Mitomanías salesianas: 8. «Honrados ciudadanos, buenos cristianos y más que simples asalariados»