Para que tú no llores

la                        re

Se fue con las arenas del mar,
la             re

buscando su destino,
la                            re

palpito entre las sombras sin más
la             re

y nado en el vacío.

 

la                         re

Reina el silencio en este oscuro lugar,
la                   re

nada es eterno, todo llega al final.
FA                           MI

Tan sólo sé que busqué y que busqué
re                   MI

lo que este mundo me duele y me da.

 

                la

Para que tú no llores así
re

no pierdas las esperanza.
MI            la

Sé que llegará, llegará.

 

 

Me muevo con la gente que va
cargada de recuerdos,
confío en la persona que da
su amor sin conocerlo.

Aún queda tiempo para echarnos a andar,
no me preocupa si te encuentro al final,
tan sólo sé que busqué y que busqué
lo que este mundo me duele y me da.

 

Para que tú no llores así.
no pierdas la esperanza.
Sé que llegará, llegará (3 veces)

 

Se fue con las arenas del mar
buscando su destino.
Palpito entre las sombras sin más
y nado en el vacío.
Reina el silencio en este oscuro lugar,
nada es eterno todo llega al final,
tan sólo sé que busqué y busqué
lo que este mundo me duele y me da.

Para que tú no llores así…

Antonio Carmona con Alejandro Sanz, 2007

PARA HACER

“Para que no tú no llores…” ¿Es bueno o malo llorar? ¿Por qué? ¿En qué ocasiones? Contad veces en que llorar ha sido bueno y malo para cada uno.

“Tan sólo sé que busqué y que busqué…” ¿Os identificáis con esa frase? ¿Y creéis que la gente lo hace hoy? ¿Os conformáis con cualquier cosa o buscáis calidad en vuestra vida?

A propósito de lo anterior, buscad información sobre San Agustín y su libro de Las Confesiones (Agustín es de esa “gente que va cargada de recuerdos”). Comentad su trayectoria de buscador y ved similitudes y diferencias: a) entre los cristianos de hoy y Agustín; b) entre vosotros y él. Sacad conclusiones y algún propósito…

“Nado en el vacío”. ¿Os habéis sentido así alguna vez? ¿Por qué? ¿Cómo hacéis para salir de esas situaciones?

“No pierdas la esperanza”. Buscad en Internet frases célebres y cuentos o historias sobre la esperanza. Quedaos con las mejores y haced un power-point para presentar a los demás grupos del Centro o parroquia o a los compañeros de clase… Después, intentad averiguar por qué la esperanza es una de las tres virtudes cristianas principales.