OTROS JÓVENES

La insurrección en Belgrado expone entre su júbilo el aroma de otras revoluciones iguales hace casi treinta años y la consoladora sensación de que acaso no pasan del to­do los tiempos. Los setenta y el final de los años sesenta, especialmente, han regresado a menudo en la última década del siglo XX, tal como si la centuria hubiera pretendido rejuvenecerse o como si se resistiera definitivamente a morir.

La nueva visita del petróleo, una cuestión vieja y olvidada, resucita hoy con el extra­ño revival de la OPEP, el sangriento conflicto en Oriente Próximo, la subversión coléri­ca de los países productores de materias primas y pobres. En realidad, el Tercer Mun­do, esa fastidiosa entidad que fue apartada de la vista hace algunos años, vuelve hoy en forma de deudas, guerras, hambrunas o catástrofes televisadas y recobra la altura de su vieja sombra sobre el sospechoso confort de Occidente.

Los jóvenes airados de los años sesenta, los automarginados, los contraculturales o contestatarios, se disiparon con la barnizada explosión yuppi de los esmaltados años ochenta y sólo se esperaban ya, desde entonces, nuevas promociones de diplomados con masters. Sin embargo, sin preverlo, en la actualidad brotan también camaradas en forma de ONG y de gentes de izquierdas contra la globalidad explotadora en las ave­nidas de Seattle, Bagkok, Washington o Praga.

Apenas hay hippies extravagantes, pero la New Age reúne, de cerca o de lejos, a casi toda la blanda espiritualidad del tiempo. Tampoco hay aquella revolución sexual dura, pero se pugna con el sexo en una nueva frontera de la homosexualidad, la cultura ho­mosexual y las parejas de hecho. El petróleo, lo porno, el gore, lo fun, lo post, la opresión de ahora se corresponden con el petróleo, el sexo libre, el orgón, lo psico, lo anti o la opresión de aquellos años.

La diferencia entre una y otra consiste en que, perdido el fulgor de lo nuevo, cada fe­nómeno sobreviene con el carácter de una edición usada.

VICENTE VERDÚ

«El País», 7.10.2000

 

Para hacer

 

1. ¿Qué nos llama la atención de lo que dice el autor? ¿En qué estamos de acuerdo con su análisis?

2. Relacionar lo que aquí se dice con lo expresado en la página siguiente sobre los rebeldes en la aldea global.