Mitomanías salesianas: 6. “Nunca escucharás de mí que todo tiempo pasado fue mejor”