Mitomanías salesianas: 5. Algo más que una válvula de escape