariana
Africadel Norte
y Medio Oriente
Asia Este y
Pacífico
Asia Sur Latinoamérica
y Caribe
Total
Niños 39 % 15 % 2 % 25 % 11 % 40 %
Niñas 45 % 24 % 4 % 37 % 10 % 60 %

 

En números absolutos se calcula que la población infantil sin escolarizar supera los 100 millones.                                                                                                                               

 

Un testimonio real…

Shalina es una niña de Bangladesh que está por terminar la escuela. No obstante, para Shalina nunca existirán los nervios típicos anteriores a la rendición de los exámenes, ni la inscripción en la universidad, ni diplomas, ni planes para realizar una carrera profesional. Tampoco habrá una graduación. Shalina tiene 13 años y está a punto de unirse a los más de los 73 millones de niñas de todo el mundo que no completarán sus estudios escolares.

Para los padres de Shalina, y para millones de otros padres como ellos, educar a una hija es un malgasto de tiempo y de dinero. Ellos casaron a su hija mayor a los 15 años, después de decidir que usarían sus escasos recursos para la educación de su hijo varón, postergando la formación e instrucción de sus hijas. Shalina acostumbraba a preocuparse por estudiar las lecciones y superar las pruebas, pero ella está mucho más preocupada por el matrimonio y la crianza de sus hijos, aunque sabe que deberá hacerlo mientras aún es una niña.

Shalina soñaba con ser médica, pero debe dedicarse a limpiar casas durante el día y a cuidar niños durante la noche. Shalina era una niña feliz, pero ahora empieza a lamentarse de no haber nacido varón. A Shalina y a las 73 millones de niñas no sólo se les ha negado una posibilidad que muchos de nosotros tomamos como un derecho garantizado.

PREGUNTAS PARA LA REFEXIÓN:

–          ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el no acceder a la educación?

–          ¿Consideras la educación un derecho o un privilegio de unos pocos?

–          ¿Qué valor le das tú a la educación?

–          ¿Qué le dirías a Shalina o cualquier otra niña a la que se le negara el acceso a la educación?

 

ORACIÓN: “Ave María” u otra

 

Belén Blanco Rubio