Mitomanías salesianas: 3. ¿Por qué no quieres cuidar de ella? ¡Yo no estoy destinado a eso!