Orar siempre…

Bajo las ruinas de una casa del gheto judío de Varsovia, se encontró, dentro de una botella va­cía, un texto impresionante. Un judío de 43 años, Jossel Rackover, sumergido en el horror de la persecución nazi, se vuelve a Dios y le habla con una dura franqueza”.

Lo has hecho todo para que yo no crea más en Ti, para que llegue a dudar de Ti.

Pero tintero exactamente tal corno he vivido: en una Fe inconmovible en Ti.

Más abajo, dedicado a aquella persona que descubriese su carta, confiesa:

Creo en el Dios de Israel, por más que Él lo haya lecho todo para romper la Fe que tengo en Él.

Ahora pasa una cosa extraña en el mundo:

parece que en estos tiempos el Dios todopoderoso da la espalda a aquellos que le imploran.

Y añade, gritando a Díos desde el sufrimiento:

Son las últimas palabras que te dirijo…

No te saldrás con la tuya si intentas hacerme caer… Bendito sea por toda la eternidad el Dios que  muy pronto mostrará nuevamente su rostro al inundo.

 

PARA TRABAJAR Y ORAR

  1. Leer el testimonio de este gran creyente. Comentarlo.
  2. ¿Qué parecidos encontráis entre esta oración v la de Cristo en la cruz (Mt 27,-16)?
  3. —Meterse en la piel» de aquellos miles de judíos perseguidos por los nazis. (Visionar, si es necesario, algún trozo de la película —La lista de Schindler». Expresar sus sentimientos, dudas, interrogantes… ¿Qué pensar y decir de Dios v a Dios en esos momentos?
  4. Alguien ha dicho que es imposible hablar de Dios después del Holocausto. ¿Qué pensáis vosotros?
  5. “Antes había que creer para rezar… Hoy hay que rezar para creer”. ¿Qué relación guardan, en mí vida, fe y oración? ¿Cómo es mi oración? ¿Sé rezar todos los momentos de mi vida? Comunicar nuestra experiencia de oración.

 

PARA TRABAJAR «¿EXISTE DIOS?» (Ver página siguiente)

 

  1. Qué razones te —convencen,> más, te parecen más profundas.
  2. Qué dudas a la Fe haces tuvas v no sabrías cómo responderlas.
  3. ¿Cómo es el Dios que presenta Jesús en el Evangelio? ¿Qué imagen de Dios queda reflejada en Jesús, en sus palabras N, en so \ ¡da.>
  4. No basta —Creer en Dios,,, hay que preguntarse en qué Dios se cree. ¿Qué imagen tienes deDios? ¿En qué Dios crees.’ ¿5e parece al Dios de Jesús?
  5. “El amor, la mistad son como el fuego: o lo avivas o se apaga…” La Fe se puede perder. ¿Cómo —avivas» tu amistad y amor a Dios? Y es que no bastan razones>, hacen falta experiencias» ¿Qué –experiencias?, (coheren­cia de oída, voluntariado, oración, vida de grupo, celebración, sentido misionero, etc …) te van enamoran­do cada vez más de Jesucristo.’
  6. La Fe, como el amor, es cosa de dos. Si crees, agradéceselo a Dios y pídele creer con más fuerza v ser más co­herente en tu vida, Si no crees, ábrete a la posibilidad de que Dios exista, no le des «la espalda, por si sale a tu encuentro… Incluso —rézale a tu manera» diciendo: “Dios, si existes, que te descubra…”