Mitomanías salesianas: 2. «Mi política es la política del Padre nuestro»